Declaración de David Fernàndez (CUP) ante el TS: «Si la autodeterminación es un delito, me declaro culpable y reincidente» (vídeo)

«Si la autodeterminación es un delito, me declaro culpable y reincidente». David Fernàndez ha rubricado su primera parte de la declaración en el juicio al procés justo antes de afrontar las preguntas de las acusaciones.

«Absolutamente pacífica y serenamente indignada». Así estaba la multitud que se manifestaba el 20-S delante de la Conselleria d’Economia, según David Fernàndez, exdiputado de la CUP y fundador de En peu de pau.

«No hay ninguna estrategia de violencia en ningún espacio soberanista de Catalunya», le ha espetado al fiscal Jaime Moreno. «El muro humano era un acto de desobediencia civil», ha dicho David Fernàndez al fiscal, que pretendía entrar en un cuerpo a cuerpo con el exdiputado de la CUP que ha acabado parando Manuel Marchena. Y Jaime Moreno, que iba envalentonado para ponerlo entre la espada y la pared, ha perdido el embate.

También ha desquiciado a la abogada del Estado. «El poder de reunión de la gente es lo que impide el secuestro de las urnas. Eso usted lo puede interpretar como fuerza». Y aquí ha acabado el interrogatorio de Rosa María Seoane.

Por imperativo legal y moral

«Por imperativo legal y moral», finalmente David Fernàndez ha respondido a la única pregunta que le ha hecho Vox. Quería renunciar a responder a la acusación popular, pero su condición de testigo no se lo permite. Y antes de que su declaración quedara invalidada, ha querido hacer la consulta.

Manuel Marchena ha sido tajante: «El tribunal no está ahora para responder a sus consultas jurídicas». Y Fernàndez ha encontrado la fórmula para responder sin traicionar sus principios ni dejar en nada su testimonio, evitando lo que ya pasó con las comparecencias de Antonio Baños y Eulàlia Reguant.

20-S

«Estuve allí hasta las 12.30h, hasta que me avisaron de que había ocho encapuchados delante de la sede de la CUP», ha relatado a preguntas de Benet Salellas, que lo ha interrogado sobre los hechos del 20-S delante la sede de la CUP, cuando la policía española hizo un asedio de 8 horas esperando una orden judicial que nunca llegó: «Desde un primer momento, nos dicen que vienen a cubrir un registro y que la policía ya está dentro. Le pedí al mando que me acompañara. Abrimos un pasillo y vio que efectivamente no hay ningún agente y ordena la retirada a 150 metros del cordón policial».

Se nos requisaron carteles y 40 sombreros de paja

Aquí también se fue concentrando gente y David Fernàndez ha relatado con su tono parsimonioso que la actitud era pacífica y determinadamente no violenta».

«Abrimos un pasillo y los coches salieron sin ningún problema», ha concluido.

En peu de pau y los CDR

«La relación de En peu de pau con los CDR la situaría en dos planos. En primer lugar, una relación simbólica, estuvieron presentes en la rueda de prensa de presentación, y les hicimos talleres a los CDR», ha explicado.

Como ha hecho primero Ruben Wagensberg, Fernàndez ha explicado qué era y qué pretendía En peu de pau: «Los talleres pedían silencio y una situación de calma muy determinada y consciente».

(Fuente: El Nacional.cat / Autora: Gemma Liñán)

Vídeo:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *