Países árabes aliados de Israel presionan a los palestinos para que acepten el “acuerdo del siglo”. Abbas y la Liga Árabe reiteran el rechazo

Un alto funcionario palestino aseguró a Al Khaleej Online que los países árabes aliados del régimen israelí están presionando a los palestinos para que acepten el llamado Acuerdo del siglo, informó Sputnik. «Algunos países árabes, especialmente Arabia Saudita, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos, están muy interesados en el Acuerdo del siglo», afirmó.

Agregó que estaban sirviéndose «de todos los medios, incluido el chantaje político y financiero, para forzar que aceptemos, a pesar de todos los peligros que entraña para la causa palestina». El funcionario enfatizó que la dirección palestina no se someterá a la presión árabe, estadounidense o israelí para aceptar el pacto.

El presidente egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, está reclutando a líderes árabes para apoyar el plan de paz que está estableciendo la administración de los Estados Unidos, conocido como el “acuerdo del siglo”. Smadar Perry, quien escribió para Ynet News, dijo que lo que está claro sobre el “acuerdo del siglo” es “el alcance de la participación del presidente egipcio Abdel Fatah Al-Sisi en el acuerdo”.

Señaló que inicialmente se creía que el príncipe heredero saudí Mohammad Bin Salman estaba reclutando a partidarios para el acuerdo, pero según Perry, el “excelente amigo” de Trump, Al-Sisi, recientemente se ha visto a sí mismo llevando la voz cantante. Perry argumentó que el gobierno israelí cree que Al-Sisi “es un vecino y un socio que vigila la península del Sinaí -donde miles de israelíes pasan sus vacaciones de Pascua- junto con Israel”.

Aunque no conoce los detalles exactos del acuerdo, su papel es claro: “reclutar al mundo árabe moderado para que apoye el plan de paz de Trump. El líder egipcio puede reclutar a Jordania, Marruecos, Arabia Saudí, los países del Golfo Pérsico y quizás incluso a Qatar, que a pesar de estar en desacuerdo con los saudíes, mantiene una buena relación con Egipto”.

Al concluir su opinión sobre el acuerdo, Perry dijo: “Netanyahu recomendó, Trump hizo el pedido y Al-Sisi es el que recibe el paquete. Egipto llevará al mundo árabe a aceptar el llamado “acuerdo del siglo”, y se le pedirá su aporte en la propuesta antes de que se finalicen todos los detalles. A cambio, la administración de El Cairo recibirá un paquete de ayuda económica masiva del gobierno de Estados Unidos”.

Señaló que las “huellas dactilares de Netanyahu están en todo este plan de paz, hasta el punto en que no está claro quién lo formuló realmente”, y subrayó que “el papel de Egipto” en el acuerdo “se está entregando a la Casa Blanca directamente desde Jerusalén”.

Por otro lado, este domingo el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas,  declaró que Estados Unidos no tiene nada que ofrecer a su país tras las decisiones que adoptó desde 2017, cuando reconoció a Jerusalén como capital del estado judío.

«¿Qué les queda para ofrecernos? Ya no tienen nada para ofrecernos. Nos han tomado Jerusalén y los territorios ocupados, han suspendido (los derechos de) los refugiados y han legitimado los asentamientos. Quieren engañarnos. No tienen nada que ofrecernos, recalcó Abbas durante una reunión de urgencia con los ministros de Exteriores de la Liga Árabe, celebrada en El Cairo (foto adjunta).

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, dijo que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, “no cree en la paz” en la reunión extraordinaria de la Liga Árabe. Al afirmar que Netanyahu no pudo encontrar un socio palestino, Abbas le ofreció una paz real basada en la legitimidad internacional. También acusó a Israel de violar por completo las resoluciones internacionales, incluidos los Acuerdos de Oslo y el Protocolo Económico de París desde 1947.

Igualmente criticó a EE. UU. de que el presidente Donald Trump anunció su decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, trasladando la embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv a Jerusalén.

Los ministros de Relaciones Exteriores de la Liga Árabe afirmaron en una declaración final, al término de la reunión, que rechazaron cualquier plan de paz que no respete los derechos del pueblo palestino, una vez concluido su debate en la sesión extraordinaria en El Cairo.

Refiriéndose al plan de Estados Unidos, el llamado “acuerdo del siglo”, para establecer un estado palestino en la Franja de Gaza, la declaración agregó que sin otorgar los derechos legales del pueblo palestino, este tipo de planes nunca traerían una paz integral y duradera en Oriente Medio.

Los derechos, según lo explicado, fueron enumerados como las aspiraciones del pueblo palestino para restablecer su estado independiente de acuerdo con el 4 de junio de 1967, con Jerusalén Oriental como su capital, la compensación para los refugiados palestinos y la liberación de los cautivos. La declaración también pidió a los grupos palestinos que establezcan una reconciliación nacional y celebren elecciones lo antes posible.

Por otra parte, fuentes del Golfo Pérsico, citadas por el diario Al arab al yadid, indicaron que Egipto consiguió retirar del llamado «acuerdo del siglo» que prepara EE.UU. una provisión que preveía que un Estado palestino se establecería en una parte de la península del Sinaí próxima a la Franja de Gaza.

El rotativo señaló que el presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, logró persuadir a Washington para que retirara esa provisión, con el argumento de que caería inevitablemente al día siguiente si se llevaba adelante. Asimismo, la administración de Donald Trump señaló este fin de semana que el «acuerdo del siglo» entre israelíes y palestinos se publicará después del Ramadán, en el mes de junio.

Jordania también está descontenta con el acuerdo puesto que otra de sus provisiones prevé que el país naturalice a un millón de palestinos. El rey Abdalá II teme que esta medida cause el colapso de Jordania, donde existe un inestable equilibrio entre la población beduina y los refugiados palestinos.

El periódico kuwaití Al-Qabas reveló un plan “peligroso” destinado a desestabilizar a Jordania mediante el ascenso de un individuo cercano al rey Abdullah II. El periódico informó que fuentes políticas y de seguridad dijeron que el hombre detrás de este plan es el marido de la tía del rey, informó el viernes Al-Wattan Voice. Se cree que es un hombre de negocios acusado de corrupción y un alto funcionario de seguridad leal a un ex jefe de la agencia de inteligencia. Se conoce que tiene relaciones con varios políticos y periodistas dentro y fuera de Jordania.

Según el periódico kuwaití, el “plan infernal” habría puesto en duda la capacidad del rey para elegir a jefes de gobierno, así como incluir una campaña deliberada para debilitar al actual primer ministro, Omar Al-Razzaz, utilizando la información sobre la contratación de ministros y los hermanos de los parlamentarios para cargos públicos con altos salarios.

Esto se usaría para movilizar a los miembros de las diferentes tribus jordanas para iniciar una protesta frente al Palacio Real, para crear un estado de inestabilidad sin precedentes. El periódico informó que los planificadores pidieron al partido de los Hermanos Musulmanes, prohibido en el país, que se uniera a las protestas, pero el grupo se negó.

Cabe señalar que el rey se reunió el martes con los parlamentarios de los Hermanos Musulmanes por primera vez desde el inicio de la Primavera Árabe en 2011.

(Fuentes: Al Mayadeen / Al Manar / Monitor de Oriente)

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *