Francia: Los chalecos amarillos persisten en la protesta. Más de 200 detenidos tras los enfrentamientos en la marcha de París (vídeo)

Este sábado 20 de abril los chalecos amarillos volvieron a salir en protesta contra las políticas del Gobierno de Emmanuel Macron. Salieron a las calles en Francia a un nuevo sábado de movilización, durante el cual se registró un aumento de tensiones principalmente en esta capital.

Es la 23ª semana de manifestaciones, que no cesan desde noviembre del año pasado. Los chalecos amarillos comenzaron las movilizaciones en noviembre de 2018 y ya acumulan otros 22 sábados consecutivos de demostraciones, con el fin de expresar el rechazo a la política gubernamental y demandar cambios a favor de mayor justicia social.

Aunque al principio los manifestantes sólo se oponían al aumento de precios del combustible decretado por el Gobierno, luego las reivindicaciones se ampliaron al incremento de impuestos en general y la pérdida del poder adquisitivo como resultado de la política gubernamental.

Ahora reclaman también reformar la Constitución en aras de una democracia plena y que los ciudadanos tengan la posibilidad de pedir e impulsar la realización de referendos nacionales sobre temas relevantes.

Pese a las manazas gubernamentales, el aumento de la represión y el endurecimiento de la legislación, los manifestantes no se han amedrantado y  las protestas en la capital francesa han desembocado en enfrentamientos con la Policía, que ha dispersado gas lacrimógeno contra los manifestantes. El Ministerio del Interior estimó que a las calles de la capital salieron alrededor de 9.000 personas y en total en el resto de Francia han sido unas 27.000.  La policía detuvo a más de 200 personas en la capital, reportó BFM TV.

Se reportan decenas de otras manifestantes por todo el territorio de Francia. Las protestas se han desarrollado en Toulouse, donde los uniformados también han usado gas lacrimógeno, en Nantes, Pau, Caen, Montbéliard, Clermont-Ferrand y otras ciudades.

Los principales focos de tensión en París fueron la plaza de la República y la de Bastille, sitios escogidos para las protestas luego de que el gobierno prohibiera las demostraciones en los Campos Elíseos, donde los chalecos amarillos comenzaron el movimiento el año pasado.

El ministro del Interior, Cristophe Castaner, anunció el viernes un dispositivo policial de 60.000 agentes repartidos por todo el país, 5.000 de ellos en París, para controlar las manifestaciones convocadas. Christophe Castaner explicó que el objetivo es asegurar el mantenimiento del orden público y evitar disturbios

Por su parte, la Prefectura de Policía de París anunció la prohibición de protestas en la zona de los Campos Elíseos y alrededores de la catedral de Notre Dame, por razones de seguridad luego del incendio que asoló el lunes ese emblemático templo católico. El veto comprende un amplio perímetro: toda la isla de la Cité, donde se encuentra la iglesia, así como las zonas ubicadas cerca de las orillas del río Sena.

«En cuanto a Notre Dame, es bueno que los multimillonarios hayan logrado conseguir mil millones de euros, pero 140 mil personas sin hogar ¡al mundo le importa un bledo!», escribieron los organizadores de una de las manifestaciones programadas en París en la página de Facebook del evento.

Las movilizaciones de los chalecos amarillos continúan siendo un reflejo del descontento generalizado de la población en el gobierno de Macrón que igualmente se siguen reflejando en las encuestas.  Una mayoría de franceses se declaran insatisfechos con la acción del presidente galo, Emmanuel Macron, quien registra su nivel más bajo de aceptación, según un sondeo publicado ayer sábado.

De acuerdo con la consulta de la empresa Opinionway, más del 70 por ciento de los ciudadanos están insatisfechos, y solo un 27 por ciento lo valora positivamente. En la cifra de aceptación se registra una caída de cinco puntos con respecto al mes de marzo.

Opinionway indicó que el gobierno en general tampoco escapa a la impopularidad, pues la mayor parte de los ministros pierden progresivamente respaldo ciudadano. Los de peor desempeño, según los franceses, son el titular de Interior, Christophe Castaner, con solo un 27 por ciento de satisfacción, y la de defensa, Florence Parly, con 38 por ciento.

El primer ministro, Edpouard Philippe, también sigue una tendencia negativa con solo un 29 por ciento de aprobación, y una baja de dos puntos en un mes.

(Fuente: Prensa Latina)

Vídeo:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *