El Ejército de Tierra crea un nuevo regimiento en Catalunya por “la evolución del entorno” y otro para influir en la opinión pública

UN NUEVO REGIMIENTO EN CATALUNYA

Cataluña tendrá a partir del 1 de enero del año próximo un segundo regimiento del Ejército de Tierra , que se sumará al regimiento Arapiles de Sant Climent Sescebes. Esta es una de las medidas que se están desplegando a lo largo de este año a partir de una orden del Ministerio de Defensa publicada en el BOE el pasado 20 de diciembre .

A partir del actual batallón Barcelona , que forma parte del regimiento de infantería Arapiles 62 y esta dentro de la brigada Aragón , se creará un nuevo regimiento. Será el Regimiento de infantería Barcelona n. 63 y se integrará a la Brigada Guadarrama VII . Se trata de un regimiento de un solo batallón, aunque en algún momento en medios especializados se apuntó la posibilidad de que dispusiera de dos batallones para incrementar el número de efectivos en Cataluña. 

Desde el 2017, en que el ejército de Tierra se está estructurando en lo que denomina Brigadas Orgánicas Polivalentes (BOP), se había apuntado la voluntad de reforzar su presencia en Cataluña dentro de esta nueva organización básica desarrollada por el jefe de el Estado Mayor.

El objetivo de la nueva estructuración del ejército es, según se especifica en la orden ministerial, corregir “ciertas disfunciones” teniendo en cuenta “la evolución del entorno”.

Según estas fuentes, el batallón Barcelona 62 , que hasta ahora formaba parte de un regimiento con el de San Clemente, “al pasar a depender de una brigada diferente ha tenido que configurarse como regimiento para dotarse de este pequeño órgano de mando, dirección y gestión para llevar los trámites administrativos y de gestión del personal y material del que dispone “. Este nuevo órgano, según las fuentes consultadas del Ministerio, estará integrado por una treintena de personas.

UN NUEVO REGIMIENTO PARA INFLUIR EN LA OPINIÓN PÚBLICA

Durante la permanencia del ejército español en Afganistán (2002-2014) como parte de las políticas imperialistas lideradas por EEUU y la OTAN se puso de relieve la necesidad de disponer de unidades destinadas a la propaganda. Surgieron así unidades especializadas en operaciones «Cimic» (Cooperación Cívico-Militar): reparto de ayuda entre la población, colaboración en escuelas, proyectos de reconstrucción… Había que ganarse «los corazones y las mentes» de los afganos. De esa experiencia de lavado de cara del imperialismo y del papel del ejército español como palanganero de sus intereses surge ahora la idea del Ejército de Tierra de crear un regimiento para reforzar este tipo de misiones, concentrando batallones existentes para estas actividades. Así, según la orden del 20 de diciembre por la que se modifica y desarrolla la organización básica de las Fuerzas Armadas, se dispone la creación del Regimiento de «Operaciones de Información» n° 1.

«Es determinante la actuación en lo que se denomina el entorno de la información para influir, en beneficio de las operaciones, sobre las percepciones, las conductas y las actitudes de la población y de otros actores que intervengan en el conflicto», explicaban fuentes militares al periódico ABC hace unas semanas.

Desde el Ejército de Tierra -sabedores de que el imperialismo necesitará de sus servicios para mantener su hegemonía mundial- se trabaja en escenarios de misiones futuras en los que los entornos sean predominantemente urbanos «y bajo el escrutinio permanente de los medios de comunicación y de las redes sociales». De ahí que las actividades de operaciones psicológicas («psyops») sobre el adversario, la información pública a los medios propios y la imagen que se proyecta hacia la población y autoridades locales que ven invadidos sus países por ejércitos al servicio de la OTAN se conviertan en parte diaria de la planificación de la operación.

Carlos Ríos para La Otra Andalucía.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *