Cientos de presos políticos palestinos en huelga de hambre indefinida en cárceles israelíes contra la represión penitenciaria

Más de 400 presos palestinos en cárceles de Israel suman ya su sexto día consecutivo de huelga de hambre indefinida para denunciar la vulneración de sus derechos por parte de las autoridades israelíes y exigir mejoras en sus condiciones de encarcelamiento.

A unos días de que se celebre el Día de los Presos Palestinos, que se conmemora el miércoles, más de 400 palestinos recluidos en cárceles israelíes, se encuentran en huelga de hambre para exigir el respeto a sus derechos, denunciar la constante vulneración de los mismos y protestar contra las medidas que les imponen las autoridades israelíes.

Una portavoz de la Sociedad de Presos Palestinos, Amani Sarahna, ha explicado en declaraciones a la agencia de noticias palestina WAFA que los presos siguen con la protesta que comenzaron el lunes a pesar de la existencia ya de contactos con las autoridades.

“Los prisioneros comenzaron hoy (por el lunes) su huelga de hambre, mientras la situación en las cárceles se hace cada vez más tensa. Las autoridades penitenciarias israelíes aumentaron sus medidas represivas contra los presos y les impidieron las visitas semanales de sus familias”, ha explicado el presidente del comité, Isa Qaraqe. “Las demandas de los presos son claras: quieren que las cárceles israelíes detengan sus medidas humillantes como irrupciones violentas en sus secciones e inspecciones intrusivas a los prisioneros”.

En este sentido, Qaraqe ha denunciado las medidas abusivas de las autoridades penitenciarias israelíes contra los presos palestinos, como el encierro en celdas de aislamiento, castigos colectivos y la negación de visitas de los familiares.”No se trata simplemente de un tipo de acoso contra la vida de los prisioneros; es un proceso sistemático dirigido a socavar la naturaleza humana de los presos”.

El presidente del departamento para cuestiones de los prisioneros palestinos de la Autoridad Palestina, Qudri Abu Bakr, comunicó que cientos de prisioneros recluidos en las cárceles israelíes iniciaron una huelga de hambre indefinida, después de que fracasaran las negociaciones con las autoridades penitenciarias israelíes.

La huelga se inició tras el fracaso de negociaciones con los Servicios Penitenciarios de Israel por el deterioro de los recintos y los métodos que aplican contra los reclusos. Los administradores de la prisión intentaron ejercer presión sobre los detenidos al decir que no negociarán con los que están en huelga, pero no hubo respuesta. Abu Bakr dijo a la agencia Maan que las negociaciones “llegaron a un callejón sin salida” al rechazar el servicio penitenciario las demandas de los prisioneros.

En concreto, los presos exigen la retirada del sistema de interferencia para teléfonos por suponer un riesgo para su salud, la instalación de teléfonos públicos en las cárceles, el fin de la política de aislamiento como castigo y mejoras en la atención sanitaria, la eliminación de dispositivos de interferencia y redadas en las celdas, permitir visitas de familiares, mejores servicios médicos y el fin del aislamiento de algunos prisioneros, entre otras cuestiones.

Durante los últimos días se incrementó aún más después de un asalto de las fuerzas especiales de Tel Aviv atacaron prisiones, golpearon a los reclusos y utilizaron bombas de gas lacrimógeno. La cifra de huelguistas podría incrementarse el próximo 17 de abril, Día de los Presos Palestinos, y la protesta podría agravarse y convertirse también en una huelga de sed, mucho más dañina para la salud.

La ONG Internacional Tadamon ha denunciado que en 2018 el ocupante israelí detuvo a casi seis mil palestinos, incluido uno de 16 años de edad, al que condenaron a 35 años de cárcel. La organización no gubernamental refiere que 980 menores palestinos cumplen prisión en recintos del régimen de Tel Aviv, a los que impuso multas que suman 270 mil dólares. En muchos casos al arresto lo acompañan la demolición de casas de los detenidos o el acoso a sus familias.

La información de la ONG da cuenta que hoy día hay miles de encarcelados por el régimen ocupante que no distingue entre mujeres, menores de edad o ancianos, a quienes somete a maltrato o tortura síquica o física.

Al menos 6.500 palestinos se encuentran prisioneros en 22 cárceles del régimen de Israel en condiciones infrahumanas, ha indicado este miércoles el Comité para Asuntos de los Prisioneros Palestinos en un informe. Según el documento, entre los presos palestinos figuran 20 mujeres y 230 menores de edad, mientras más de un millar de ellos están enfermos y unos 180 sufren enfermedades graves que necesitan de permanentes cuidados médicos.

Con motivo del día del prisionero palestino el próximo miércoles, Tadamon advierte que los desmanes del usurpador israelí generan una atmósfera de insurrección dentro de las penitenciarías en demanda de mejores condiciones.

Por su parte, organizaciones de derechos humanos aseguran que el Ministerio de Salud israelí ha autorizado a grandes empresas farmacéuticas internacionales el uso de los prisioneros palestinos como conejillos de indias para probar nuevos fármacos, atentando contra todos los tratados de Derechos Humanos. Denuncian que se han realizado ya más de 5.000 pruebas. Igualmente han denunciado la existencia de más de 980 menores de edad detenidos.

(Fuentes: naiz.info / Sputnik / Prensa Latina / Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *