Israel busca petróleo en el Golán ocupado con apoyo de EEUU. Podría haber grandes cantidades de petróleo y gas en el subsuelo

Con la colaboración de EE.UU., Israel está haciendo prospecciones petrolíferas en los ocupados altos sirios del Golán para satisfacer sus necesidades energéticas.

El reconocimiento por el presidente de EE.UU., Donald Trump, de la soberanía de Israel sobre la ocupada meseta siria ha servido de luz verde para que Israel siga con su proyecto de adueñarse de las grandes cantidades de petróleo y gas subterráneos, ha informado recientemente el diario israelí Haaretz.

Según distintos cálculos, la zona cuenta con alrededor de mil millones de barriles de petróleo, lo suficiente para suministrar toda la energía consumida por el régimen de Tel Aviv a partir de 2020.

Hasta ahora, Israel ha dependido en gran medida del mercado mundial para más del 99 % de sus necesidades energéticas, importando combustible de Angola, Colombia, México, Egipto, Noruega, Rusia, Azerbaiyán y Kazajistán.

Aislado de la mayoría de los gasoductos y oleoductos de la región, Israel solo tiene acceso al gasoducto del Mediterráneo oriental, que se extiende desde Arish, en Egipto, hasta la ciudad de Ascalón, en el sur de los territorios palestinos ocupados. El gasoducto es responsable del 40% de las necesidades de gas israelíes.

Varias empresas estadounidenses han hecho durante décadas grandes inversiones en la búsqueda de petróleo en los altos del Golán, la mayoría sin éxito. A pesar de que las exploraciones remontan a 1970 y su rápido crecimiento a los años 80, no fue hasta enero de 1990 cuando Israel hizo público que había autorizado la excavación de petróleo en el territorio sirio ocupado.

En el año 1990, los dirigentes israelíes otorgaron a la Compañía Nacional de Petróleo de Israel una licencia para buscar petróleo en la meseta. En ese momento, se habían gastado 25 millones de dólares en las prospecciones, según el Centro de Estudios de Firil.

Los residentes de los altos del Golán vuelven a repudiar la judaización de la meseta por Israel a través de proyectos de aerogeneradores en las tierras ocupadas.

La población local en contra

Según informó la agencia oficial siria de noticias SANA, los lugareños de las aldeas Majdas Shams, Masada, Baqatya y Eiz Qunya se manifestaron el pasado marzo para rechazar los planes del régimen de Israel de desplazar a los sirios en los ocupados altos del Golán construyendo nuevos asentamientos y turbinas eólicas en las propiedades confiscadas por la fuerza.

Los manifestantes han reiterado la pertenencia de estas tierras a la patria siria y su adhesión a la identidad árabe, así como su determinación de enfrentar todas las prácticas y formas de judaización ejercidas por las autoridades del régimen de Tel Aviv.

Los residentes de dichos pueblos han resaltado asimismo su disposición a continuar la batalla para defender la tierra y abortar los planes de desplazamiento forzado, al tiempo que reafirmaron su compromiso con la tierra que heredaron de sus padres y abuelos y que nunca renunciarán a sus propiedades.

Los sirios han denunciado que el desarrollo de tales proyectos energéticos y turbinas eólicas conllevaría un impacto muy negativo para la agricultura, el medio ambiente y el ganado, teniendo en cuenta que el 60 % de esta población depende del cultivo de manzanas y cerezas, y que las turbinas suponen una gran amenaza para sus cultivos.

Ocupados por Israel desde 1967

Los altos del Golán son una meseta ubicada en el sur de Siria de unos 1800 kilómetros cuadrados, de los cuales Israel ocupa 1200, 235 están controlados por la Fuerza de Naciones Unidas de Observación de la Separación (FNUOS) y el resto sigue bajo soberanía siria.

Israel ocupó en la Guerra de los Seis Días (1967) y la guerra de Yom Kipur (1973) los altos, una pequeña parte de los cuales, las granjas de Shebaa, reclama El Líbano, e incorporó esta zona a su sistema jurídico en 1981, lo que implica una anexión de facto, que ha recibido el rechazo de muchos países y organizaciones del mundo, como el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU).

Desde entonces, este régimen ha edificado decenas de asentamientos ilegales en la zona para judaizar la meseta, además de usar la zona como un punto de lanzamiento de operaciones contra el Ejército sirio.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha ratificado, de manera reiterante, la soberanía siria sobre los altos del Golán, y pedido, por medio de resoluciones, la desocupación de estas tierras por parte de los israelíes.

Siria no descarta la vía militar para recuperarlos

Siria advierte que adoptará cualquier medida, incluido el militar, para recuperar los altos del Golán ocupados por el régimen de Israel desde 1967.

“La meseta del Golán es una parte inalienable del territorio sirio. Damasco tiene el derecho de retomar esta zona en cualquier momento y por cualquier medio, ya que el único lenguaje que entiende Israel es el de la fuerza y la resistencia”, alertó el jueves el director del departamento de asuntos del Golán ante el gabinete de ministros sirio, Midhat Saleh.

Siria está en guerra con Israel, puesto que este régimen, con el apoyo de EE.UU., lleva años violando las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), denunció Saleh. Conforme a las resoluciones internacionales, Siria tiene el derecho garantizado para recuperar el dominio de los altos del Golán por cualquier medida, incluso la guerra, añadió el funcionario sirio.

No obstante, Midhat Saleh afirmó que su país espera que la comunidad internacional sea capaz de acabar con la ocupación del Golán a pesar de que, desde hace más de un siglo, todas las decisiones y resoluciones han sido marginadas por Israel y EE.UU.

El funcionario sirio explicó asimismo que desde su ocupación en 1967, más de 500.000 sirios han huido de estas zonas para vivir en otras regiones del país. Aseguró que solo en 1967 más de 140.000 personas tuvieron que escapar del Golán por la violencia israelí.

Autoridades israelíes planean triplicar en los próximos años el número de habitantes de los altos del Golán, pretendiendo formar allí una mayoría judía, con el traslado de 250.000 colonos, logrando un mejor resultado gracias al reconocimiento estadounidense de su soberanía sobre ese territorio disputado por Siria.

Ante la reciente decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, las autoridades sirias han advertido que el robo de sus tierras ha sido coordinado por Washington y el régimen de Tel Aviv. En otra reacción, el representante permanente de Siria ante las Naciones Unidas, Bashar al-Yafari, propuso el miércoles a Washington que entregara a Israel “un par de sus (propios) estados”.

Hasta el momento, ningún país del mundo, incluso los aliados de EE.UU., ha secundado la medida de Washington sobre el Golán. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) también la ha rechazado y reiterado que esa zona está bajo la ocupación de Israel.

(Fuente: Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *