Argelia: Huelga general como protesta contra el nombramiento de Abdelkader Bensalah. Convocadas elecciones para el 4 de julio

Los argelinos iniciaron una huelga general el miércoles acompañada de manifestaciones en varias ciudades. Estas protestas expresaban el rechazo a que Abdelkader Bensalah asumiese la presidencia tras la renuncia de Abdelaziz Bouteflika la semana pasada. El rechazo a Bensalah se debe a que este último había servido como Presidente del Consejo de la Nación en el régimen de Bouteflika.

La segunda ola de protestas populares contra Bensalah se produce porque se le considera un “representante” del régimen de Bouteflika, que está en contra de la demanda del pueblo de cambiar el régimen.

Bensalah había encabezado el Consejo de la Nación y había asumido oficialmente la presidencia el martes, según un artículo constitucional que regulaba la situación de “puesto vacante”, y así ha asumido la presidencia del Estado durante tres meses, en preparación para las elecciones presidenciales tras la renuncia de Bouteflika la semana pasada.

Tras ello, miércoles miles de empleados, estudiantes y ciudadanos se reunieron en la plaza de la oficina central de correos en el centro de la capital y gritaron consignas rechazando la presidencia de Bensalah, en medio de un despliegue intensivo de oficiales de seguridad.

Además, en la Plaza 1 de Mayo, en el centro de la capital, la policía impidió la salida de una marcha de protesta en respuesta a una convocatoria de un bloque de 13 sindicatos independientes. Los manifestantes después pasaron las barreras de seguridad hacia las calles y callejones, y se dirigieron a la plaza de la oficina central de correos para unirse a la manifestación principal.

Los manifestantes gritaron contra Bensalah y exigieron el derrocamiento completo de los símbolos del régimen existente, especialmente el gobierno del primer ministro Noureddine Bedoui y el Presidente del Consejo Constitucional Tayeb Belaiz. Agregó que los empleados de docenas de empresas gubernamentales y privadas también hicieron una huelga, en medio del cierre de la mayoría de las escuelas en la capital. Según una fuente sindical, la mayor área industrial de la capital está participando en la huelga general.

Las fotos y los vídeos circulados por activistas, a través de las redes sociales, han mostrado la suspensión del trabajo en muchas empresas gubernamentales, escuelas y hospitales en las provincias de Jijel (este), Béjaïa y Bouïra (centro).

La huelga se produce en respuesta a un llamado de un bloque de 13 sindicatos de trabajadores independientes, de los sectores de educación, salud, correos y aviación, que se niegan a tratar con el gobierno de Bedoui y la presidencia de Bensalah en un período de transición.

El recién nombrado presidente interino de Argelia, Abdelkader Bensalah, enfrentará este viernes la primera gran manifestación ciudadana y la séptima desde el inicio del movimiento popular contra Abdelaziz Bouteflika.

 

Dirigentes estudiantiles, activistas juveniles y de derechos humanos han convocado a través de las redes sociales para una multitudinaria movilización para este viernes en todo el país, pero con epicentro en Argel, a fin de mostrar el rechazo al nombramiento de Bensalah por el Parlamento bicameral.

Los convocantes de las manifestaciones insisten en mantener su carácter pacífico y cívico, tal como sucedió en las siete anteriores, y alertaron contra posibles represalias de las fuerzas antidisturbios, que el martes usaron cañones de agua y gas pimienta para dispersarlos.

El ministro de Comunicaciones y portavoz del gobierno, Hassane Rabehi, calificó de rumores infundados las informaciones sobre la posible prohibición de las manifestaciones y aseguró que se les dará un tratamiento adecuado por parte de las fuerzas del orden siempre que preserven su carácter pacífico.

Convocadas elecciones el 4 de Julio

Por su parte Bensalah ha llamado a la ciudadanía a participar en las elecciones presidenciales que ya anunció para el 4 de julio y urgió a mostrar “responsabilidad” frente a quienes -dijo- pretenden malograr la transición ordenada demandando la destrucción de las instituciones estatales.

De acuerdo con la agencia estatal APS, Bensalah firmó este miércoles un edicto mediante el cual convocó a comicios presidenciales para la mencionada fecha, justo un día después de su designación por las dos cámaras del Parlamento y de manifestaciones callejeras de rechazo a su nombramiento.

En su discurso de inauguración Bensalah prometió realizar una elección “transparente, honesta y regular”, a pesar de lo cual ayer y hoy salieron a la calle numerosos manifestantes a mostrarle rechazo y exigir un ‘cambio radical’ del sistema que personificó Bouteflika y del cual él formó parte.

Entretanto, el general retirado Ali Ghediri anunció su intención de postularse en los comicios del 4 de julio, convirtiéndose en el primero en expresar esa disposición, según medios de prensa locales.

Por su parte, el general Ahmed Gaid Salah, jefe del Estado Mayor del Ejército, aseveró que “Argelia merece, de todos sus hijos dondequiera que estén, ser su baluarte inquebrantable”, sobre todo en la etapa compleja que atraviesa ahora. Salah pronunció ayer un discurso durante una reunión con altos cargos militares en la provincia de Orán en el cual dijo reconocer el derecho del pueblo a protestar, pero advirtió que el Ejército también aboga por el respeto de la Constitución y de las instituciones del Estado.

Sectores críticos con las autoridades tildaron de “desfasada respecto a la voluntad popular” la alocución del también viceministro de la Defensa Nacional porque desoyó la exigencia de la calle de que sea desmantelado de modo radical todo el sistema asociado al ya expresidente Bouteflika.

Salah reiteró el apoyo a las legítimas demandas de quienes se manifestaron en las calles, pero pidió aceptar los tiempos de la transición, un proceso que describió como “bisagra histórica y crucial”. “El Ejército acompañará esta etapa de transición y velará por que el avance de esta fase marche por la senda de la confianza recíproca entre el pueblo y su Ejército, y por la transparencia e integridad” de dicho proceso, subrayó el jefe militar.

Acto seguido, respondió a los promotores de manifestaciones, en particular a los jóvenes que piden desinstalar todo el sistema de gobierno anterior, afirmando que es “irresponsable y poco realista” querer gestionar este período transitorio ‘sin instituciones’.

Esta fase “requiere y obliga a todos los hijos del pueblo argelino a respetar durante el período de transición un conjunto de mecanismos” constitucionales, agregó en referencia a la designación de Bensalah, muy criticado por opositores políticos y gran parte de la ciudadanía.

Por otro lado, el jefe del Ejército denunció que “actores extranjeros” a los que evitó identificar, pero que tienen “antecedentes históricos en nuestro país intentaron obligar a algunos individuos a conducir al país hacia un vacío constitucional y destruir las instituciones del Estado”.

(Fuentes: Prensa Latina / Al Mayadeen / Monitor de Oriente)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *