Málaga: cientos de personas se concentran y alegan contra la construcción del rascacielos del puerto. La ultraderecha intentó capitalizarlo

En torno a 300 ciudadanos han participado en una concentración en Málaga contra el proyecto del rascacielos en el puerto, convocados por la Plataforma Defendamos Nuestro Horizonte (DNH), con motivo de la recogida de alegaciones al proyecto presentadas por los asistentes y que se está promoviendo mediante un escrito que debe ir firmado con los datos personales de cada persona,  contra el Rascacielos de 150 metros, y cerca de 40 plantas, que se pretende construir en el Morro del Puerto de Málaga capital.

Juan Antonio Triviño, portavoz de la plataforma, restó importancia al número y subrayó que el motivo principal era recabar alegaciones que se presentarán antes del próximo 8 de abril, contrarias al proyecto y que los asistentes estaban rellenando en una mesa de recogida. Triviño señaló que el sitio elegido para el acto, a la entrada del Puerto, «no es causal porque pone por delante de los ciudadanos lo que muchos turistas ven que es la postal de Málaga, con esa Farola y horizonte limpio detrás, cuando lo que quieren es «romper esa Farola» (el antiguo faro).

Además, aprovechó la cercanía de las elecciones municipales para reclamar «a todos los candidatos, que en esta ocasión no pasen de puntillas y se posicionen sobre el rascacielos». En este sentido, anunció que la plataforma ciudadana convocará a los candidatos a una mesa para que tomen postura.

Esta etapa de divulgación del proceso administrativo de información pública, que viene realizando el Colectivo Ciudadano Defendamos Nuestro Horizonte, continuará durante la próxima semana, hasta el 8 de Abril, finalización del plazo fijado por el Ayuntamiento, de forma presencial y a través del correo: norascacielos@gmail.com

Una vez más se demuestra el nivel de rechazo de la ciudadanía a este Rascacielos, ya que a las cerca de 23.000 personas que apoyaron el Manifiesto de rechazo en el 2.017, se suman ahora la presentación de numerosas alegaciones, que van a marcar una referencia de participación ciudadana en un proceso abierto de información pública en el Ayuntamiento.

El arquitecto Luis Ruiz Padrón, autor de una tesis doctoral sobre la imagen de Málaga reflejada en grabados y pinturas a través de los siglos declaró que el modelo al que debe aspirar la ciudad, «es un modelo muy alejado de ejemplos como los de Dubai, Hong Kong o Singapur; el modelo al que debe aspirar Málaga es a una ciudad europea y mediterránea que protege su paisaje y su cultura, y uno de sus máximos valores es el horizonte del mar y su paisaje».

Para Luis Ruiz Padrón, que tachó el rascacielos de «despropósito» y «disparate urbanístico», el barrio de La Malagueta, «no debe ser un ejemplo, no hay que continuarlo sino ponerle alrededor un cordón sanitario y evitar que se reproduzca».

Otro de los participantes ha sido Matías Mérida, autor de un informe para medir el impacto que tendría la construcción del rascacielos en el puerto. Según defendió, el hotel conllevaría que la farola, reconocida como el principal icono de la ciudad, “se ridiculizara paisajísticamente con la construcción de este edificio, que en términos absolutos superaría su altura en cinco veces”.

De continuar, advirtió, lo que él considera un “empecinamiento político” los detractores del proyecto terminarán acudiendo a la vía judicial. “Tenemos argumentos jurídicos suficientes. Se han incumplido la ley ambiental, la andaluza y el convenio europeo del paisaje, que es de directa aplicación en España”, denunció. Y ello serviría “para derrumbar todo el proceso realizado hasta el momento”.

Finalmente se recogieron 463 alegaciones contra el proyecto de la empresa catarí que quiere construir un hotel de lujo en un rascacielos de 150 metros de altura y unos 40 pisos en el Morro de Levante del Puerto, en plena bahía de Málaga. Sumando estas alegaciones a las ya recogidas anteriormente por el colectivo DNH se puede hablar ya de un número mucho mayor a 500 alegaciones que se presentarán en Urbanismo.

“Es la primera vez en Málaga que los malagueños se involucran de esta manera en un proceso administrativo, para el que han tenido que aportar sus datos personales, nombre, apellidos, dirección y DNI, para obligar al Ayuntamiento a que les tengan que responder sobre este posicionamiento vecinal que por primera vez se está produciendo en la ciudad.

Y es que hasta ahora no ha habido ocasión a opinar sobre el rascacielos. Ahora lo están haciendo de una forma reglada y cumpliendo los requisitos oficiales. Siendo este el elemento diferenciador que pone obviamente en evidencia el interés ciudadano para llevar a cabo este acto de repulsa contra el rascacielos. Por primera vez se lleva a cabo una acción ciudadana que tiene tanta repercusión”, manifiesta Juan Antonio Triviño, portavoz del colectivo DNH.

Las alegaciones contra el rascacielos serán entregadas en Urbanismo antes del próximo lunes día 8, en que termina el plazo administrativo para hacerlo dentro del periodo de información pública en el que está inmerso el proyecto del edificio.

“Este proceso del rascacielos es, sin duda, el que más participación, en término de alegaciones que se hayan podido presentar a Urbanismo, ha tenido en Málaga. Se van a entregar más alegaciones que nunca se hayan entregado en un proceso de este tipo”, asegura el portavoz del colectivo. Con seguridad, al final del periodo abierto y que finaliza el próximo día 8, se habrán entregado más de 600 escritos oponiéndose al rascacielos del Puerto.

«Lo novedoso de este acto ciudadano es que por primera vez en Málaga la gente se involucra en un proceso administrativo aportando sus datos personales y obligando al Ayuntamiento a que le tengan que responder sobre un posicionamiento, y que también por primera vez se está produciendo porque hasta ahora no habido ocasión a opinar sobre el rascacielos, siendo este el elemento diferenciador que pone obviamente en evidencia el interés ciudadano para llevar a cabo este acto contrario a la construcción”, afirmó Triviño.

Tras el inicio de la concentración se advirtió la presencia de un grupo de personas perteneciente al conocido grupo local ultraderechista “Málaga 1487”, cercano a “Hogar Social”, que portaban banderas españolas y una pancarta, con el lema “Nuestro paisaje, nuestra identidad. No al rascacielos” y el logo de la asociación, con la que pretendían sumarse a la concentración.

Los asistentes respondieron con abucheos y gritos de “fuera” y “fachas” y contra Vox en la entrada del Palmeral de las Sorpresas. Agentes de la Policía Portuaria acudieron para identificar al grupo, que se identificaron como miembros de dicho colectivo, al que definieron como una “asociación cultural, identitaria y patriota” española.

Finalmente, los ultraderechistas se vieron obligados a abandonar el lugar ante el rechazo multitudinario de los asistentes y la recomendación de los agentes para evitar incidentes y la posibilidad de poder ser acusados y multados “alteración del orden público”.

(Fuentes: Málaga al Día / El Observador / La Opinión de Málaga / Málaga Hoy)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *