Diversos colectivos memorialistas se agrupan en una coordinadora andaluza para hacer frente a las “intenciones involucionistas” de la Junta

La Coordinadora Andaluza por la Memoria Histórica y Democrática se ha constituido en Sevilla para organizarse por la «reparación y la dignificación de las víctimas de la represión franquista en Andalucía».

Diferentes entidades, asociaciones y colectivos de la Memoria Histórica y Democrática de Andalucía han celebrado este pasado sábado en Sevilla la asamblea constituyente de la Coordinadora Andaluza por la Memoria Histórica y Democrática para organizarse contra las “intenciones involucionistas” que le atribuyen al nuevo gobierno de la Junta de Andalucía formado por Partido Popular y Ciudadanos, y en el que Vox tiene un papel decisorio en esta materia.

Sus componentes han advertido de “una alarmante ausencia de respuesta unitaria de este movimiento” que les ha llevado a impulsar este órgano con el objetivo de formalizar la coordinadora el 4 de mayo con la celebración de su Asamblea General, un ente que “no debe ni puede ser excluyente, ni debe tener compromiso partidario con ninguna marca política”, según ha subrayado la comisión constituida tras la asamblea en un comunicado.

Así pues, tendrá como fin la coordinación de “acciones concretas en defensa de las políticas de Memoria” y a favor de la “reparación y dignificación de las víctimas de la represión franquista en Andalucía”, y “no nace para sustituir nada ni a nadie, sino para ser una herramienta útil al servicio de las víctimas, sus familias y las asociaciones que las representan.

Esta coordinadora, a cuya asamblea han asistido “tanto a título personal como en nombre de sus respectivas entidades memorialistas” personas de Sevilla, Córdoba, Jaén o Málaga, entre otras, tiene entre otros objetivos la continuidad de la vigencia y la implementación de la Ley 2/2017, de 28 de marzo, de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía, o la ejecución del I Plan Andaluz de Memoria Histórica y Democrática en los términos acordados por el Consejo de Gobierno de Andalucía del 13 de noviembre de 2018.

También se ha marcado como prioritario la exigencia al Gobierno y Parlamento de Andalucía de la continuación de las políticas para la recuperación de la Memoria Histórica “en los términos en los que se ha venido produciendo hasta ahora” en la comunidad autónoma “hasta que no se complete el proceso de reparación de todas las víctimas de la represión franquista”, la exigencia de justicia para estas víctimas desde la perspectiva del Derecho Internacional para la protección de los Derechos Humanos tal y como recoge la Declaración del Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzadas de las Naciones Unidas (ONU) de 2013, o el conocimiento de memoria histórica y democrática por parte de las generaciones jóvenes a través de programas de educación pública, y la promoción de la “cultura democrática” como “garantía de convivencia en paz, libertad e igualdad para todos”.

Respecto a las “intenciones involucionistas” que le atribuyen a la Junta, estas la han justificado en “los sucesivos y contradictorios anuncios” del Gobierno autonómico “derivados de las numerosas exigencias planteadas por parte del grupo de ultraderecha que lo sostiene”, las cuales ha resumido en medidas como la derogación de la Ley 2/2017, de 28 de marzo, de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía; la paralización de las actuaciones recogidas en el I Plan Andaluz de Memoria Histórica y Democrática 2019-2023; la interrupción de las actuaciones iniciadas y proyectadas en fosas del franquismo en Andalucía, o la eliminación de la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía.

(Fuente: La Voz del Sur)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *