Catalunya: Mireia Boya deja el Secretariado Nacional de la CUP por la “agresión psicológica” de un compañero, del que no rebela su nombre

La ex diputada de la CUP Mireia Boya ha dimitido del secretariado nacional de la coalición por agresión psicológica de un compañero. Así lo ha comunicado ella misma a través de un comunicado a las redes sociales. Boya ha explicado que deja la política nacional «para coger aire y fuerzas».

Boya ha decidido exponer públicamente el motivo, que ha calificado de agresión psicológica continuada. Este episodio, durante el periodo en el cual fue diputada, le ha provocado «una gestión emocional complicada» que todavía está abierta. Este conflicto le ha comportado, como consecuencia, problemas de salud que «ha escondido» hasta hoy.

Boya ha optado ahora por sacarse esta coraza. Señala como su agresor a una persona que desarrolla tareas en el secretariado nacional de la CUP, igual que ella. La cupaire ha explicado que con la dificultad de la última legislatura por el referéndum del 1-O y la posterior «represión» del estado decidió esconder los problemas de salud. Ahora, sin embargo, al coincidir de nuevo con esta persona en las tareas de miembro del Secretariado ha decidido marcharse para «cuidarse».

«Con el recuerdo de aquellos comportamientos agresivos y roles de poder, a pesar de pedir evitarlo, he visto con tristeza cómo las organizaciones tendemos a cambiar las prioridades», explica Boya. También asegura que no se ve con ganas de trabajar con él codo con codo.

“Todo lo que pasó durante aquellos tiempos difíciles y complejos, en los que la prioridad era el referéndum, y todo lo que ha venido asociado a la represión del Estado, me ha causado problemas de salud que he escondido bajo una coraza que me fabriqué a medida”, expone.

“Ahora, cuando he tenido que coincidir de nuevo con esta persona, en mis tareas como miembro del Secretariado Nacional, y con el recuerdo de aquellos comportamientos agresivos y roles de poder, pese a pedir evitarlo, he visto con tristeza como en las organizaciones tendemos a darle la vuelta a las prioridades, a olvidarlas y a hacer periférico lo que realmente importa y no paramos de repetir: las personas y los cuidados”, añade.

En el escrito, Boya lanza el reto colectivo de «mejorar la gestión de las agresiones machistas», una tarea que también afecta «a mi organización», apunta. La exdiputada agradece, para cerrar el comunicado, el trabajo hecho «desde la trinchera» a sus compañeros y compañeras de militancia, durante los últimos tres años.

“Me voy consciente de dejar el reto colectivo de mejorar la gestión de las agresiones machistas”, continúa Boya en su texto, en el que asegura que “cualquier proyecto de futuro, de país, que no se sustente sobre esta base, creo sinceramente que fracasará”, sentencia.

Ante la rumorología generada por el anuncio, Boya ha puntualizado en un mensaje posterior que la persona en cuestión «no es miembro del actual Secretariado Nacional ni del grupo parlamentario», sino un militante con quien ha tenido que compartir espacios por las tareas derivadas de mi cargo. También ha lamentado que se focalice la atención en el «quién» y no en el «qué».

La CUP lamenta la dimisión de Boya y afrontará el caso

La CUP ha conocido la denuncia hecha por Mireia Boya en el momento en que se ha formalizado a través de los canales establecidos y ha lamentado su dimisión. La ex diputada ha dejado el secretariado nacional del partido por agresión psicológica de un compañero.

En un comunicado, han reiterado su compromiso de seguir trabajando para garantizar espacios seguros y libres de violencias. «Necesitamos seguir aprendiendo de las carencias y contradicciones que todavía tenemos como organización feminista ya que, desgraciadamente, no podemos dejar de reconocer que no somos impermeables a un sistema patriarcal que atraviesa nuestras vidas y nuestras prácticas militantes», han admitido.

En este sentido, han informado que la Comisión Feminista de la CUP afrontará el caso y que el Secretariado Nacional se compromete a seguir trabajando, «con más fuerza si hace falta», para la construcción de una organización que sea un espacio de participación seguro para todas las personas. También han destacado la prioridad de trabajar en igualdad de condiciones.

En el texto se expone que en los últimos dos años se ha trabajado en un plan de acción feminista que incluye las propias prácticas militantes. «En la CUP no somos diferentes de otras organizaciones que también sufren y ejercen, conscientemente o no, violencias machistas en su sí, pero tratamos de afrontarlas, y hacerlo pasa, de entrada, por el reconocimiento».

La Comisión Feminista de la CUP ofrece a la militancia formación, sensibilización y debate. «Esta tarea ha tenido como resultado un protocolo de abordaje de agresiones machistas que se encuentra en fase de enmiendas y que se está debatiendo en todas las asambleas locales», detalla el partido.

La nota empieza lamentando la dimisión de Mireia Boya y las causas que lo han motivado. También se agradece a Boya todo el trabajo hecho por la CUP, primero como diputada y más últimamente como miembro del Secretariado Nacional.

(Fuente: El Nacional.cat)

Texto traducido de la carta de Boya:

A mis compañeras y compañeros de militancia,

Con este escrito público quiero anunciaros mi dimisión del Secretariado Nacional de la CUP. Dejo la política nacional para coger aire y fuerzas, recordando la importancia del cuidémonos y aquella máxima feminista que proclama que aquello personal es político. me voy queriéndome explicar un poco, creo que os lo debo y me hará bien.

Durante mi tiempo de diputada padecí un episodio continuado de agresión psicológica que me ha supuesto una gestión emocional complicada que todavía sigue abierta. Así lo viví en su momento y así lo siento ahora. Todo lo que pasó durante aquellos tiempos difíciles y complicados, donde la prioridad era el referéndum, y todo lo que ha venido asociado a la represión del Estado, me ha conllevado problemas de salud que he escondido detrás de una coraza que me fabriqué a medida. Me la quito.

Ahora, cuando he tenido que coincidir de nuevo con aquella persona, en mis labores como miembro del Secretariado Nacional, y con el recuerdo de aquellos comportamientos agresivos y roles de poder, todo y que pedí evitarlo he visto con tristeza como las organizaciones tendemos a dar la vuelta a las prioridades, a olvidarlas y a convertir en periférico aquello que realmente importa y no paramos de repetir: las personas y los cuidados en el centro. me marcho por eso, necesito tiempo para cuidarme. Y por primera vez, me lo cojo.

Me voy consciente de dejar el reto colectivo de mejorar la gestión de las agresiones machistas. Lo hago desde el agradecimiento y la comprensión de aquellas que se han puesto al frente de esta difícil y compleja tarea que, reflejo de la sociedad, también afecta a mi organización. Cualquier proyecto de futuro, de país, que no se levante sobre esta base, creo sinceramente que fracasará. Espero que lo podáis seguir haciendo a partir de ahora. Visibilizar la propia vulnerabilidad también es una apuesta para cambiarlo todo, desde la sororidad, las redes de cuidados y soporte que, por suerte, he encontrado fuera estos últimos meses.

A mis compañeros y compañeras de militancia no puedo hacer más que darles las gracias por el trabajo hechos desde la trinchera durante los últimos tres años, por la gente fantástica que me he cruzado por el camino y por las horas que os dejáis por la causa común. He aprendido muchísimo con vosotros. Ningún reproche, de los aciertos y los errores en lo personal también hace falta hacer política. Y yo, aunque lo he intentado, no siempre he conseguido hacerlo tan bien como me habría gustado. Mil disculpas sinceras y todo el amor que tengo.

No es un adiós, sino un hasta luego. Lo que tenemos en los municipios es la joya de esta organización y lo tenemos que cuidar entre todas. Nos espera una campaña electoral decisiva para hacer crecer la unidad popular y consolidar las políticas transformadoras de nuestras candidaturas. Nos volveremos a ver en las calles, en las plazas, en todo lugar, y a luchar juntas por unos Països Catalans (y una Occitània!) más libres, más feministas, ecologistas, anticapitalistas, antifascistas y antiracistas.

Texto traducido del comunicado de la CUP:

Ante todo, el Secretariado Nacional no podamos sino lamentar la dimisión de Mireia Boya y las causas que lo han motivado. En este sentido agradecemos todo el trabajo hecho por Mireia por nuestra organización, primero como diputada y más últimamente como miembro del Secretariado Nacional.

En el comunicado público que ha hecho público hoy, Mireia Boya enumera las causas que lo han llevado a dimitir del Secretariado Nacional. Una vez más, la CUP reiteramos nuestro compromiso de seguir trabajando para garantizar espacios seguros y libras de violencias. Necesitamos seguir aprendiendo de las carencias y contradicciones que todavía tenemos como organización feminista puesto que, desgraciadamente, no podemos dejar de reconocer que no somos impermeables a un sistema patriarcal que atraviesa nuestras vidas y nuestras prácticas militantes.

Por eso, llevamos dos años trabajando en un plan de acción feminista que integra todo aquello que entendemos que es imprescindible para poder aspirar a transformar la sociedad, empezando por nuestras propias practicas militantes. A la CUP no somos diferentes otras organizaciones que también sufren y ejercen, conscientemente o no, violencias machistas en su sí, pero miramos de afrontarlas, y hacerlo pasa, de entrada, por el reconocimiento.

En los últimos meses la Comisión Feminista de la CUP y su militancia hemos hecho una tarea intensa deformación, sensibilización y debate. Esta tarea ha tenido como resultado un protocolo de abordaje de agresiones machistas que se encuentra en fase de enmiendas y que se está debatiendo a todas las asambleas locales. No queremos dejar de recordar a todas las mujeres que tienen a disposición un correo electrónico desde donde canalizar sus inquietudes y sus denuncias.

Respecto a este caso concreto, informamos que la Comisión Feminista de la CUP ha entomat la denuncia hecho por Mireia Boya en el momento en que se ha formalizado a través del scanals establecidos, tal y como se ha hecho con los casos que se han gestionado en el último año y medio. El Secretariado Nacional se comprometa continuar trabajando, con más fuerza si hace falta, por la construcción de una organización que sea un espacio de participación seguro por las mujeres y para todas las personas, en la que pueda participar en igualdad de condiciones.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *