La Confluencia Sindical de la Bahía de Cádiz denuncia nuevos incumplimientos y precariedad laboral en los Astilleros de Cádiz

La Confluencia Sindical de la Bahía de Cádiz (CSBC) ha tenido conocimiento de graves irregularidades por parte de la principal empresa subcontratada en el Astillero de Navantia-Cádiz para las tareas de reparación del crucero Carnival Triumph. Se trata de la empresa Blue Parrot Offshore SL, con la que han firmado contrato cientos de trabajadores y trabajadoras de Cádiz y que también opera en los tajos bajo su filial SLP Maritime.

En concreto, un gran número de personas se han puesto en contacto con las organizaciones sindicales que configuramos la CSBC para denunciar que dicha empresa:

-. Está imponiendo a todos la plantilla jornadas de trabajo obligatorias de 12 horas de duración, cuando el Convenio del Metal establecen un máximo legal de 9 horas de trabajo efectivo día entre jornada ordinaria y horas extras.

-. Tampoco se respetan los descansos semanales ya que sencillamente no existen. Según parece, la indicación que se le ha dado a todo el personal contratado es que «no se van a tener días libres», y que se debe trabajar «a destajo» durante todo el periodo que dure el contrato sin descansos de ningún tipo.

-. El salario diario que se impone es de 70 euros/día, equivalente a 5,83 euros/hora, incluyendo en esta cifra no sólo el salario base diario, sino también todo tipo de pluses y partes proporcionales de pagas extras y vacaciones. Con ese dinero, dicen, se paga absolutamente «todo». A efectos comparativos, recuérdese que la propia patronal del sector, CONFEMETAL, publicó un estudio el año pasado en el que afirmaba que,según convenio 2017 y sin horas extras ni antigüedad, un peón del metal de Cádiz ganaba 11,45 euros por hora trabajada, casi el doble de lo que Blue Parrot está pagando.

-. Dentro del contrato, además, se impone a la plantilla la firma de unas “cláusulas adicionales” verdaderamente leoninas que, además de amparar todo lo anterior, impone la realización obligatoria de horas extras y establecen, entre otras muchas aberraciones, que el trabajador o trabajadora podrá ser desplazada para prestar servicios a cualquier centro de trabajo de la empresa “dentro de la península ibérica, territorios insulares y cualquier otro lugar del mundo”, sin abono de cantidad alguna en concepto de desplazamiento.

Finalmente, debe denunciarse también el desprecio absoluto que, a juicio de la CSBC, se tiene por la prevención de riesgos de la plantilla contratada, a la que apenas se le dio una charla de media hora antes de empezar su actividad, y se les practicó, además, un examen de salud en masa, aprisa y corriendo para cubrir expediente en las propias instalaciones de la empresa en Puerto Real mediante dos vehículos medicalizados trasladados allí al efecto.

Bajo estas condiciones, no es de extrañar el grave incendio que tuvo lugar el jueves 21 de marzo en la cuarta planta del barco y que, según informaciones de la Coordinadora, provocó quemaduras a tres personas. Desde la Confluencia Sindical manifestamos nuestra repulsa por el comportamiento cortijero de la empresa Blue Parrot al aplicar estas condiciones de trabajo, que no dudamos en calificar de neoesclavistas y que son, sin duda, una vergüenza para nuestra ciudad y nuestros astilleros.

Resulta intolerable que estas grandes empresas multinacionales de la construcción naval se aprovechen del desempleo y la pobreza extrema que sufren sectores cada vez más amplios de la clase trabajadora de nuestra Bahía de Cádiz para imponerles condiciones de trabajo extenuantes, que les pueden llevar incluso a jugarse la vida en cualquier momento, así como a retribuirles, encima, con salarios muy por debajo de los establecidos por el Convenio del Metal de la Provincia de Cádiz.

¿Es éste el gran negocio que dicen algunos que va a traer a nuestra ciudad la actividad de reparación de grandes cruceros? ¿Qué tiene que decir ahora la gran patronal del metal de nuestra Bahía, CONFEMETAL, que ya el año pasado, en el informe antes citado, manifestó que un peón del metal de Cádiz superaba en sueldo a un perfil de ingeniería? ¿Dónde están ahora todos esos políticos que tanto gustan de apuntarse el tanto de un Cádiz turístico, paradisiaco y repleto de cruceros, pero que cierran los ojos, como ahora, ante la pobreza y la explotación de cientos de trabajadores y trabajadoras que trabajan hacinados diariamente en el Carnival Triumph?

Ante la extrema gravedad de la situación, la Confluencia Sindical de la Bahía de Cádiz denunciará estos y otros muchos hechos ante la Inspección de Trabajo de Cádiz, que esperamos intervenga con rapidez y restablezca unas condiciones de trabajo dignas y legales durante la reparación del Carnival Triumph; y pondremos, también, todos nuestros recursos jurídicos al servicio de aquellos trabajadores y trabajadoras que quieran denunciar ahora, o tras finalizar su contrato, las irregularidades que se les están imponiendo.

Finalmente, exigimos a la Dirección de Navantia Cádiz, a la Delegación de Empleo de Cádiz y al Comité de Empresa de Navantia Cádiz que intervenga con urgencia para corregir, desde sus respectiva competencias, la situación descrita, salvo que quieran convertirse, con su inactividad, en cómplices de las lamentables condiciones laborales y salariales que se están imponiendo a cientos de personas con la máxima “lo coges o te vas a la calle, que hay miles esperando”.

Confluencia Sindical de la Bahía de Cádiz 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *