20º aniversario de los bombardeos sobre Yugoslavia: El Presidente de Serbia exhorta a no permitir nunca más la destrucción del país (vídeos)

Cientos de manifestantes marchan en Belgrado contra la OTAN (foto adjunta). Además, más de 200 representantes internacionales asistieron el pasado domingo a un foro internacional y asistieron a los múltiples actos como homenaje a las víctimas inocentes de la agresión imperialista , todo ello en el contexto de la conmemoración del 20º aniversario de los bombardeos de la OTAN sobre Yugoslavia.

Un 24 de marzo de 1999 comenzaron a las 19.55 hora local los primeros ataques aéreos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte que se prolongaron por 78 días, hasta el 10 de junio, para sembrar la muerte, el terror y la destrucción en un país soberano de la supuestamente culta y civilizada Europa.

Las delegaciones al foro, bajo el lema “Para que no se olvide la Agresión de la OTAN 1999-2019”, entre ellos de Venezuela, Cuba y Brasil, presenciaron la arrancada de una Maratón conmemorativa desde la nueva catedral San Sava, en el corazón de Belgrado, hasta el monasterio serbio ortodoxo en Hilandar, en el monte Athos, Grecia.

Posteriormente se trasladaron al céntrico parque capitalino Tasmajdan para depositar ofrendas florales en el monumento a Milica Ratic, de tres años, erigido para rendir tributo a los 79 niños asesinados durante la agresión, y después al Parque de la Amistad en Nuevo Belgrado en la llama eterna en honor a todas las víctimas.

Este domingo fue un día de recordación y dolor para todos los serbios, pues prácticamente cada familia tiene un ser querido muerto por los mil 300 misiles, 48 mil bombas y 12 toneladas de proyectiles con uranio empobrecido, que aún generan fallecimientos por diversos tipos de cánceres. Las víctimas sumaron mil muertos y cinco mil heridos en las filas del ejército y la policía de la entonces Yugoslavia y cerca de dos mil civiles- que la OTAN presentó al mundo como ‘daños colaterales’-, así como destrucción material calculada por expertos serbios en 103 mil millones de dólares.

“Serbia nunca será parte de NATO, incluso si es el único país no miembro de Europa”, dijo el ministro de defensa del país, Aleksandar Vulin, durante los eventos de aniversario del bombardeo de la Antigua Yugoslavia en 1999 por la alianza militar liderada por Estados Unidos, NATO. Vulin dijo el sábado que Serbia ha elegido ser militarmente neutral en todo momento. “Tomamos esta decisión porque fuimos bombardeados, pero antes que nada, porque nunca haremos a otras naciones lo que nos han hecho a nosotros.”

El discurso del presidente de Serbia, Aleksandar Vucic

Por la tarde, en la ciudad de Nis, se llevó a cabo el act central de la conmemoración con varias actividades y presentaciones y la asistencia del presidente de la República, Aleksandar Vucic, quien habló ante la concentración popular convocada para la ocasión.

El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, exhortó el pasado domingo a sus conciudadanos a nunca más permitir a nadie destruir a Serbia y auguró que será por siempre irreductible e invencible con motivo del 20º aniversario de los bombardeos imperialistas de la OTAN sobre la antigua Yugoslavia.

Al hablar en la acto central en la ciudad de Nis por el 20 aniversario de la agresión de la OTAN, para rendir homenaje a las víctimas,  remarcó que el país está hoy más fuerte que nunca militarmente y sólo inclinará la frente ante sus muertos, nunca ante la voluntad de otros.

Subrayó que hace solo cinco años que se realizan estas conmemoraciones e igual período en que se llama por su nombre a lo acaecido del 24 de marzo al 10 de junio de 1999, o sea, agresión y crimen. “Nunca reconoceremos que fue un error, porque Serbia no es un error, ni sus dos mil 500 víctimas ni sus 79 niños muertos”, sentenció.

Recordó que fue en Nis- tercera ciudad en importancia del país a 240 kilómetros al sudeste de Belgrado- donde el 7 de mayo la aviación de la OTAN dejó caer las primeras bombas de racimo, a pesar de estar prohibidas por una convención internacional, sobre objetivos civiles y mató a 15 personas, entre ellas a una embarazada.

También rindió tributo a los serbios que viven en Kosovo y Metohija, otro territorio muy atacado, por mantenerse allí a pesar de las adversidades y las presiones y conservar sus nombres y apellidos frente a todas las circunstancias y sentenció que nunca serán abandonados ni quedarán indefensos.

El mandatario serbio se refirió a que el país en ruinas que dejó la agresión se levantó por sus propios pies y se reconstruyeron hospitales escuelas, fábricas y puentes, pero nada puede devolver las vidas humanas segadas. “Nadie ha respondido por ese crimen, los civiles serbios, nuestros niños, fueron blancos permitidos de la agresión de la OTAN y para ellos se trató solo de un error, pero para nosotros nunca serán un error ni esos niños y esas personas y nunca pasarán al olvido”,enfatizó.

Expresó orgullo por el espíritu libertario del pueblo, que impulsa a no olvidar que el futuro solo podrá construirse sobre los fundamentos de mantener la libertad, la independencia y la autodeterminación como los más altos valores. Asimismo agradeció a todos los que en aquellos momentos no estuvieron en el lado contrario, pero no pudieron ayudar y Serbia, que se enfrentó sola a la más poderosa fuerza militar del mundo. “Una coalición de ricos y poderosos- acotó- con 22 mil toneladas de bombas y cohetes y un claro objetivo: humillarnos y entregar parte de nuestro territorio a otro”.

Añadió que aún hoy hay marcadas diferencias en las opiniones sobre lo sucedido entonces, “pero la muerte de dos mil 500 civiles, de 79 niños, la devastación del país cuyos daños se calculan en decenas de miles de millones de dólares, será siempre para nosotros un crimen”.

En otro momento de su discurso, dijo que a pesar de todo lo que hicieron contra Serbia, es ahora fuerte y más poderosa que nunca antes y mirar al futuro es la más sagrada obligación de las actuales generaciones ante las víctimas. Tras reiterar una expresión popular sobre los bombardeos, “Perdonaríamos si pudiéramos, olvidar solo si no existiésemos”, Vucic dio vivas por siempre a la invencible e indestructible Serbia, en medio de una ovación de más de 20 mil asistentes.

Hipócrita declaración de Occidente sobre agresión de OTAN

Una declaración de ocho diplomáticos de países miembros de la OTAN sobre la brutal agresión contra Yugoslavia en 1999, realizada con motivo del 20º aniversarios de los bombardeos, rezuma una hipocresía que no pasaron por alto los múltiples comentarios al respecto.

El documento indica que el 24 de marzo, inicio de 78 días de ataques aéreos y de misiles desde buques y submarinos, se recuerda como “el día en que fracasó la diplomacia” y expresa pesar “por las víctimas civiles en el curso de esos acontecimiento de 1999”.

“Compartimos el dolor de todos aquellos que perdieron a sus seres más queridos en las guerras de los años 90”, agrega la declaración firmada por los embajadores de Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Francia, Holanda, y Noruega, el encargado de negocios de Italia y el cónsul de Canadá. Y remata con la expresión de que “al rendirles tributo y recordación, estamos decididos a hacer aún más esfuerzos para contribuir a la paz y la estabilidad duraderas en la región”.

La publicación de la nota en algunos medios se acompaña de una foto en la cual se aprecia a los diplomáticos frente a un monumento a la niña Milica Rakic, tres años, ultimada en su casa en abril de 1999 por un cohete de la OTAN dirigido a un aeropuerto cercano para así convertirse en ‘daño colateral’ en el lenguaje de los agresores.

La tarja recordatoria representa una mariposa de mármol gris oscuro con las alas abiertas y la estatua de bronce de la pequeña en el centro, con la leyenda “Eramos solo niños” en serbio e inglés en cada ala, y rinde tributo a los 79 pequeños asesinados por los bombardeos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Las reacciones a la publicación no se hicieron esperar en los comentarios insertados en los medios serbios que se han indignado ante tanta hipocresía y autocomplacencia ante sus crímenes de Estado. Ciento de serbios se han manifestado mostrando su rechazo y en recuerdo de las víctimas de la agresión.

Los manifestantes  serbios quemaron banderas de la OTAN en Belgrado. Encabezados por el líder del Partido Radical Serbio (PRS), Vojislav Seselj, se reunieron este domingo en el centro de Belgrado, capital de Serbia, quemando las banderas de la OTAN  y la Unión Europea (UE). Pretendían mostrar así que el pueblo serbio nunca olvidará los bombardeos de 1999 (foto superior adjunta.

Por su parte, el embajador ruso ante la Unión Europea (UE), Vladimir Chizhov, tachó de violación de las leyes internacionales el bombardeo de la OTAN a Yugoslavia hace 20 años. “A nadie, ni siquiera a los que tomaron las decisiones correspondientes, les caben dudas de que aquellos acontecimientos, los bombardeos aéreos de la OTAN en el centro de Europa, constituyeron una burda violación del derecho internacional”, ha declarado este domingo.

(Fuente: Prensa Latina)

«Una mancha de vergüenza»: Se cumplen 20 años del inicio de los bombardeos de la OTAN sobre Yugoslavia

Este 24 de marzo se cumplen 20 años del inicio de los bombardeos de la OTAN sobre Yugoslavia, país que se desintegró tras una serie de conflictos étnicos en los años 90 y que en 1999 formaban solo las actuales Serbia y Montenegro. Las fuerzas de la Alianza intervinieron en el conflicto relacionado con la independencia de Kosovo sin contar con la aprobación de la ONU.

El presidente de EE.UU., Bill Clinton, anunció el lanzamiento de los ataques contra Yugoslavia en un discurso el 24 de marzo de 1999, justificándolo como «una intervención humanitaria» para impedir «la represión brutal» de las fuerzas yugoslavas contra la mayoría albanesa en la provincia serbia de Kosovo.

Los bombardeos tuvieron lugar desde el 24 de marzo hasta el 11 de junio de 1999. Durante aquellos 78 días, la OTAN lanzó un total de 2.300 misiles contra 990 objetivos y 14.000 bombas sobre el territorio de Yugoslavia. Solo en la capital, Belgrado, cayeron 212 bombas. También fueron lanzadas «entre 10 y 15 toneladas de uranio empobrecido» que provocaron un desastre ambiental y la multiplicación por cinco de los casos de enfermedades oncológicas. Esos dos meses y medio de ataques aéreos incesantes se cobraron la vida de más de 2.000 civiles, entre ellos 88 niños, y dejaron 6.000 heridos.

Una «mancha de vergüenza». Así ha calificado el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia el ataque de la OTAN contra Yugoslavia en una declaración oficial para conmemorar el 20 aniversario de su inicio. Según la Cancillería rusa, la Alianza «no tenía motivos legítimos para tales acciones, principalmente el mandato del Consejo de Seguridad de la ONU». «Mediante este acto de agresión, los principios fundamentales del derecho internacional consagrados en la Carta de las Naciones Unidas fueron gravemente violados», reza el comunicado.

Además, la Cancillería rusa ha recordado que durante aquellos «bombardeos bárbaros, llamados cínicamente y descaradamente ‘intervención humanitaria'», murieron unos 2.000 civiles. «Entre las víctimas había muchos albaneses de Kosovo de cuya ‘salvación’ se encargó la OTAN», ha precisado.

«La pesada carga de responsabilidad por tales acciones y sus consecuencias recae enteramente en el liderazgo de la Alianza y sus Estados miembros que participaron en la agresión contra Yugoslavia. Esta mancha de vergüenza permanecerá para siempre en la reputación de la OTAN», concluye la declaración.

«Nunca olvidaremos»

El presidente serbio Aleksandar Vucic concedió una entrevista a un canal de televisión ruso, en la que destacó que su pueblo nunca olvidará los horrores de los ataques perpetrados por la OTAN. «Sí, estamos listos para perdonar, ¡pero nunca olvidaremos! Hoy no podemos contar con la recompensación de nuestras pérdidas ni con el castigo de quienes participaron en este terrible crimen. Pero creo que ahora es mucho más importante que nunca vuelva a suceder», enfatizó el mandatario serbio.

En ese sentido, agregó que le dejó claro al secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, que Belgrado nunca entrará en la OTAN. «Serbia es algo que no se puede romper o destruir. Somos inquebrantables en nuestra intención de preservar nuestra independencia y libertad. Y Serbia no estará en la OTAN», aseguró Vucic.

El ministro de Defensa del país balcánico, Aleksandar Vulin, también aseguró que Serbia nunca será parte de la OTAN, incluso si es la única nación europea no miembro. «Serbia ha optado por permanecer neutral en términos de sus [alianzas] militares. No nos uniremos a la OTAN, incluso si seguimos siendo el último país de Europa en estar fuera del bloque», aseveró Vulin. «Hemos tomado esta decisión no solo porque fuimos bombardeados, sino antes que nada, porque nunca haremos a otras naciones lo que nos han hecho a nosotros».

(Fuente: Russia Today – RT)

Vídeos:

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *