Okinawa demanda al gobierno japonés por la nueva base de EE.UU. que pretende construir en la Isla en contra del criterio de la población

El gobierno de la prefectura de Okinawa, isla bajo el dominio de Japón, presentó el pasado viernes una nueva demanda contra el Estado Japonés en un esfuerzo por evitar la reubicación de una base militar estadounidense en esa localidad.

De acuerdo con medios locales, el requerimiento busca anular la autorización del Ministerio de Tierras para rellenar un parte de la zona costera de la Bahía de Henoko donde tienen previsto establecer la Estación Aérea Futenma de la Infantería de Marina de Estados Unidos, que rechaza la población de la Isla.

Actualmente la base se encuentra en una zona residencial de Ginowan, en la misma prefectura, y para trasladarla hacia un área menos poblada en el distrito Henoko de Nago es necesario rellenar el fondo marino con vistas a construir una pista de aterrizaje.

Mientras se realizan las obras constructivas para garantizar la transferencia del enclave militar, el gobernador okinawense, Denny Tamaki, pidió al primer ministro nipón, Shinzo Abe, suspender dichas labores hasta terminar las negociaciones sobre el proyecto al que se opone el 70 por ciento de los residentes, según un referendo.

Sin embargo, el ministro de Defensa, Takeshi Iwaya, citado por la agencia de noticias Kyodo, declaró este viernes que quiere tomar en serio los sentimientos de la población de la prefectura, pero no puede permitir que la base norteamericana continúen en el sitio actual.

Las autoridades locales quieren anular el permiso concedido en 2013 por un gobierno anterior afín a la Administración central para realizar unos trabajos y ganar terreno al mar en la bahía de Henoko con el fin de trasladar allí la base militar de Futenma, ubicada actualmente en el centro urbano de la localidad de Ginowan.

Los habitantes de Okinawa han rechazado durante años la presencia de soldados estadounidenses en su territorio por motivos ambientales, accidentes, entre otras causas. El traslado de la base estadounidense fue acordado por Japón y Estados Unidos en 1996 por las quejas por el ruido entre los vecinos y tras una serie de crímenes cometidos por militares y personal de la base estadounidense.

La demanda se produce casi un mes después de que más del 70 % del pueblo de Okinawa mostrara su rechazo al plan en un referéndum no vinculante, organizado por la prefectura, que el primer ministro nipón, Shinzo Abe, ya advirtió que no alteraría la marcha del proyecto, en el marco del cual se espera que el día 25 se retomen las labores de relleno de una nueva área.

La Administración de Abe sostiene que el traslado es la “única solución” para eliminar los peligros planteados por la presencia de las tropas del Pentágonos, que se encuentra cerca de escuelas y hogares, sin socavar los beneficios de la alianza de seguridad Japón-Estados Unidos.

Pese a ocupar solo el 0,6 por ciento del territorio japonés, Okinawa alberga alrededor del 70 por ciento de las instalaciones militares de Estados Unidos en la nación asiática.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *