Un millón de personas marchan en Londres para exigir a May un segundo referéndum bajo el lema “Ponlo en manos del pueblo” (vídeos)

Un millón de personas, según los organizadores, se han manifestado este sábado por el centro de Londres, no lejos del despacho de la primera ministra Theresa May, en Downing Street, para reclamar un segundo referéndum del Brexit. La manifestación la ha convocado la plataforma cívica “People’s Vote” (Voto Popular), que ha ofrecido la estimación de participantes. La marcha ha discurrido bajo el lema “Put it to the people” («Ponlo en manos del pueblo»), en referencia a la decisión sobre el Brexit.

La movilización ha tenido lugar tras el aplazamiento concedido por Bruselas a Theresa May para que la primera ministra británica, vuelva a someter su plan para el Brexit al voto de los Comunes. La manifestación arrancó pasadas las 12.00 desde Park Lane y ha terminado dos horas después frente al Parlamento británico, donde la próxima semana está previsto que los diputados se pronuncien por tercera vez sobre el acuerdo sobre el Brexit que la primera ministra, Theresa May, alcanzó con la Unión Europea. Ese acuerdo ya ha sido ampliamente rechazado dos veces por la Cámara de los Comunes.

Inicialmente, la manifestación estaba programada para llevarse a cabo seis días antes de la fecha de la retirada programada del Reino Unido de la UE el 29 de marzo. La fecha se retrasó hasta el 12 de abril, después de que el Consejo de la UE acordara darle al Reino Unido más tiempo para aprobar el acuerdo en su Parlamento. Los organizadores dicen que la marcha “People’s Vote’ o “Voto del Pueblo” exige que la ciudadanía tenga la última palabra en el Brexit.

Una tribuna para los oradores se instaló frente a la sede del Parlamento, pero ara tal la multitud que muchos manifestantes no pudieron ni siquiera avanzar desde el punto de concentración ubicado a varias cuadras de distancia. “Hey, hey, Theresa May, give us all a final say” (Hey hey, Theresa May, danos la oportunidad de decidir) fue uno de los cánticos que entonaron los manifestantes a su paso por la residencia oficial de la Primera Ministra, en el número 10 de Downing Street. Entre las pancartas portadas se podía leer “el mejor acuerdo es un no Brexit” o “exigimos una votación popular”.

Si bien la campaña “People’s Vote” fue organizada principalmente por grupos pro-UE, su portavoz, Adrien McMenamin, declaró que «está abierta a todo el mundo. No somos una campaña contra el Brexit. Somos una campaña para votar sobre el Brexit».

De hecho, a la multitudinaria protesta se unieron la líder del Partido Nacionalista de Escocia (SNP por sus siglas en inglés) y ministra principal para Escocia, Nicola Sturgeon; el número dos del Partido Laborista, Tom Watson; el ex viceprimer ministro «tory» Michael Heseltine, y el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan. También miembros del nuevo Grupo Independiente, formado por exdiputados de los partidos Laborista y Conservador, como Chuka Umunna o Anna Soubry.

Teo Benea, coordinadora de la campaña “Our Future, Our Choice” («Nuestro futuro, nuestra elección»), que aboga por la celebración de un segundo referéndum, acudió a la marcha con una pancarta en la que podía leerse: «Los trabajadores europeos sustentan la economía… ¿de verdad queréis que nos vayamos?». «Me siento optimista porque creo que la gente se está dando cuenta de las consecuencias que puede tener el Brexit, aunque al mismo tiempo me siento desmoralizada de que en los últimos tres años el gobierno no haya sido capaz de solucionarlo», señaló.

Entre los manifestantes también predominaron jóvenes que no tuvieron derecho a votar en la consulta de hace tres años, pero que ahora exigen ser tenidos en cuenta a la hora de tomar una decisión sobre algo que consideran trascendental para el futuro del Reino Unido.

En el referéndum del 23 de junio de 2016, 17,4 millones de votantes, un 52 por ciento de la población, respaldaron el Brexit, mientras que 16,1 millones, un 48 por ciento, votaron por la permanencia del país en el bloque. Pero desde entonces, los opositores del Brexit han estado explorando formas de celebrar otro referéndum.

Por su parte, después de que el Consejo Europeo advirtiera al Reino Unido de que tan solo le concederá una prórroga corta, hasta el próximo 22 de mayo, si antes de este 29 de marzo Westminster aprueba el pacto, May trabaja a contrarreloj para lograr que se aprueba su acuerdo con Bruselas.

Si ese plan fracasa, entonces el país deberá decidir antes del 12 de abril si, como reclama la popular petición, revoca el Artículo 50, convoca un referéndum, como gritaron hoy las calles de Londres, o solicita una prórroga más larga, que obligaría al Reino Unido a participar en las elecciones al Parlamento Europeo del 23 al 26 de mayo próximos.

(Fuentes: Euronews / Reuters / Sputnik – Mundo / Prensa Latina)

Vídeos:

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *