Málaga: Sindicalista de un piquete informativo del 8M agredida por encargado de cafetería. Convocada una concentración el 25 de marzo

Convocada una concentración el próximo lunes 25 de marzo en favor de Saray Pineda, la sindicalista de CCOO a la que un empleado de la cafetería Lepanto lanzó agua y leche hirviendo el 8M. Será a las 19:00 horas frente al establecimiento, situado en calle Larios, 7. Pineda, responsable de Mujeres e Igualdad de la Unión Provincial de CCOO en Málaga, participaba en un piquete informativo con motivo de la huelga general del pasado 8 de marzo, jornada en la que se celebra el Día Internacional de la Mujer.

Desde la ‘malagueña’ y ‘tradicional’ cafetería Lepanto de calle Larios le arrojaron leche y agua ardiendo a Saray Pineda el pasado 8M, día de la huelga general feminista, es la responsable de Mujeres e Igualdad en CCOO. “Si no os marcháis te vas a enterar”. Es lo que le dijo un trabajador de la cafetería Lepanto a Saray Pineda, responsable de Mujeres e Igualdad de la Unión Provincial de CCOO en Málaga, que relata a EL OBSERVADOR cómo fue la agresión que sufrió el pasado viernes 8 de marzo. Jornada en la que tuvo lugar la huelga general feminista con motivo del Día Internacional de la Mujer.

“Los hechos sucedieron en torno a las 16:30 horas. Íbamos informando de la jornada de huelga y de la manifestación de las 19:00 horas cuando llegamos a la cafetería Lepanto. Tras un cruce de palabras este señor entró en el establecimiento, salió y me lanzó la bandeja con recipientes de leche y agua muy caliente. Me aparté para que no me diera en la cara y me cayó en el brazo y la mano, causándome quemaduras leves”, explica Pineda, que ha denunciado los hechos.

En torno a las 16:30 horas comenzamos a subir la calle Larios repartiendo octavillas en los comercios y animando a que los trabajadores acudieran a la manifestación prevista a las 19:00 horas. Cuando llegamos a la puerta de la cafetería Lepanto, un responsable del negocio, pues no estaba ateniendo las mesas ni iba vestido como un camarero, sino que llevaba chaqueta y corbata, cerró la puerta del local. Después salió y nos dijo que nos fuéramos. Le expliqué que teníamos derecho a informar, que solo queríamos que una compañera entrase a entregar unos folletos informativos a las trabajadoras y trabajadores”.

(Saray Pineda)

Pineda relata que entonces esta persona de la cafetería Lepanto les negó la entrada al establecimiento. “Me dijo que si el piquete no se iba de allí me iba a enterar. No estábamos obstaculizando la entrada al local ni la terraza que tienen instalada en la calle. Este hombre entró en el establecimiento y poco después salió un camarero sin bandeja y él con la bandeja en la mano. Me la lanzó con dos recipientes con leche y agua muy caliente. Me aparté para que no me diera en la cara y me cayó en el brazo. Entonces llamamos a la Policía”.

“La concentración está convocada por el Movimiento feminista de Málaga y en ella participará CCOO al igual que otros colectivos que se irán uniendo a la causa”. Pineda asegura que “estaba alejada de la puerta de Lepanto cuando este hombre vino hacia mí para tirarme la bandeja con las jarras de agua y de leche hirviendo a la cara, después de haberme dicho ‘te vas a enterar’. Cuando me dijo esto pensé que este hombre iba a llamar a la Policía, cosa por la que no me preocupé, pues lo que estábamos haciendo era completamente legal. Quién se iba a imaginar que iba a salir y a tirarme estos líquidos hirviendo a la cara”.

LA sindicalista de CCOO indica que sufrió quemaduras leves en el brazo derecho. “Fui al centro de salud de Cruz de Humilladero, donde me curaron. Me vendaron la zona del antebrazo, que era la que peor estaba, me salió una ampolla. También tengo algunas quemaduras en los dedos. Me estoy echando las cremas y las heridas evolucionan bien”. “ES una agresión terrible, machista, que no podemos tolerar. Desde que llegamos a la puerta nos trató de forma hostil, con desprecio. Fue terrible que me amenazara. Es un ataque a los derechos fundamentales y a los derechos de los trabajadores. No tuvimos ningún problema en el resto de establecimientos”, señala Pineda. Que indica que “hemos cursado una denuncia y estamos a la espera del procedimiento judicial”.

“Fue una agresión machista. Desde que llegamos a la puerta nos trató de forma hostil, con desprecio. Fue terrible que me amenazara. Es un ataque a los derechos fundamentales y a los derechos de los trabajadores”, explica Pineda. Una agresión por la que presentó una denuncia: “esta semana tengo que acudir a testificar”, declara.

Pineda añade que “el hecho de que la cafetería Lepanto no haya hecho un comunicado diciendo que esta situación no se debería de haber producido o que no apoyan la actitud de este señor, es lamentable”. Esta revista se ha puesto en contacto con este negocio para preguntar por su versión de lo ocurrido y por el responsable del incidente, sin obtener respuesta.

“Desde Lepanto siguen sin decir nada. He visto una publicación en las redes sociales en la que desmienten todo. Responden a una persona que escribió un comentario diciendo que no recomendaba el sitio porque habían agredido a una chica de un piquete y ellos contestaban diciendo que no era cierto”, señala Pineda. Esta revista se puso en contacto con la cafetería Lepanto para preguntar por su versión de lo ocurrido y por el responsable del incidente, sin obtener respuesta.

(Fuente: revista El Observador)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *