Una guerra comercial hunde el precio del aceite de oliva andaluz

El ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha reconocido hoy en el Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea, la “extraña” evolución de los precios del aceite de oliva. Según recalcó, el Ministerio sigue de cerca esta evolución, aunque los precios aún no están en los umbrales de referencia para desencadenar el almacenamiento privado. Para él, el pequeño campesinado andaluz puede seguir perdiendo rentas.

Hoy UPA repartía en Granada pan con aceite para denunciar los bajos precios

Desde las organizaciones de agricultores hablan de especulación y hoy UPA ha reclamado en Granada unos precios justos para el aceite de oliva repartiendo gratuitamente pan con aceite, que permitan vivir a los productores de la actividad.
Tras esta bajada de precios podría estar la guerra comercial que sostienen las comercializadoras DCOOP y DEOLEO. DEOLEO es líder mundial en la comercialización de aceite de oliva, con marcas que encabezan el consumo en los principales mercados, pero está sometida a fuertes tensiones de precios y márgenes en los mercados significativos (Estado español, Estados Unidos e Italia) y su nuevo presidente ejecutivo nombrado en febrero Miguel Ibarrola habría hecho una apuesta por productos de mayor precio de venta en el mercado, enfrentando las prácticas que viene haciendo DCOOP. 
DCOOP ha desarrollado una política de fuerte descenso de los precios, provocando una guerra en el sector. En Estados Unidos empresas como Pompeian, participada por DCOOP, han puesto en marcha campañas de captación de mercado fundadas en el desplome de los precios, lo que ha hundido la rentabilidad general del mercado. En enero Antonio Luque, presidente de la cooperativa agrícola DCOOP, el mayor productor de aceite de oliva del mundo, alertaba de una posible crisis en el sector por una previsible «caída de los precios» debido a los incrementos de producción que se esperan. Estas declaraciones causaron estupor en buena parte del sector aceitero español que acusan a Dcoop de primar volúmenes de venta frente a calidad del producto y de facilitar que los grandes almacenes lo usen como reclamo de bajo precio generando una banalización del aceite de oliva entre los consumidores y precipitando la caída de los precios en 2018. Por otra parte y como publicábamos en La Otra Andalucía, DCOOP ha estado importando aceite de oliva desde Túnez con el apoyo del anterior gobierno de la Junta. Por boca del consejero de Agricultura, la Junta de Andalucía apoya las importaciones de aceite tunecino que realiza la cooperativa DCOOP y que hunden el precio de la producción nacional andaluza. Un apoyo que causó asombro en buena parte del sector cooperativista del aceite en Andalucía. Las fuentes consultadas no entendían la compra de aceite en el exterior cuando hay aceite andaluz almacenado sin salida y con una perspectiva de precios bajos en el mercado.

Carlos Ríos Para La Otra Andalucía

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *