Córdoba: El Defensor del Pueblo Andaluz admite a trámite la queja de CGT por la permanencia de la fascista Cruz de los Caídos

El Defensor del Pueblo Andaluz ha admitido a trámite la queja remitida el pasado 20 de febrero por el Grupo de Trabajo “Recuperando la Historia de la Memoria Social de Andalucía (Rmhsa)” del sindicato CGT-A, ante la inacción institucional para la retirada de la Cruz de los Caídos ubicada junto a la Subdelegación del Gobierno en Córdoba y que es «propiedad del Estado».

De hecho, según ha informado CGT-A en un comunicado remitido a Europa Press, durante la mañana del pasado miércoles 13 de marzo «se ha celebrado una reunión en la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz para tratar sobre las peticiones de desmontar» dicho monumento, «que se vienen realizando desde cuando era alcaldesa de la ciudad Rosa Aguilar, sin conseguir el objetivo de desmontarla».

El sindicato ha aclarado que, «según parece, siendo alcaldesa Rosa Aguilar (con IU), se eliminaron de dicho monumento algunos adornos, llegando a la conclusión, según manifestaron en su momento, que ello era suficiente».

Posteriormente, según el relato del sindicato, los alcaldes «Andrés Ocaña (IU), José Antonio Nieto (PP) e Isabel Ambrosio (PSOE) han hecho ‘mutis por el foro’ sobre este asunto», en lo que supone «una clara vulneración» de la Ley de Memoria Histórica, «por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura, y de la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía».

“Desde hace algunos años se han tenido diferentes iniciativas encaminadas al cumplimiento, al menos, de lo que dice la Ley conocida como de la Memoria Histórica, que a pesar de las intervenciones sobre dicho monumento, esas intervenciones solo han sido un maquillaje”, afirman.

Consideran “una falta de respeto democrático que persistan símbolos en los espacios públicos, y en sus denominaciones, que faltan a la verdad y a los valores que representa la actual sociedad”. El espacio público, por el contrario, debe representar los valores de una sociedad democrática, y eso es incompatible con cualquier tipo de simbología que representen al franquismo en nuestros jardines, calles y plazas”.

Concluyen que “la permanencia de la cruz de los caídos hiere la sensibilidad democrática de cualquier ciudadano y constituye una ofensa para la sociedad que sufrió la represión, en numerosas y variadas formas, por el régimen dictatorial surgido del golpe de Estado de 1936”.

(Fuente: Córdoba Hoy)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *