Francia: Los chalecos amarillos mantienen y endurecen sus movilizaciones al cumplirse los cuatro meses del movimiento de protesta (vídeo)

Los chalecos amarillos salieron nuevamente a las calles de Francia por décimo octavo sábado consecutivo, en un movimiento de protesta que cumple ya su cuarto mes. Para celebrar la fecha, los líderes de la movilización llamaron a los ciudadanos a congregarse para demostrar que siguen dispuestos a defender sus reclamos.

En París, las distintas convocatorias instaban a las personas a reunirse desde la mañana en los Campos Elíseos y en otras plazas, mientras se refuerza el dispositivo de seguridad previsto por las autoridades con más de cinco mil integrantes de las fuerzas del orden desplegados en la ciudad.

Según el ministro de Interior, Christophe Castaner, alrededor de siete mil personas se congregaron en la mañana en las cercanías del Arco de Triunfo, en los Campos Elíseo, para seguir defendiendo sus reclamos de una mayor justicia social en el país. Agregó que unos 1.500 manifestantes pertenecían a grupos de agitadores, que protagonizaron actos violentos, en lo que parece un proceso de criminalización del movimiento y de justificación de un endurecimiento de la represión contra el mismo por parte del gobierno.

Al respecto, Christophe Castaner aseguró que «no hay duda (los manifestantes), instan a la violencia y están ahí para sembrar el caos en París. Profesionales del desorden equipados y con máscaras han infiltrado los cortejos. Mi llamado a la Prefectura de la Policía: responder con la mayor firmeza a esos ataques inadmisibles”.

Para facilitar esta política de aumento de la represión el Estado Francés se ha dotado de una legislación específica, a semejanza de la “Ley Mordaza” española. Una ley para prevenir y combatir los disturbios  que recientemente ha sido aprobada por la mayoría gubernamental, más en el apoyo de los conservadores, tanto en el Senado como en la Asamblea Nacional (* ver noticia relacionada).

La policía de París desplegó este sábado un fuerte dispositivo de seguridad, incluidos unos cinco mil policías movilizados en esta capital. La policía reprimió duramente este sábado la marcha número 18 del movimiento chalecos, que no ha mermado en su poder de convocatoria en las protestas contra las políticas neoliberales del Gobierno de Emmanuel Macron.

Con estaciones de metro cerradas y escaparates protegidos, el centro de París se había preparado para recibir a miles de manifestantes en las protestas contra el Gobierno de Emmanuel Macron. Desde tempranas horas de la mañana los manifestantes alertaron a través de redes sociales sobre los bloqueos y controles de la policía en distintos peajes y entradas hacia el centro de la ciudad.

Los manifestantes tenían como objetivo acercarse al Elíseo, pero los accesos al palacio presidencial, igual que a otros puntos considerados «sensibles», habían sido bloqueados. El jefe del Estado, que se encontraba de fin de semana en la nieve, acortó su estancia para seguir la situación desde París.

Los chalecos amarillos habían han lanzado un ultimátum a Emmanuel Macron y han amenazado con el recrudecimiento de sus actuaciones, tras esta nueva manifestación, que desde primera hora registró altercados de importancia y que estaba destinada a mostrar que el movimiento mantiene su fuerza, pese a las promesas gubernamentales. En toda Francia hubo unos 32.300 manifestantes, de ellos unos 10.000 solo en París, una cifra al alza facilitada por el Ministerio del Interior. «Después de esta jornada, al menos para mí, no habrá más manifestaciones. Habrá acciones de verdad, tendremos que proponer bloqueos. Hemos demostrado que sabemos manifestarnos, que no ha funcionado y que no hemos sido escuchados», indicó en las redes sociales uno de sus líderes, Éric Drouet.

Esta decimoctava manifestación se considera crucial porque se cumplen cuatro meses de protestas y tiene lugar un día después del final del Gran Debate Nacional impulsado en enero por Macron para intentar atajar la crisis social y política desatada desde mediados de noviembre por los chalecos amarillos.

El Arco del Triunfo fue epicentro en París, que alcanzaron un nivel de violencia que no se veía desde hacía semanas. En los Campos Elíseos hubo comercios de lujo saqueados o incendiados, el histórico restaurante Fouquet’s acabó destrozado y, en una avenida cercana, el incendio de un banco obligó a evacuar todo el edificio, donde hubo once heridos leves. Asimismo, algunos manifestantes han lanzado petardos llenando dicha zona de humo. Otros han golpeado varias camionetas de la Policía, y otros más han erigido barricadas y quemado al menos un vehículo.En total, hubo 42 heridos entre los manifestantes. La policía efectuó 230 detenciones.

Desde el comienzo de las protestas, más de 10 personas han muerto, y 2000 han resultado heridas. Las detenciones también se cuentan por miles y además se han reportado 200 casos de abusos por parte de las fuerzas de seguridad.

Las protestas de los “chalecos amarillos” estallaron en noviembre de forma espontánea (ni los sindicatos ni grupos políticos las convocaron) debido al aumento del impuesto al combustible, pero actualmente convertidos en un movimiento social están provocando una de las peores crisis sociales habidas en Francia en los últimos años. Macron tampoco sale bien parado, ya que, entre otras reivindicaciones exigen su dimisión.

El movimiento tuvo su primera jornada de acción el 17 de noviembre de 2018 a raíz del aumento de precios del combustible decretado por el Gobierno, pero luego las reivindicaciones se ampliaron al incremento de impuestos en general y la pérdida del poder adquisitivo como resultado de la política gubernamental. Ahora reclaman también reformar la Constitución en aras de una democracia plena y que los ciudadanos tengan la posibilidad de pedir e impulsar la realización de referendos nacionales sobre temas relevantes.

En las últimas semanas, las manifestaciones rechazan además el debate nacional lanzado por el presidente para intentar contrarrestar la crisis generada por los chalecos amarillos. De acuerdo con los activistas, la concertación nacional que deberá terminar en abril no tendrá una utilidad real ni dará respuesta a sus demandas.

(Fuentes: Resumen Latinoamericano / Prensa Latina / AFP / Hispan TV / Russia Today-RT)

Vídeo:

(*) Noticia Relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *