Almería: La abogacía del Estado quiere saber si el material que el Ciemat mandó a Palomares hace tres años aumenta el riesgo radiológico

La Abogacía del Estado ha instado a la Audiencia Nacional (AN) a que «complete» la petición de documentación realizada al Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) y a que le pida que informe sobre si los casi 1.500 kilos de material trasladado en 2016 (ver noticia relacionada) al área bajo vigilancia de Palomares (Almería) están clasificados como «residuo radioactivo», y si este supone «un incremento del riesgo radiológico» en la zona.

Solicita, asimismo, que se requiera al Ciemat para que aclare si incluye materiales «ajenos» a Palomares, si su presencia «afecta a la rehabilitación» de los 50.000 metros cúbicos de tierra que se prevén en el plan de limpieza aprobado en 2010 o si, en definitiva, ha supuesto una «alteración del inventario de material radioactivo» en la pedanía almeriense.

En su escrito elevado a la Audiencia Nacional, de 25 de febrero y consultado por Europa Press, también pide a la Audiencia Nacional que interpele sobre si el transporte se hizo por «una empresa autorizada cumpliendo la normativa europea de transporte de mercancias peligrosas por carretera» y si se solicitó informe al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) «acreditando si era preceptivo».

Cabe recordar que, a instancias de Ecologistas en Acción, la Audiencia Nacional solicitó el 1 de febrero al Ciemat que le remitiese el expediente completo del traslado y almacenamiento de los casi 1.500 kilos de material radioactivo y que certificase si esta actuación contó con el informe favorable del regulador atómico.

La sala de lo Contencioso-administrativo entendía así que el traslado de estos materiales es un «hecho relevante» a la hora de decidir si obliga al CSN a ejecutar el plan de rehabilitación para la zona que se aprobó en 2010, por lo que también libró oficio para que aportase el inventario de «todos los materiales radioactivos» que se encuentran almacenados en dos contenedores ubicados junto a dos balsas de riego.

La Audiencia Nacional acordó, asimismo, incorporar definitivamente al procedimiento documentos presentados por Ecologistas en Acción, lo que ha provocado unas duras críticas de la Abogacía del Estado en el escrito en el que, si bien solicita también prueba, asegura que lo hace por «economía procesal» y por «respeto a la sala» ya que considera que se ha vulnerado su derecho de defensa.

La Abogacía del Estado reprocha que no se le emplazase para que propusiese prueba ni que se le diese traslado de la propuesta por Ecologistas en Acción para pronunciarse, «lo que nos estaría causando indefensión» al no cumplir el principio de «igualdad de armas». Al hilo de esto, señala que, a su juicio, el colectivo conservacionista pretende «abrir una causa general» contra el CSN y el Ciemat.

Documentos que cuestionan la abogacía del Estado

La Audiencia Nacional acordó incorporar al procedimiento la nota de prensa que, conjuntamente, emitieron el Ciemat y el Ayuntamiento de Cuevas el día 26 de octubre de 2018 y en la que se dice que el traslado se realizó «sin conocimiento de Enresa ni del CSN».

Los citados documentos también incluyen una fotografía de la señalización de este «almacén temporal», señalización que dice es «simular a la que puede tener un coto de caza, sin que en ninguna zona de la alambrada aparezca señalización alguna que indique que en esos contenedores se almacena material radioactivo» y otras tres instantáneas, esta vez obtenidas de Google Earth y a diferentes escalas de tamaño, «con los dos contenedores situados junto a dos balsas de riego próximas al cementerio de Palomares».

Por último, incorpora una quinta fotografía del edificio 33 de la IR 17 del Ciemat con parte de dichos residuos radiactivos, antes de que estos fueran transportados a Palomares. Si bien la Abogacía del Estado decide no impugnar estas fotografías «por respeto a la sala», sí califica en su escrito de «acusaciones gratuitas e inadmisibles» los comentarios con las que se acompañan y lo interpreta como un intento de «abrir un nuevo frente contra la administración con supuestas irregularidades que negamos rotundamente» y que, según remarca, se alejan del objeto a debate en el procedimiento que no es otro que la procedencia de obligar a ejecutar el plan de rehabilitación y si la presencia de estos contenedores afecta a tal decisión.

 “Relevante” para decidir sobre la limpieza de la zona

La sala de lo Contencioso-administrativo ya rechazó la oposición de la Abogacía del Estado a que la Audiencia Nacional indagase sobre este traslado. Esta argumentó que este traslado «no tenía relación» con la decisión sobre el plan de rehabilitación de la zona.

«Si la pretensión es que se descontamine Palomares y se pide la retirada de la tierra contaminada, tiene relación con la pretensión y es un hecho relevante que se produzca un nuevo almacenamiento en dicho lugar», indicó en su auto la Sección 7ª, que subrayó el hecho de que se supone que se «trata de tierras extraídas de ese lugar» para su análisis que «ahora vuelven al mismo es algo sobre lo que debe versar la prueba».

La Audiencia Nacional quiere comprobar la veracidad de tales hechos y «aclarar» el origen de esos materiales radioactivos a raíz de que Ecologistas en Acción pidiese una ampliación de hechos tras la «información periodística» que reveló el transporte de este material, que posteriormente fue reconocido por el propio Ciemat, que precisó que procedía los sondeos realizados en el suelo de Palomares para la elaboración del estudio de caracterización 3-D.

En concreto, detalló que eran muestras directamente recogidas las 40 hectáreas contaminadas como sedimentos y suelos. Precisó que el primer envío fue el 10 de mayo y estaba compuesto de 76 cajas con diferentes muestras con peso total de 796 kilos y una actividad radiológica de 0.9 MBq (241Am) y 3.6 MBq (239+240Pu) mientras que el segundo se ejecutó el 29 de noviembre con 77 cajas con diferentes muestras, un peso total de 670 kilos y una actividad total de 0.77 MBq (241Am) 3.08 MBq (239+240Pu). Desde el Ciemat se sostiene que tienen «muy baja actividad radiológica».

(Fuente: Almería Hoy)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *