Argelia: Bouteflika nombra nuevo primer ministro. Tras la euforia inicial, cunde la desconfianza. Siguen las manifestaciones

El presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika, nombró ayer un nuevo primer ministro,  Nouredine Bedoui (foto adjunta) , que reorganizará el Gobierno y pondrá en marcha las reformas políticas planteadas la víspera, informan hoy medios locales.

El hasta ahora titular del Interior, Nouredine Bedoui, reemplazará a Ahmed Ouyahia, quien renunció al cargo de primer ministro el lunes tras la decisión del presidente de no presentarse a las elecciones, reportó la agencia estatal de noticias APS.

Bouteflika también decretó la creación del puesto de viceprimer ministro y nombró en el cargo al excanciller (2013-2017) Ramtane Lamamra. Igualmente, recibió al viceministro de Defensa y jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general Ahmed Gaïd Salah, quien le presentó un informe sobre la seguridad a nivel nacional, según la versión digital del diario El Moudjahid.

Además, el histórico estadista argelino Lakhdar Brahimi, presidirá una conferencia sobre el futuro político del país, propuesta por el presidente Abdelaziz Bouteflika, dijo el martes una fuente del gobierno. La fuente añadió que la conferencia incluiría representantes de los manifestantes, así como personalidades que desempeñaron un papel destacado en la guerra de independencia, que duró desde 1954 hasta 1962.

Las acciones forman parte de las reformas anunciadas por el gobernante de 82 años en respuesta a las manifestaciones desatadas el pasado 22 de febrero contra un quinto mandato, que fue desestimado. El aplazamiento de los comicios pactados inicialmente para el 18 de abril y la organización de una Conferencia Nacional inclusiva para elaborar una nueva Constitución también forman parte de los anuncios.

Esta nueva República y este nuevo sistema estarán en manos de las nuevas generaciones de argelinos que serán los principales actores y beneficiarios de la vida pública y el desarrollo de la Argelia del mañana, afirmó el gobernante en un mensaje a la nación este lunes.

Argelia en la encrucijada de la paz

Nadie duda, como admitió el presidente Abdelaziz Bouteflika, que Argelia atraviesa por »una etapa sensible de su historia» y en una encrucijada donde sostener la paz alcanzada resulta hoy primordial para el futuro de la nación.

Las masivas movilizaciones desde finales del mes pasado, consideradas como las más grandes desde la década de los 60, evidencian deseos de cambios que, ni los anuncios de ayer del mandatario, calmaron los ánimos de los manifestantes.

Este martes de nuevo las calles de esta capital acogieron a cientos de estudiantes que, como en ocasiones anteriores, salieron en forma pacífica para expresar su desacuerdo a las propuestas del gobernante de 82 años, que aspiraba a postularse por quinta vez el 18 de abril. Si hasta el domingo las demandas exigían «no a un quinto mandato» ahora los jóvenes se oponen a la prolongación de Bouteflika en el poder, cuyo cuarto mandato debe cesar en abril.

En su mensaje a la nación con siete puntos, el Jefe de Estado satisfizo uno de los reclamos de las movilizaciones de no buscar un quinto mandato, a la par de convocar a una Conferencia Nacional inclusiva e independiente y formar un nuevo gobierno. Para «satisfacer una solicitud urgente», el Presidente anunció también el aplazamiento de las elecciones, en fecha por determinar, que a su juicio, sirve para «apaciguar los temores» y allanar el camino para alcanzar la «serenidad, la tranquilidad y seguridad pública».

Sin embargo, para los partidos políticos de oposición y buena parte de la prensa las propuestas de este martes, muy similares a las de principio de mes en otro mensaje a la nación, son interpretadas como una ‘maniobra’ para ganar en tiempo y prolongarse en el poder.

Medios periodísticos como El Watan calificaron de ‘última artimaña’ los anuncios y otro como El Khabar reconoció que Bouteflika ‘se plegó a la demanda del pueblo’, pero el procedimiento utilizado le permitirá seguir en la presidencia sin pasar por elecciones.

En su mensaje de ayer el político argelino también habló de construir una nueva República y nuevo sistema que «estarán en manos de las nuevas generaciones», así como dar participación a los jóvenes y mujeres. Para algunos observadores, se trata de un reacomodo, de una sucesión de poder que garantice la continuidad política ganada y el bienestar alcanzado en las últimas décadas en la esfera social en vivienda, salud, educación, pero marcado por el desempleo juvenil, la contracción económica (caída de los precios del petróleo) y el fenómeno de la corrupción.

El dignatario por medio de decreto creó ayer el puesto de viceprimer ministro, cuyo cargo recayó en el excanciller (2013-2017) Ramtane Lamamra, un político que ha ocupado importantes responsabilidades ante organismos internacionales como la ONU y la Unión Africana.

Junto a ello Ahmed Ouyahia, de 67 años, pidió su renuncia al mandatario, una vieja demanda de los partidos de oposición, y fue nombrado en su lugar Nouredine Bedoui, hasta ahora ministro del Interior y quien tiene la tarea de formar el nuevo Ejecutivo.

De materializarse lo planteado, la Conferencia Nacional tendría entre sus prioridades elaborar una nueva Constitución -previo proceso constituyente- que sería llevada a referéndum para completar su mandato previsiblemente a finales de 2019. A partir de entonces, se fijaría la fecha de las elecciones presidenciales, un período que para los detractores de Bouteflika parece largo y para sus simpatizantes, quizás corto, en el interés de sortear la compleja situación.

(Fuente: Prensa Latina / Autor: Juan Carlos Díaz Guerrero)

Tras la euforia, la desconfianza: los argelinos recelan de las verdaderas intenciones de Buteflika

Atemperada la explosión de júbilo inicial, el escepticismo y la decepción comenzaron a abrirse paso hoy entre el pueblo argelino, convencido de que la renuncia a la reelección del presidente, Abdelaziz Buteflika, es más una maniobra del régimen militar para perpetuarse que una genuina reforma.

«Abdelaziz Buteflika, en un juego de manos de increíble ligereza política, cancela las elecciones del 18 de abril.. para mantenerse en el poder», opinaba en las páginas del diario local en árabe Al Watan su director, Omar Belhuchet. «Es cierto, él no se postula más para un quinto mandato, pero elude el certificado médico y el (veredicto) del Consejo Constitucional -encargado de validar las candidaturas- y se aferra al poder algunos años más», agrega.

Una línea que se aproxima al sentir en las calles de Argelia, escenario este martes de una cotidianeidad extraña, y que comparte el también muy crítico Diario de Orán, la segunda ciudad en importancia del país. «Los argelinos se han despertado hoy con el gusto de la victoria mezclado con el sabor de la duda y la incertidumbre, porque la tarea es larga y las preguntas cuantiosas. Comenzando por cómo se elegirá a los hombres que decidirán el futuro y quien escogerá a quien», resaltaba el rotativo.

Buteflika, de 82 años y gravemente enfermo, anunció este lunes en un mensaje que le fue atribuido que se sometía a la presión de la calle y renunciaba a ser elegido para un quinto mandato consecutivo en las elecciones del 18 de abril, también aplazadas. Y sugería una puerta de salida a la crisis igual a la que el estrecho «círculo de poder» que le protege utilizó con matices el pasado 3 de marzo para tratar de desactivar -sin éxito- las masivas protestas que crecían día a día.

En otra misiva atribuida al mandatario -incapacitado físicamente y gravemente enfermo desde que en 2013 sufriera un derrame cerebral-, su círculo cerrado proponía emprender un proceso de transición, pero solo una vez después de que el anciano presidente se apuntara su quinta victoria electoral.

«Es como si pensaran que somos tontos»

«Lo que leyeron ayer es la mismo que nos dijeron hace una semana. Entonces no lo aceptamos y ahora tampoco lo vamos a hacer. Es como si pensaran que somos tontos», se quejaba hoy a Efe Samir, un funcionario que paseaba por la plaza de la Grand Post, epicentro de las protestas. «Los que están al lado de Buteflika lo manejan desde hace años y continúan haciéndolo sin importarle su enfermedad. ¿Cómo van a cambiar algo esos que han elegido si son miembro de Le Poivoir?, se preguntaba.

Y es que a la renuncia a la reelección se sumó anoche la designación de un nuevo jefe del gobierno, el que hasta ayer fuera ministro de Interior, Noureddine Bedaui, y de un viceprimer ministro, una figura nueva que desempeñará el exministro de Asuntos Exteriores, Ramtam Lamamra. Ambos son los encargados de pilotar esa anunciada transición, que se pretende vertebrar a través de una Conferencia Nacional «inclusiva e independiente» y de un referéndum que deberían desembocar en unas nuevas presidenciales en un plazo que no se ha determinado.

«Sí, en conjunto es la misma propuesta que no funcionó el pasado domingo» cuando Buteflika, en el poder desde 1999, aún permanecía ingresado en un hospital de Suiza al que había sido trasladado una semana antes sin que se supiera su verdadero estado de salud, admite un diplomático europeo destinado en el país.

«Era la solución más lógica para una crisis que había comenzado a complicarse. A nadie le interesaba que llegara a desencadenarse la violencia y el país pudiera desestabilizarse ya que repercutiría en todo el área» mediterránea, agrega el diplomático, que prefiere no ser identificado.

Una visión que expertos locales y analistas internacionales no parecen compartir a la vista de cómo las protestas han evolucionado en las última tres semanas. Centradas primero en protestar contra la opción de que Buteflika optara a un quinto mandato, el pasado viernes se convirtieron en un clamor popular contra un régimen militar que controla el país desde la cruenta guerra de la independencia de Francia (1956-1962). Y contra una casta protegida por gran parte del Ejército al que se acusa de haber esquilmado al país, sumido desde 2014 en una aguda crisis económica y social, en el atraso y la parálisis, pese a los magros beneficios del petróleo.

«Quieren engañar a la gente pero no lo van a lograr. El viernes las calles volverán a llenarse de gente. Esta partida no ha hecho más que comenzar, y será larga, muy larga. El régimen no ha cambiado en años pero los argelinos sí», vaticinó a Efe Said, periodista de uno de los diarios líderes de oposición en Argelia.

(Fuente: Huffington Post)

Miles de estudiantes argelinos denuncian en las calles la «artimaña» de Buteflika

Miles de estudiantes se manifestaron este martes en Argel para protestar contra lo que consideran una «artimaña» de Abdelaziz Buteflika después de que el presidente renunciara a presentarse a un quinto mandato y aplazara las elecciones. «¡Los estudiantes se resisten a la prolongación de un cuarto mandato!», gritaban los manifestantes, a los que se unieron sus profesores, indicaron periodistas de la AFP.

Muchos llevaban banderas y se manifestaron cerca de la Place de la Grande-Poste, un edificio emblemático de la capital. «Hay que salvar al pueblo, no al poder», «¡No hagas artimañas, Buteflika!», gritaban los estudiantes, que se manifestaban por tercer martes consecutivos convocados a través de las redes sociales.

Frente a las protestas, inéditas en los 20 años que lleva en el poder, Buteflika anunció el lunes que renunciaba a un quinto mandato presidencial, como pedían los manifestantes. Pero al mismo tiempo aplazó sin fecha las elecciones presidenciales al 18 de abril, lo que prorroga de facto su mandato actual sine die hasta las próximas elecciones, que según anunció Buteflika, se convocarán tras celebrar una «conferencia nacional» que podría durar hasta finales de este año.

«Es una artimaña para ganar tiempo, para intentar frenar el movimiento, para tener tiempo de traer a otra marioneta como presidente», dijo a la AFP Amel, una estudiante de matemáticas e informática en Argel. «Buteflika se ríe de nosotros. Desde el principio quería prorrogar el mandato (…) tuvo lo que quería (…) de manera ilegal», dijo Ghania Bellal, de 19 años, una estudiante en segundo años de periodismo en Argel. Este martes el logotipo inicial de las manifestaciones que empezaron el 22 de febrero –un «5» dentro de un círculo y tachado en rojo– se convirtió en un «4» para protestar contra la prórroga del cuarto mandato.

El presidente de Francia, antigua potencia colonial en Argelia, Emmnauel Macron, se declaró satisfecho de la decisión del «presidente Buteflika» pero pidió «una transición de una duración razonable». Por su parte, Estados Unidos dijo el martes que apoya el derecho del pueblo argelino a «elecciones libres y justas».

Los estudiantes también se movilizaron en el resto de Argelia. En Constantina, la tercera ciudad del país, hubo unos mil estudiantes y profesores que se manifestaron, según un periodista local. Igualmente hubo movilizaciones en Bugía, una gran ciudad de la región de Cabilia, así como en Tizi Ouzou y Bouira, en la misma región, según imágenes difundidas en las redes sociales y los medios. En Annaba (noreste), varios centenares de estudiantes salieron a la calle y hubo asambleas generales en varios campus.

En las redes sociales el hashtag «Movimiento_del_15_de_Marzo» sustituyó a los anteriores del 22 de febrero, 1 y 8 de marzo, los últimos tres viernes, cuando hubo grandes manifestaciones. En las redes sociales el hashtag «Movimiento_del_15_de_Marzo» sustituyó a los anteriores del 22 de febrero, 1 y 8 de marzo, los últimos tres viernes, cuando hubo grandes manifestaciones.

Este martes el periódico El Watan afirmó que los anuncios del lunes son «la última artimaña de Buteflika» que «anula las presidenciales y se queda en el poder». Liberté criticó lo que considera una «gran estafa», asegurando que «el presidente intenta una nueva artimaña con el pueblo».

Por su parte el periódico El Khabar apunta que Buteflika «se plegó a la demanda del pueblo de no presentarse a las elecciones presidenciales pero usando un procedimiento que le permite seguir siendo presidente sin pasar por unas elecciones». «No sabemos cómo la calle, que le pidió irse del poder, reaccionará», añade el periódico en árabe.

Tras dos semanas hospitalizado en Suiza, Abdelaziz Buteflika, de 82 años, muy debilitado desde que sufrió un ictus en 2013, apareció en la televisión oficial el lunes por la noche, un día después de su regreso a Argelia (foto superior adjunta). En las imágenes aparece en su residencia medicalizada de Zéralda, cerca de Argelia, recibido por varios altos responsables del país (foto adjunta).

Por otra parte, Buteflika nombró un nuevo primer ministro, Nureddin Bedui, hasta ahora ministro del Interior, en remplazo de Ahmed Uayahia, muy impopular.

Ramtane Lamamra, que ocupa el ministerio de Exteriores, fue nombrado el lunes también vice primer ministro y aseguró que los argelinos no tenían «derecho a equivocarse» frente a la «responsabilidad histórica» relacionada con la decisión de Abdelaziz Buteflika de no aspirar a un quinto mandato. Lamamra, que habló a la radio RFI, aseguró que las próximas elecciones serán «completamente libres» gracias a las garantías de las autoridades.

(Fuente: agencia AFP)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *