Espías de la CIA informaban a EEUU de todo lo que pasaba en Andalucía

Espías de Estados Unidos mantenían informado al Gobierno americano de todo lo que se movía en Andalucía. La todopoderosa agencia de inteligencia estadounidense, la CIA -en inglés Central Intelligence Agency- mandaba regularmente a Washington informes sobre los asuntos más variados: resultados electorales, movimiento de comunistas, cambios legislativos, tráfico de drogas, estrategias de contraespionaje…

Tal era el conocimiento de la situación política en Andalucía que la CIA supo cuatro años antes de su nombramiento que Manuel Chaves sería ministro de Trabajo con Felipe González. De hecho, los espías americanos predijeron los nombres de siete de los ministros del primer gobierno socialista en España, que formó González en el año 82. Y también «adivinaron» la fecha de las elecciones que dieron al PSOE la mayor mayoría absoluta de la historia de España. Los americanos escribieron en un informe que serían en otoño y, en octubre, efectivamente, los españoles fueron a votar.

Según documentación interna de la agencia de espionaje a la que ha tenido acceso ABC, la CIA en octubre de 1982, con los comicios ya en ciernes, tenía gran interés en el Partido Socialista. De hecho les dedica un informe secreto monográfico titulado «España: Los socialistas en el umbral del poder» en el que analizan cómo el partido de Felipe González podía ser el partido que tomase las riendas del país, como finalmente ocurrió. «El PSOE es el favorito de más peso para ser la fuerza mayoritaria tras las elecciones», iniciaba el informe. «Un gobierno liderado por los socialistas -seguía- sería en nuestra opinión un socio de menos confianza para los Estados Unidos que el régimen actual».

Antes incluso de esa preocupación por las elecciones generales, por Felipe González y Alfonso Guerra, los espías americanos ya redactaron informes para Washington en los que hablaban de los comicios andaluces de mayo del 82.

Chaves, ministro de Trabajo con Felipe González
Chaves, ministro de Trabajo con Felipe González – ABC

«La fuerte victoria del PSOE el pasado mayo en Andalucía puso al partido, a ojos del electorado de Madrid, como el candidato aventajado para las elecciones nacionales», reza un documento interno de la CIA. En el apartado de predicciones electorales, el informador del Gobierno americano establece que el PSOE parece tener «el doble» de apoyo que UCD y Alianza Popular juntos, lo que «confirma que las elecciones andaluzas tienen repercusión en las nacionales».

Tras analizar los problemas internos de España -independentismo en el País Vasco y Cataluña o la economía española-, así como los problemas para Estados Unidos de un gobierno fuerte del PSOE en España -Gibraltar, la relación con la URSS, la pertenencia del país a la OTAN…-, los servicios de inteligencia americanos se adentran en un capítulo clave y especialmente revelador sobre el nivel de conocimiento que en el Gobierno de EEUU tenían de la política andaluza. Este documento se llama «Quién será quién en el Gobierno del PSOE».

Es en este informe donde los espías clavan la predicción a cuatro años vista. «Manuel Chaves -dice el documento- podría ser el principal candidato para ser ministro de Trabajo». Lo fue, pero no en 1982 sino en 1986, en el segundo Gobierno de Felipe González. En el documento se proponen otros nombres como «ministrables». De 18 personas, el documento de la CIA acierta once. Una media nada despreciable.

Otro andaluz que aparece en los papeles de la CIA -además de Felipe González, al que dedican informes específicos donde se narran detalles de su vida privada-, es Alfonso Guerra. En el informe en cuestión donde se habla de Chaves, de Guerra se dice: «Podría recibir un puesto importante en el Gobierno -posiblemente como ministro en el primer Gobierno de González- que sumaría a su puesto en el partido, pero en cualquier caso seguiría siendo una persona de influencia».

Elecciones en Andalucía

A la CIA no solo le interesaba la composición del Gobierno de España.También el de Andalucía como da fe un cable de inteligencia fechado a mediados de mayo de 1982, justo antes de las elecciones autonómicas, en el que, bajo el epígrafe de «Top Secret», se cuenta que el PSOE andaluz conseguirá al menos la mitad de los votos de los andaluces. Este informe de los espías americanos además, anuncia ya (antes que de que se convoquen) la celebración de elecciones generales en España en otoño de ese mismo año, como efectivamente pasó. «La victoria [del PSOE] en Andalucía podría ayudar al partido en las elecciones generales», que «tendrán lugar en otoño, mucho antes del límite, que acababa en la siguiente primavera», indican los informadores de Washington.

Al gobierno americano, sus informadores le mantenían al tanto de todo y, sobre todo, de todos. Desde la más alta política hasta los datos más concretos. Los nombres propios de la política andaluza se suceden en informes sobre quién es quién, perfiles de sus vidas o cuáles son sus tesis políticas y de qué manera pueden afectar a la política americana. A los agentes de la CIA no se les escapa nada.

Con el sello de «secreto», otro informe de los servicios de inteligencia americanos recoge de forma escrupulosa las declaraciones y posiciones de cuatro de los nombres que, a la postre, marcarían la política andaluza durante años. Se trata de Alejandro Rojas-Marcos, de José Rodríguez de la Borbolla, de Rafael Escudero y de Manuel Clavero. Un alcalde de Sevilla, dos presidente de la Junta de Andalucía con el PSOE y un ministro de Cultura con la UCD de origen sevillano.

Al Gobierno americano parece interesarle especialmente el proceso autonómico andaluz. Así, el informe sobre estos políticos, datado en 1980, trata sobre las negociaciones de Rojas-Marcos (entonces en el PSA) con Martín Villa. Su interés en el político, que luego sería alcalde de la capital andaluza, va mucho más allá. En un informe de los servicios de información del Gobierno de Estados Unidos se recogen varias declaraciones del político andaluz en las que el dirigente trata sobre la diferencia de aplicar el artículo 151 o el 143 de la Constitución Española para la consecución de la autonomía de la comunidad.

El político del PSA entonces -luego en el Partido Andalucista- asegura, según los informes de la CIA, que los andaluces «han votado por el 151» para el proceso autonómico y recordaba además los casos de Cataluña y el País Vasco como ejemplos sobre cómo conseguir la plena autonomía a la que Andalucía aspiraba en esos momentos.

Felipe González

Otro de los protagonistas de los informes de la CIA es Rafael Escudero, presidente de la Junta de Andalucía entre 1979 y 1984. Compañero de despacho de Felipe González, el informe de los servicios de espionaje americanos se producen cuando ya está al frente del Gobierno andaluz, en el año 80. En las declaraciones que recogen los informadores de EEUU se lee lo siguiente: «Mientras sea presidente y tenga el apoyo de la mayoría institucional, Andalucía solo irá por la vía del 151». El socialista insiste en que la vía del 143 «no nos da la autonomía que queremos» y defiende que él siempre apoyó para la comunidad la aplicación del artículo 151 como vía de conquista de la autonomía.

Rojas-Marcos, en los años 80
Rojas-Marcos, en los años 80 – ABC

También aparece en los papeles Manuel Clavero, entonces ministro de la UCD, del que también se recogía su opinión sobre el artículo 151 y el 143 en la consecución de la independencia por la que Andalucía luchaba esos años. Es este un tema central en los informes que hacen los servicios de información sobre Andalucía. Parece preocupar especialmente a quienes hacen la foto de qué es lo que pasa en la comunidad cómo avanza el proceso autonómico.

El interés no es gratuito. Más allá de la lógica necesidad de todos los gobiernos de reunir información, EEUU tenía -y tiene- en Andalucía dos bases militares, Rota y Morón, por lo que cualquier movimiento en la comunidad podría afectar a sus políticas geoestratégicas.

M. Moguer

Fuente: www.abc.es

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *