El ejército colombiano mata al dirigente de las guerrillas de las FARC en activo, José Nencer Salgado Aragón, alias “Chamo”

El ejército colombiano abatió el pasado jueves al dirigente de un grupo disidente de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que se mntiene en activo, José Nencer Salgado Aragón, conocido como “Chamo”, y ha apresado a seis integrantes de la organización, además de un menor de edad, en una operación efectuada en el sur del país.

La acción tuvo lugar en la vereda Mandalay del municipio de San Vicente del Caguán, en el sureño  departamento de Caquetá, lugar hasta donde llegaron las tropas y realizaron una operación de asalto aéreo, tras la que se presentó un combate de encuentro, apoyados por la Fuerza Aérea.

“Chamo” llevaba más de 30 años en la guerrilla y no había aceptado la rendición. Había ingresado a la estructura del Bloque Oriental de las FARC-EP en 1988 como guerrillero raso y posteriormente Salgado Aragón se convirtió en el responsable de finanzas de esta estructura en el municipio de San Vicente del Caguán.

“Chamo” era el hermano de Édgar Salgado, alias “Rodrigo Cadete”, líder de un grupo disidente de las FARC en activo que murió en febrero pasado en una operación de las Fuerzas Armadas en una zona rural del Caquetá. En 2017, tras el abandono de su hermano del “proceso de paz” y su traslado hacia el sur del país para reiniciar la lucha armada, pasó a dirigir la comisión de finanzas de esta estructura.

Según fuentes gubernamentales, “Chamo” se había convertido en el sucesor de su hermano como líder del grupo disidentes de las FARC, conocido como “Estructura 62” que actuaba en sur del país, especialmente en los departamentos del Putumayo y del Amazonas, en la zona fronteriza de Colombia y Perú.

Actualmente se calcula que los grupos disidentes de las FARC, que se mantienen en activo por no haber aceptado la rendición y siguen alzados en armas contra el gobierno de la oligarquía colombiana y el imperialismo, cuentan al menos con unos 4.000 guerrilleros.

El año pasado un informe de revista Semana reveló un plan para refundar las FARC comenzó a idearse a finales de 2016 entre algunos grupos de disidentes en desacuerdo con los “acuerdos de paz” y el desarme guerrillero. “Si el Gobierno no se decide a desempantanar la implementación “de los acuerdos de paz), va a haber mucho problema porque hay muchas dudas de la gente”, admitió un dirigente de las FARC.

El pasado 21 de diciembre, otro dirigentes disidente de las FARC en activo en el sur, Walter Patricio Arizala, alias “Guacho”, también fue batido en una operación de las fuerzas de seguridad colombianas en una zona selvática del departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador.

(Fuentes: Diario Octubre / Caracol / DW / El Diario del Cauca)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *