Jaén y Linares tienen motivos para manifestarse. Un estudio las coloca entre las de peores condiciones socioeconómicas del Estado

Un informe de la Fundación BBVA y del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas coloca a las dos principales ciudades de la provincia entre las urbes con peores condiciones socioeconómicas del Estado.

El próximo 31 de marzo hay organizada una manifestación en Madrid convocada por “la revuelta de la España vaciada”, que agrupa a plataformas de Teruel, Soria, Guadalajara, Cuenca, Zamora, Cáceres, Badajoz, Granada, Ciudad Real, Valladolid, Navarra, La Rioja, Salamanca y, por supuesto, Jaén y Linares. De todos estos territorios, las dos principales ciudades de la provincia quizá sean las que más motivos tienen para plantarse en la capital de España para protestar por el “abandono histórico” que sufren de las instituciones.

El estudio “Las Áreas Urbanas Funcionales de España: Economía y calidad de vida”, elaborado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas y la Fundación BBVA, confirma lo que la mayoría de jiennenses y linarenses piensa: las cosas no marchan nada bien. Y es que el informe no deja en buen lugar ni a Jaén ni a Linares entre las 73 urbes de todo el país que han sido comparadas a partir de su capacidad innovadora y tres indicadores más: condiciones socioeconómicas (renta, empleo, educación); condiciones generales del medio urbano (participación ciudadana, delincuencia, gasto municipal, transporte público, accesibilidad, medio ambiente) y condiciones de salud (esperanza de vida, mortalidad, clima, suicidios).

Bien es cierto que la ciudad minera es la que peor parada sale de todas, ya que aparece en los últimos lugares de los apartados analizados, que son el resultado de combinar muchas otras variables. Jaén se libra en algunos de ellos, gracias en buena parte por la concentración de funcionarios y la Universidad.

Con una tasa de paro superior al 35 por ciento, es lógico que la monografía dibuje un panorama sombrío para Linares. Solo baste decir que en la variable socioeconómica ocupa el falorillo rojo con un cero, cuando el promedio de medio de las ciudades estudiadas es del 0,44 sobre 1. La capital, por su parte, solo supera a su vecina comprovinciana en tres posiciones (0,18), por delante de otras dos urbes andaluzas Cádiz (0,15) y Jerez de la Frontera (0,10).

Los indicadores siguen siendo malos para Linares cuando toca hablar de las condiciones de vida urbana, aunque esta variable del informe cede la última posición a Algeciras para situar a la ciudad minera tercera por la cola. Jaén, en cambio, se ubica en la zona media, en el puesto 30, entre Ciudad Real y Albacete. Lo mismo le ocurre a la capital en lo que respecta a la salud, donde es la 33, por delante de urbes como Granada, Bilbao o Lugo. El estudio concede a Jaén un índice de 0,64 sobre 1. Linares (0,30), por el contrario, sigue en los puestos traseros de la clasificación, en concreto en el 69.

Jaén sigue la mitad de la tabla (puesto 39) en relación con su capacidad de investigación, desarrollo e innovación. Según el estudio, presenta una disponibilidad media-alta de recursos humanos cualificados y sus sistemas de investigación son de nivel intermedio. Sin embargo, los índices de generación de patentes y de empleo vinculado al conocimiento y la alta tecnología son medio-bajos.

Linares, por su parte, se encuentra dentro de las urbes con escasa capacidad innovadora. Dicho de otro modo, suspende en cada uno de los capítulos anteriores. Su disponibilidad de trabajadores cualificados es baja, al igual que la investigación, los activos de propiedad intelectual y el empleo relacionado con el conocimiento y alta tecnología. Todo ello le lleva al lugar 65.

¿Y qué tal se vive en Jaén y en Linares, visto lo visto? Podríamos decir que en la capital regular y en la ciudad minera mal, en términos generales, si bien la calidad de vida y qué entendemos por vivir bien son cuestiones demasiado subjetivas como para tratar de definirlas. Posiblemente cada uno tenga su propia idea de lo que es vivir bien, pero seguro que en cualquier reunión sobre este asunto todo el mundo coincide en algunos puntos, como disponibilidad de servicios sanitarios, seguridad, alternativas de ocio, abundancia de zonas verdes o empleo.

Y si ya es difícil definir la calidad de vida, ni hablemos de decidir en qué ciudad de España se vive mejor. En este punto, según el informe, Madrid y Barcelona ocupan los primeros puestos en calidad de vida en España, pero áreas urbanas más pequeñas como Ibiza y Toledo logran superarlas en algunas de las dimensiones analizadas.

(Fuente: La Contra de Jaén / Autor: Javier Esturillo)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *