La Unión Interparlamentaria Árabe rechaza la “normalización” de los estados árabes con Israel, pese a la oposición egipcia, saudí y EAU

Los delegados de Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) se opusieron en una reunión de la Unión Interparlamentaria Árabe, conferencia de representantes de los parlamentos de los diversos estados árabes celebrada en Ammán, bajo el lema “Jerusalén es la capital eterna del Estado de Palestina”, a un punto en la declaración final que mostraba el rechazo a la normalización de las relaciones con el régimen israelí y condenaba todas las formas de acercamiento al régimen sionista de ocupación en Palestina.

El presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento) de Kuwait, Marzouq Al-Ghanim, fue quien sugirió que la declaración final de la 29ª reunión de la Interparlamentaria debería incluir una mención al rechazo a la normalización de relaciones con Israel. Pese a la negativa de egipcios, saudíes y emiratíes, la inclusión de dicho punto fue aprobado por abrumadora mayoría.

El portavoz del Consejo de la Shura saudí, Abdullah Al-Sheikh, se opuso y dijo: “Las peticiones para detener la normalización con Israel son la autoridad de los políticos, no de los parlamentarios”, e hizo hincapié en que esta recomendación debe eliminarse de la declaración. Los representantes de los Emiratos Árabes Unidos y de Egipto también pidieron que se revise esta recomendación, pero el presidente del Parlamento jordano, Atef Al-Tarawneh, insistió en que se mantuviera.

El párrafo propuesto señalaba que “uno de los pasos más importantes para apoyar a los hermanos palestinos requiere el cese de todas las formas de acercamiento y normalización con los ocupantes israelíes. Por lo tanto, pedimos resistencia y firmeza en lo que se refiere a bloquear todas las puertas de normalización con Israel”. El párrafo se mantuvo intacto en el comunicado final de la conferencia, que rechaza así cualquier normalización de los vínculos con el régimen israelí.

El presidente de la Cámara de Representantes de Jordania, Atef Tarawneh, enfatizó sobre la importancia de discutir el tema de Palestina y Jerusalén. “Nuestro enemigo (en referencia al sionismo) no quiere que discutamos el tema de Palestina ni siquiera en nuestros discursos”, dijo. “Los pueblos árabes rechazan categóricamente el acercamiento y la normalización con “Israel”, y … los parlamentos árabes se someterán a la voluntad de los pueblos árabes”, añadió.

Por su parte, el presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri, el presidente del Consejo Popular de Siria, Hammuda Youssef Sabbag, y el representante palestino apoyaron la decisión de rechazar cualquier tipo de normalización de los lazos con “Israel” y subrayaron la necesidad de mantener el mensaje en la declaración.

También el presidente del Parlamento kuwaití, Marzouq Al-Ghanim, arremetió, a su vez, contra la normalización de las relaciones con el régimen de ocupación israelí y consideró tal hecho un “tabú político”. El párrafo en cuestión no aparece con cambio alguno en el comunicado final de la conferencia.

Actualmente, el régimen de Tel Aviv solo mantiene nexos diplomáticos con dos países árabes, a saber: Egipto y Jordania. No obstante, varias naciones árabes, como Arabia Saudí, los EAU y Baréin, han estado, desde hace tiempo, suavizando gradualmente su postura política hacia Israel.

Este nuevo posicionamiento por parte de ciertos países árabes hacia Israel se produce pese a la larga lista de crímenes que ha cometido y sigue cometiendo el régimen de Tel Aviv contra los palestinos desde su creación en los territorios de estos en 1948. Los palestinos advierten que, con el establecimiento de relaciones con el mundo árabe, Israel trata de conseguir legitimidad y normalizar la represión y el robo de las tierras palestinas.

Todo esto se produce en medio de informes de que “Israel” y varios estados árabes del Golfo Pérsico han tenido contactos secretos durante años, y ambos lados han intensificado sus intentos de sacar a la luz estas relaciones clandestinas. Entre los países que pretender impulsar esta “normalización”, además de Egipto, Arabia Saudí y los EAU, se encontrarían igualmente Omán y Baréin.

En este sentido, el ministro de Relaciones Exteriores de Baréin, Khalid Bin Ahmed Al-Khalifa, causó sorpresa cuando afirmó recientemente que enfrentar la “amenaza iraní” es “más peligroso e importante que la causa palestina en este momento”, a modo de justificación del acercamiento a Israel.

En un video que se subió brevemente al canal oficial de Netanyahu en YouTube antes de eliminarlo rápidamente, se escuchó a Al-Khalifa decir: “Hemos crecido diciendo que el conflicto palestino-israelí es el tema más importante […] pero [recientemente] he visto un desafio mayor, el más serio de nuestra historia moderna: la amenaza de la República de Irán”.

(Mira noticia en Sputnik)

(Fuentes: Al Manar / Monitor de Oriente / Hispan TV / Sputnik)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *