En el Encuentro por el Entendimiento y la Paz en Nicaragua, gobierno y oposición acuerdan una hoja de ruta para superar la crisis

Gobierno y oposición se sentaron a la mesa de diálogo ayer 28 de febrero de nuevo a fin de continuar la histórica negociación iniciada este miércoles en la búsqueda de una solución a la crisis política desatada en Nicaragua en abril último.

Ya durante la primera jornada del llamado Encuentro por el Entendimiento y la Paz en Nicaragua, ambas partes trabajaron en la aprobación de la hoja de ruta, la normativa del funcionamiento de la negociación. De la propuesta inicial de 12 puntos, el diálogo propició la aprobación de nueve, reflejó el comunicado de prensa número uno, aunque el contenido de los acuerdos aún no fue revelado.

Por el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional participan sus delegados titulares, los diputados Edwin Castro, José Figueroa y Wilfredo Navarro, el jurista Francisco Rosales, el líder estudiantil Luis Andino y el canciller Denis Moncada, quien encabeza la delegación.

La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia estuvo representada igualmente por sus delegados titulares: Juan Sebastián Chamorro, Carlos Tünermannn, Max Jerez, José Adán Aguerri, Mario Arana y José Pallais.

En calidad de testigos tomaron parte del encuentro en su sesión inicial el cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, y monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag, nuncio apostólico de la Santa Sede en este país.

Las negociaciones entre Gobierno y oposición para superar la crisis política en Nicaragua comenzaron el 27 de febrero con la aprobación de 9 de los 12 puntos propuestos para normar el diálogo, informó el nuncio apostólico Waldemar Sommertag en un video divulgado en las redes sociales.

«En esta primera sesión se trabajó en la aprobación de la hoja de ruta, que constituye la normativa del funcionamiento de la negociación, de la propuesta inicial de 12 puntos se logró la aprobación de 9», dijo el representante del Vaticano en esa nación centroamericana, leyendo un comunicado a través de un video de Facebook Live.

Ni el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (izquierda) ni la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) precisaron qué puntos fueron aprobados y cuáles fueron desechados en la reunión, celebrada en el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas.

Sommertag informó que la segunda sesión de las conversaciones será el 28 de febrero, en la misma sede y nuevamente a puertas cerradas.

El nuncio apostólico y el cardenal Leopoldo Brenes participan como testigos en este diálogo, anunciado la semana pasada por el presidente Daniel Ortega, y celebrado por organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

«La CIDH saluda la primera jornada de Diálogo en Nicaragua y recuerda la importancia que en este proceso deben tener el acceso a verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición para la sociedad nicaragüense y, especialmente, para las víctimas», publicó la entidad en su cuenta de la red social Twitter.

En un comunicado publicado en el portal oficialista 19Digital, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional aseguró que «estamos comprometidos con todas las familias nicaragüenses, especialmente con los más vulnerables, que han sufrido más las consecuencias de la tragedia que queremos dejar atrás».

A su vez, la ACJD reiteró en su página web que «Nicaragua merece un diálogo serio, transparente y concreto» y reiteró su compromiso «con las futuras generaciones, para resolver problema crítico que enfrentamos».

«Porque necesitamos estabilidad a largo plazo y sabemos que el Diálogo Nacional es la única salida para caminar en paz, sin más violencia», acotó esa agrupación de estudiantes, campesinos, académicos, religiosos y empresarios.

El gobierno sandinista está representado por el canciller Denis Moncada, el juez Francisco Rosales, los diputados Edwin Castro, Wilfredo Navarro y José Figueroa, y Luis Andino, presidente de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua.

Por la oposición participan los empresarios José Adán Aguerri, Mario Arana y Juan Sebastián Chamorro, el catedrático Carlos Tunnermann, el político José Pallais y el estudiante Max Jerez.

Horas antes del restablecimiento de las negociaciones, el ministerio de Gobernación liberó a 100 personas encarceladas por delitos contra «la seguridad común y la tranquilidad pública», beneficiados ahora con el sistema de convivencia familiar u otras medidas cautelares.

La oposición califica a los liberados como «presos políticos», pero el Gobierno sandinista rechaza tal etiqueta y explica que esos individuos fueron condenados por su papel en los actos violentos que dejaron casi 200 muertos y pérdidas económicas superiores a los 1.000 millones de dólares, según datos oficiales.

Nicaragua vive una crisis política y social desde mediados de abril pasado, cuando una reforma al sistema del Seguro Social desató violentas protestas contra la administración de Ortega, acompañadas por actos que el Gobierno tildó de «terroristas».

Entonces fue convocado un diálogo nacional auspiciado por la Iglesia Católica, que suspendió las conversaciones en junio pasado, en medio de acusaciones y la falta de consenso entre ambas partes.

(Fuentes: Prensa Latina / Sputnik – Mundo)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *