El rechazo a la “normalización de relaciones” con Israel por parte de Túnez y Argelia obliga a posponer el viaje de Netanyahu a Marruecos

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sostuvo conversaciones secretas con el ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, en septiembre, informó el sitio web de noticias estadounidense Axios. La reunión, que tuvo lugar al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, incluyó los esfuerzos de los dos países para frenar la influencia iraní en la región, informó el sitio web el lunes.

Netanyahu y Bourita también discutieron el restablecimiento de los lazos entre los dos países, que tuvieron relaciones diplomáticas plenas entre los años 1995 y 2000, después de que se firmaran los Acuerdos de Oslo entre Israel y la Organización de Liberación de Palestina (OLP).

Un funcionario israelí indicó que Netanyahu estaba interesado en hacer una visita pública a Marruecos, similar a la que hizo a Omán el año pasado. La oficina del primer ministro se negó a confirmar que la reunión haya tenido lugar y dijo: “No hacemos comentarios sobre los contactos con los países con los que Israel no tiene relaciones formales”. Tampoco hubo comentarios de las autoridades marroquíes sobre el informe.

El primer ministro israelí iba a visitar Marruecos en marzo, pero Rabat le ha pedido que aplace la visita. El Canal 12 israelí reveló que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, se reunió,  al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York,   con el canciller de Marruecos, Nasser Bureita.

La televisora  dijo que Netanyahu había pedido impulsar la normalización de las relaciones entre los dos países y propuso ayudar a Marruecos en lo que él llamó la lucha contra Irán. Según la información, se esperaba que Netanyahu visitase Marruecos en marzo, pero Rabat le ha pedido que aplace la visita.

Benyamin Netanyahu podría haber viajado a Marruecos en marzo o abril, según el diario marroquí Le Desk. El objetivo de la visita del primer ministro israelí sería conseguir el apoyo de las autoridades marroquíes a su política anti-iraní a cambio de una mediación israelí a favor de Marruecos con la administración estadounidense en el tema del Sáhara Occidental.

En una conferencia de prensa celebrada en la capital marroquí de Rabat, el portavoz gubernamental , Al-Khalfi, no lo desmintió taxativamente, limitándose a declarar, a preguntas de los peridistas, negarse a responder una pregunta sobre una “supuesta visita” de Netanyahu, describiendo las noticias como “rumores”.

A diferencia de los países árabes en el Golfo Pérsico, que muestran una excesiva complacencia hacia el primer ministro israelí, Túnez y Argelia han señalado que cerrarán sus cielos al avión que llevaría a Benyamin Netanyahu a Marruecos.

Según el sitio web de noticias El-Nashra, que cita al Canal 13 de la televisión israelí, los gobiernos tunecino y argelino no permitirían que el avión que transporte a Netanyahu sobrevuele su espacio aéreo para dirigirse a Marruecos.

Algunos países, entre ellos Francia, EEUU, España, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, estuvieron presionando a Túnez y Argelia para convencerlos de que abrieran sus cielos al avión de Netanyahu, añade la fuente.

Argelia y Túnez habrían suscrito un “acuerdo común” para impedir que su avión sobrevuele sus territorios, según el semanario tunecino Akher Khabar y el canal Alg24. Según la Agencia ABNA), la oferta francesa de transportar al primer ministro israelí a bordo de un avión marroquí para eliminar cualquier sospecha también fue rechazada, dijeron los mismos medios.

La visita del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, a Marruecos estaba programada para marzo o abril, pero el gobierno marroquí ha pedido al régimen israelí que posponga la visita. Pero se ha encontrado, además de conla negativa argelino-tunecina con la de la propia población del Reino de Marruecos.

Numerosas organizaciones marroquíes han rechazado la visita a Marruecos de Netanyahu y han amenazado con protestas masivas en caso de que el primer ministro israelí llegue al país. El lunes, activistas marroquíes en contra de la normalización con Israel criticaron un informe reciente de The Times of Israel, que confirmaba que habría una “posible” visita de Netanyahu a Marruecos a finales de marzo.

El partido Justicia y Desarrollo también se opone a la “normalización”

El Partido Justicia y Desarrollo de Marruecos (JDP) rechazó los intentos de los países árabes y del Golfo de normalizar las relaciones con la entidad israelí, describiéndolos como “enanos, y su destino como el basurero de la historia”.

La líder del partido, Naziha Maarij, dijo en una entrevista exclusiva con la agencia de noticias Shehab que “las personas que normalizan las relaciones con la entidad sionista son enanos controlados por Estados Unidos y la entidad sionista, y su destino es el basurero de la historia como sus antecesores”.

Añadió que “la gente de Marruecos tiene un barrio en la Jerusalén ocupada que no abandonarán. Es un barrio que ha incluido eruditos religiosos marroquíes, mezquitas e historia antigua”.

Maarij, subsecretario general de la Unión Internacional de Eruditos Musulmanes dijo que “normalizar la usurpación de la ocupación israelí equivale al nivel de ‘haram’ (prohibido) porque conspira contra los militantes que han ofrecido todo para proteger nuestra fe y nuestra santidad”.

El académico y profesor de religión comparada agregó que “como mínimo, deberíamos boicotear a la brutal entidad sionista, rechazar sus bienes y abandonar las relaciones con ella. “Quien normalice la ocupación no es un musulmán, y es pecador en esta vida y será castigado en el más allá”.

El gobierno marroquí ha confirmado repetidamente en declaraciones anteriores que Rabat no tiene relaciones políticas o comerciales oficiales con “Israel”. A excepción de Jordania y Egipto, que han firmado acuerdos de paz con el estado ocupante, ningún país árabe ha establecido relaciones políticas, económicas o culturales formales con el estado invasor.

Israel ha estado llevando a cabo una importante campaña de normalización en los últimos meses, que ha visto a Netanyahu y otras figuras de la clase dirigente israelí visitar los estados del Golfo, incluidos Omán, Baréin y los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Si bien Israel y su principal aliado, EE. UU. han querido pintar estos esfuerzos como un paso positivo hacia la integración de Israel en la región, muchos se oponen a la iniciativa.

(Fuentes: Al Manar / Al Mayadeen / Hispan TV / Monitor de Oriente / ABNA)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *