Publicación estadounidense revela que el Ministro de Relaciones Exteriores saudí, Adel Al Yubeir, trabaja para el Mossad desde los 90

Un nuevo informe periodístico revela los vínculos secretos entre un alto funcionario de la Cancillería de Arabia Saudí y el servicio de inteligencia de Israel, el Mossad. Un artículo publicado recientemente por el sitio web estadounidense The Odyssey indicó que el actual Ministro de Estado para Asuntos Exteriores de Arabia Saudí, Adel al-Yubeir, ha mantenido contactos con los agentes de la inteligencia israelí, al parecer, desde la década de los noventa.

El informe, fundamentado en informaciones proporcionadas por el exagente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) Philip Giraldi, revela cómo el Mossad sostuvo su primer contacto con Al-Yubeir.

En un artículo firmado por la periodista británica Jemma Buckley, esta última afirma que la relación de Yubeir con la inteligencia israelí se remonta a los años 90 del siglo pasado, antes de escalar las filas para convertirse en el ministro de Exteriores.

Buckley dijo que ha realizado una importante investigación durante la cual ha recopilado la información sobre Yubeir en los últimos años. Uno de estas informaciones se refiere a la colaboración de Yubeir con Israel y sus vínculos secretos con el Mossad. Ella cita las declaraciones de la ex ministra israelí de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, quien reprendió al Mossad israelí por no haber evitado la salida de Yubeir del gabinete saudí. Actualmente es ministro de Estado para los Asuntos Exteriores.

Durante su investigación, logró reunirse con Philip Geraldi, un ex oficial de la CIA, que le hizo algunas revelaciones sensacionales, y le contó, entre otras cosas, cómo el Mossad estableció sus primeros contactos con Yubeir.

Conforme a Giraldi, el Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés) comenzó a monitorear a Al-Yubeir en 1990 mientras este se desempeñaba como portavoz de la embajada saudí en Washington, y unos años más tarde encontró unos documentos sobre los intentos del Mossad para reclutar al diplomático saudí.

Más investigaciones del FBI evidenciaron que una mujer llamada Kay Anne Matthews se acercó a Al-Yuiber cuando él estudiaba en la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad del Norte de Texas en 1981.

Matthews mantenía estrechos vínculos con conocidos traficantes de diamantes israelíes en EEUU y le presentó a destacados empresarios prominentes judíos. Durante un interrogatorio con el FBI en 1998, Mathieu reveló que la primera reunión entre Adel al Yubeir y el Mossad israelí tuvo lugar en octubre de 1995.

Debido a su relación sentimental con Mathieu y las deudas contraídas con estos hombres de negocios judíos en EEUU, Yubeir aceptó trabajar para el Mossad, dijo su ex novia. Después de esto, ella lo abandonó, a petición de la agencia de inteligencia israelí. Es más, el diplomático saudí se vio obligado a cooperar con el Mossad después de haberse enredado en relaciones amorosas con Matthews, así como por las grandes deudas financieras que había contraído con varios comerciantes judíos en EE.UU. Ella, por orden del Mossad, comenzó posteriormente a alejarse de Yubeir.

“En un interrogatorio del FBI realizado en agosto de 1998, Matthews reveló que la primera reunión entre Adel al-Yubeir y un agente del Mossad tuvo lugar en octubre de 1995”, indicó Giraldi. El informe resaltó, además, que estas evidencias muestran que las actividades del alto diplomático saudí estaban totalmente controladas por agentes del Mossad.

Jemma Buckley, autora del artículo, describió estas revelaciones como “la noticias de inteligencia más controvertida de los últimos 10 años”, la cual salió a la luz después de que la exministra de exteriores israelí Tzipi Livni reprendiera al Mossad por la destitución de Al-Yubeir de su cargo como canciller saudí.

Según la autora del artículo de ODYSSEY, algunas actividades de Yubeir dentro de la Embajada de Arabia Saudí le fueron encargadas en su totalidad por la inteligencia israelí. Se le instó, entre otras cosas, a forjar vínculos estrechos con ciertas agencias estadounidenses que posteriormente fueron investigados por el FBI.

Teniendo en cuenta la naturaleza de su trabajo, Al-Jubeir mantuvo estrechos vínculos con agencias estadounidenses a través de la embajada de Arabia Saudita, lo que pasó a ser motivo de una seria preocupación y sospecha para el FBI.

Giraldi proporcionó más información sobre el ascenso de Al-Jubeir en la escala social hasta llegar a ser quien movió los hilos de la política exterior de Arabia Saudita entre 2015 – 2018 y todo lo que se obtuvo se compilará en un libro una vez que finalicen las investigaciones.

En los últimos años, el régimen saudí ha suavizado gradualmente su postura hacia Israel, en una estrategia, según los analistas, para preparar a la opinión pública de sus pueblos y de otros lugares para normalizar las relaciones con Israel. También existen datos sobre que Arabia Saudí, pese a no reconocer oficialmente a Israel, ha estado cooperando secretamente con los sionistas durante años.

(Fuentes: Hispan TV / Al Manar / Al Mayadeen)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *