La mayoría poblacional en Okinawa dice NO a la reubicación de la base de EEUU. Pese a ello, el gobierno de Japón continúa con las obras

Una encuesta realizada recientemente revela que cada siete de diez residentes en la isla de Okinawa, bajo control del Estado japonés, es decir, el 67.7%, se oponen a la reubicación de la base militar de EE.UU.

La base de Futenma del Cuerpo de Infantería de Marina de EE.UU., que se encuentra actualmente en el centro de la ciudad de Ginowan, podría ser trasladada a la zona costera de Henoko, con menos población.

El sondeo realizado por la agencia local de noticias Kyodo y publicado el domingo tenía como objetivo conocer la opinión del pueblo ante la propuesta de traslado de Futenma por parte del Gobierno japonés. La propuesta se planteará en el referéndum previsto para el próximo 24 de febrero.

En el referéndum habrá tres opciones: sí, no o ninguna. Un 67,7% de los vecinos de Okinawa votarán en contra, mientras el 15,8 por ciento apoyarán la reubicación y el 13,1 por ciento de los encuestados respondió que “ninguna”.

Entre quienes rechazan la reubicación, casi el 40% también rechaza la presencia militar de EE.UU. en la isla, mientras el 55% de quienes apoyan la reubicación desean que los militares estadounidenses se alejen de la zona por los problemas de seguridad que crean.

Hace 22 años, Estados Unidos y Japón acordaron cerrar la base de Futenma, ubicada en una zona residencial, después de que tres miembros del personal de la base militar americana violaran a una niña japonesa de 12 años, lo que provocó manifestaciones masivas.

El Gobierno de Japón ha reanudado las obras a finales del pasado año  para reubicar una controvertida base militar de EE.UU. en Okinawa, provocando nuevas manifestaciones de protesta de la población local.

Fue entonces cuando  comenzaron a trabajar equipos pesados, incluidos camiones, grúas y tractores, en la zona costera de Henoko, cerca de Nago, para trasladar allí la base de Futenma del Cuerpo de Infantería de Marina de EE.UU., que se encuentra actualmente en el centro de la ciudad de Ginowan.

Despreciando la opinión de la población

“Solo puedo sentir una gran ira al ver esas obras, que ignoran los deseos de la población de Okinawa”, ha dicho en su reacción a la medida de Tokio el gobernador de Okinawa, Denny Tamaki.

La oposición a este proyecto se intensificó después de la elección de Tamaki como gobernador de Okinawa en los comicios del 30 de setiembre. Tanto él como otros predecesores han recurrido ante los tribunales y ante las autoridades municipales para intentar impedir la iniciativa, a pesar de que la Corte Suprema de Japón dio luz verde al traslado en diciembre de 2016. Tamaki ha convocado un referéndum para que la población de la isla opine al respecto.

La isla de Okinawa, ocupada por Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial y entregada a Japón en 1972, está considerada la base militar más estratégica de Washington en Asia, especialmente por su cercanía al mar del Sur de China.

La población de la isla ha organizado numerosas protestas en los últimos años contra la presencia de las bases estadounidenses. A pesar de representar solo el 0,6 % del territorio nacional japonés, Okinawa alberga a aproximadamente la mitad de los 50 000 militares estadounidenses desplegados en Japón.  Pese a ocupar solo el 0,6 por ciento del territorio de Japón, Okinawa alberga alrededor del 70% de las instalaciones militares de Estados Unidos en la nación asiática

El gobierno de Japón aseguró el pasado jueves en rueda de prensa que el referendo de la prefectura de Okinawa no afectará el plan gubernamental para reubicar una base militar de Estados Unidos dentro de ese territorio.

Durante su rueda de prensa diaria, el jefe del gabinete nipón, Yoshihide Suga, descartó que la consulta, prevista para el próximo 24 de febrero, cambie los planes de Tokio sobre del controvertido traslado de la unidad aérea en Futenma ocupada por los soldados estadounidenses.

Por su parte, las autoridades de Okinawa arrancaron con la campaña de cara al plebiscito, que si bien no es vinculante será un termómetro de la opinión pública acerca del controvertido traslado de los efectivos del Pentágono, señaló la cadena NHK.

Al respecto, Suga dijo que en general mantendrán los planes y labores para el movimiento del enclave militar a pesar de los resultados del referéndum. Todos los habitantes de esa sureña prefectura participarán en el la encuesta, promovida por el gobernador Denny Tamaki, y podrán escoger una opción entre las casillas ‘Sí’, ‘No’ o ‘Ninguno’.

El plan del gobierno japonés, en concordancia con un acuerdo con Washington, de trasladar la estación aérea hacia una zona menos poblada de la bahía de Henoko, en la propia prefectura mantiene enfrentados a los ejecutivos de Tokio y Okinawa desde hace varios meses.

(Fuentes: Prensa Latina / Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *