El Primer Ministro de la República de Irlanda, Leo Varadkar, se opone a un referéndum de reunificación porque “sembraría divisiones”

El Primer Ministro de Irlanda, Leo Varadkar, declaró el pasado sábado que un referéndum de reunificación del país, una consulta sobre la adhesión de la provincia británica de Irlanda del Norte a la República de Irlanda, solo serviría ahora para “sembrar divisiones”.

Leo Varadkar es miembro del partido conservador democristiano Fine Gael (La Familia de los Irlandeses) partido heredero de los partidarios del Estado Libre Irlandés que en los años veinte al pueblo irlandés aceptando y defendiendo mediante la fuerza la división del país y la subordinación a los brtánicos.

En el contexto de la quinta reunión del Foro Civil de Diálogo sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), el líder democristiano negó sea el momento para efectuar el referéndum, a pesar de que el proceso llamado Brexit, valoró, podría estar cambiando la situación política en la isla.

No obstante, Varadkar ratificó que su ejecutivo seguirá “velando por los intereses” de la ciudadanía de Irlanda del Norte (que puede tener la nacionalidad irlandesa y británica si así lo escoje), tanto “si hay acuerdo de salida (británica de la UE) como si no”.

“Pase lo que pase, sabemos que los norirlandeses tendrán derecho a la libre circulación por cualquier lugar de la UE. Es una pena que no sea así para los ciudadanos británicos”, agregó el jefe de Gobierno de la República irlandesa.

Medios de prensa locales destacan entre los participantes en el Foro al partido nacionalista Sinn Féin (Nosotros Mismos), tercera fuerza en el sur de Irlanda y segunda en Irlanda del Norte (primera entre los católicos), cuyo objetivo histórico es precisamente el de la reunificación irlandesa.

El pacto firmado por Reino Unido e Irlanda en Belfast, Irlanda del Norte, el viernes santo de 1998 (10 de abril) propició el cese de 30 años de conflicto en la zona e incluyó que el Gobierno británico puede convocar un plebiscito sobre el tema si ve una mayoría respalda abandonar la nación.

En criterio de analistas, el hecho de que el 55,8 por ciento del electorado norirlandés votara en contra del divorcio Brexit en 2016 y la inminente posibilitad de un ruptura sin acuerdo, modifican las condiciones de convivencia.

Reino Unido fijó el próximo 29 de marzo como fecha de inicio de la salida, sin embargo, existe gran incertidumbre tras el rechazo de enero pasado del Parlamento de Londres al acuerdo sellado con el bloque y el pedido de renegociaciones para evitar una frontera dura entre las dos Irlandas.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *