Miguel Moreno, un “tiburón” de los seguros privados que despidió 3.000 trabajadores de la sanidad manchega, nombrado para dirigir el SAS

A los andaluces les “ha tocado el gordo”, reconocen a ElPlural.com antiguos compañeros de Miguel Moreno Verdugo en la sanidad de Castilla-La Mancha, nombrado este martes director gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), perteneciente a la Consejería de Salud y Familias que dirige el exsenador del PP, Jesús Aguirre. Y dicen esto porque Miguel Moreno hizo gala de su segundo apellido y “sembró el terror” entre los trabajadores desde 2013 a 2015, “dos años que este hombre demostró tener pocos escrúpulos a la hora de poner de patitas en la calle a centenares de profesionales castellano-manchegos”, lamentan.

En tan solo dos años al frente de los recursos humanos del Sistema de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), Miguel Moreno se ganó a pulso ser el profesional “más odiado” por los celadores, médicos, enfermeros y administrativos, “ya que Cospedal lo fichó para que redujera las plantillas de la sanidad”, añaden, “reducción que provocó el colapso de la sanidad castellano-manchega poniendo en peligro, incluso, la salud de los ciudadanos, que denunciaron decenas de veces a la sanidad regional”.

Miguel Moreno Verdugo llegó a la sanidad de Castilla-La Mancha con un objetivo recogido en la llamada “Dieta Cospedal”, un devastador plan de recortes del que la sanidad no se pudo escapar. Tanto es así, que a los pocas semanas de llegar a la dirección general de recursos humanos, Verdugo ejecutó las órdenes de la entonces presidenta del Gobierno de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, poniendo en la calle a nada más y nada menos que 3.000 profesionales.

Pero no solo eso, si Cospedal hubiera ganado las elecciones de 2015, que afortunadamente para todos los castellano-manchegos perdió y tuvo que abandonar Castilla-La Mancha, su ejecutor y “verdugo” particular hubiera despedido a otros 3.090 médicos y enfermeros.

¿Quién es Moreno Verdugo?

Hasta hace unos días era director general de ¿Ciudadanía de la Diputación de Málaga? Y según parece es funcionario del Servicio Andaluz de Salud, pero su especialidad son los seguros privados de salud, profesión que desempeñó en la aseguradora DKV antes de hacerse con la dirección de los recursos humanos del Sescam manchego. Aterrizaje que despertó las protestas del PSOE, que en sede parlamentaria pidió conocer su contrato y sus retribuciones.

Y es que, según el PSOE, Miguel Moreno tenía también como función ejecutar los deseos de Cospedal de privatizar hasta cuatro hospital públicos de Castilla-La Mancha que, finalmente, no pudo llevar a cabo por falta de ofertas. Un proyecto truncado que en su momento fue denunciado por los socialistas por “la absoluta opacidad en el proceso de privatización de los hospitales públicos que quiere hacer Cospedal” y las “coincidencias cada más sospechosas entre los nombramientos como altos cargos de directivos provenientes de empresas privadas que pueden estar interesadas en esas misma privatizaciones”, en clara alusión al fichaje de Moreno Verdugo.

Pero no solo los socialistas sospechaban de este experto privatizador y “saneador” de plantillas profesionales, también los sindicatos lo tuvieron en su punto de mira desde el mismo momento que llegó a la sanidad de Castilla-La Mancha. Así las cosas, la Federación de Servicios Públicos de UGT CLM solicitaba en 2013 el cese de Miguel Moreno Verdugo como director de Recursos Humanos, por su “reiterada deslealtad institucional” en la ocultación de información en la negociación colectiva, “faltando a los principios de buena fe y voluntad negociadora”.

Por el mismo motivo anunciaban la impugnación por vía contencioso-administrativa de la Mesa Sectorial de Sanidad, en la que sin presentar los informes oficiales a los representantes de los trabajadores se iniciaba el proceso de extinción de 14 categorías profesionales y la amortización de 176 puestos de trabajo.

Por su parte, CC OO consideraba “inadmisible” las propuestas de Miguel Moreno Verdugo y su “postura inamovible sobre el modelo de gestión privada como única figura para poder abrir el nuevo hospital de Toledo”, se lamentaba en 2014 la secretaria general de la Federación de Sanidad de este sindicato, al mismo tiempo que acusaba al hoy director general de SAS de “no garantizar el mantenimiento de las condiciones laborales de los trabajadores”.

La pregunta, por lo tanto, se hace obligada: ¿Moreno Verdugo llega también a Andalucía a despedir médicos e intentar privatizar hospitales, como sucedió en Castilla-La Mancha?

(Fuente: andaluces diario / Artículo: L. Rodríguez)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *