Un muerto y al menos 70 heridos por disparos del ejército sionista en la Marcha del Retorno en Gaza y manifestaciones en Cisjordania

Al menos 32 palestinos han resultado heridos por disparos efectuados por soldados israelíes tras represión la represión efectuada por el ejército de ocupación sionista en la 45ª Marcha del Retorno del pasado viernes en la Franja de Gaza.

En el marco de la Gran Marcha del Retorno, movilización que se realiza cada viernes desde el 30 de marzo de 2018, en esta ocasión, la jornada de protesta fue realizada para expresar su respaldo a los presos palestinos que fueron llevados a cárceles israelíes, bajo el lema «Nuestros prisioneros no están solos».

El Ministerio de Sanidad de Palestina reportó este viernes que unas 32 personas resultaron heridas durante la 45° jornada de protesta contra la ocupación y el bloqueo de Israel al este de la Franja de Gaza, así como otras 19 en los territorios de la Cisjordania.

Además, indicó que el ejército israelí arrojó gases lacrimógenos, cuyos envases golpearon a los manifestantes que se encontraban en el lugar. El primer reporte precisó que al menos 19 personas resultaron heridas. El Ministerio detalló que entre los heridos se encuentran mujeres, paramédicos y periodistas.

Por su parte, el ejército israelí lo justifica afirmando que “unos 10 000 manifestantes” se habían concentrado en diferentes puntos a lo largo de la barrera que separa Israel de Gaza, lo que ponía en riesgo su seguridad.

Por otro lado, 14 palestinos heridos por represión israelí contra la paralela Marcha Naval que cada semana se organiza en la franja. La manifestación marítima contra la ocupación de Israel en Palestina congregó alrededor de 20 barcos de pescadores que se aproximaron a la zona del bloqueo israelí, pero fueron reprimidos por soldados israelíes que dispararon contra las naves llenas de personas. Además, decenas de palestinos se reunieron en la costa para manifestarse. El Ministerio de Salud palestino informó que el ejército de Israel arrojó gases lacrimógenos contra la protesta.

Como cada semana, por medio de estas marchas, los gazatíes intentan romper el asedio y reclamar el derecho de volver a sus tierras. También piden a los demás países del mundo, sobre todo a los países árabes, que detengan la normalización con el enemigo y apoyen al pueblo palestino.

Pese al aumento del uso de armamento letal por el régimen de Israel en contra de los manifestantes pacíficos y el incremento del número de mártires, los gazatíes están decididos a continuar con estas marchas hasta conseguir los objetivos por los cuales los mártires murieron luchando por su pueblo.

Por otra parte, tres estudiantes palestinos resultaron heridos con munición israelí, el jueves, en la aldea de Tuqu, al sureste del distrito de Belén, al sur de Cisjordania. Según fuentes locales, las fuerzas israelíes asaltaron la aldea de Tuqu y rodearon una escuela secundaria local, lo que provocó enfrentamientos entre las fuerzas israelíes y los estudiantes palestinos.

Las fuentes dijeron que las fuerzas israelíes dispararon municiones y bombas de gas lacrimógeno a los estudiantes para dispersarlos. Tres estudiantes recibieron disparos con munición real, mientras que docenas de otros sufrieron inhalación de gas lacrimógeno.

La Sociedad de la Media Luna Roja Palestina confirmó que sus equipos médicos transfirieron a tres palestinos, que sufrieron lesiones en el abdomen, la pelvis y las piernas, a un hospital cercano. También confirmó que dos de los tres estudiantes están en condición crítica.

15 palestinos habrían resultado heridos por disparos del ejército israelí después de que los enfrentamientos entre manifestantes y soldados estallaran en la ciudad de Al-Mughayyir al este de Ramala. “Alrededor de otros 25 sufrieron los efectos del exceso de gases lacrimógenos y fueron tratados en el lugar”, agregó la Media Luna Roja. Según testigos, al menos otros dos palestinos resultaron heridos por balas de goma disparadas por las tropas israelíes.

Todos los viernes, los palestinos organizan manifestaciones en Cisjordania para protestar por la política actual de Israel de construir asentamientos exclusivamente judíos en tierras palestinas robadas. Según los cálculos, unos 640.000 colonos judíos viven actualmente en 196 asentamientos (construidos con la aprobación del gobierno israelí) y más de 200 puestos de avanzada de los colonos (construidos sin su aprobación) en toda la ocupada Cisjordania.

Además, una adolescente palestina fue asesinada este miércoles por soldados israelíes tras recibir varios impactos de bala. Al respecto, las fuerzas de ocupación justificaron su acción al decir que la víctima había intentado “apuñalar a un grupo de ellos”.

El Alto Comité de la Gran Marcha del Retorno, órgano unitario coordinador de las mismas, ha instado a los Gobiernos y organizaciones árabes que reiteren su condena a los actos cometidos por Israel y que atentan contra los derechos del pueblo palestino. También hizo un llamado a que se mantuvieran firmes contra los continuos crímenes sionistas contra el pueblo palestino, así como acerca de la necesidad de brindar apoyo material y moral al  pueblo palestino.

En otra parte de su declaración, el Alto Comité pidió al Consejo de Seguridad y al Secretario General de la ONU «que asuman sus responsabilidades morales y legales para condenar y detener los delitos cometidos contra el pueblo palestino y acelerar los pasos hacia la remisión de todos los delitos a la Corte Penal Internacional». «Los muertos palestinos no son sólo estadísticas», declaran.

“La ocupación debe darse cuenta de que sus acciones contra la Franja de Gaza no nos impedirán continuar estas marchas populares”, sostuvo el miembro del Buró Político del Frente Democrático para la Liberación de Palestina, Talal Abu Zarifa.

Khaled al-Batch, líder de la Jihad Islámica, afirmó que las marchas del retorno continuarán hasta el logro de los objetivos, y responsabilizó directamente a la ocupación por mantener el asedio, lo que abre la puerta a una escalada peligrosa. Al-Batch convocó a los palestinos para que convirtieran a los sitios de ocupación en focos de lucha abierta.

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) detalló en un informe reciente que 254 palestinos han muerto y más de 23.600 fueron heridos desde el inicio de la Gran Marcha del Retorno hasta la actualidad.

(Fuentes: Al Manar / Al Mayadeen / Hispan TV / Monitor de OrienteSANA / AFP)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *