Catalunya: Los presos políticos trasladados a prisiones de Madrid para el inicio del juicio contra el derecho a decidir de los catalanes

Los presos políticos catalanes ya han sido trasladados a Madrid, cuando faltan diez días para que empiece el juicio político contra el 1-O y el derecho a decidir del pueblo catalán que, según ha anunciado el Tribunal Supremo comenzará el próximo 12 de febrero.

Un enorme dispositivo de seguridad de los Mossos d’Esquadra y de la Guardia Civil garantizó el traslado desde primera hora de la mañana hasta la tarde. Dolors Bassa y Carme Forcadell fueron las primeras trasladadas, desde el Puig de las Balsas y el Mas de Enric, respectivamente, a Can Brians II. En Los tres centros, había concentraciones de apoyo y solidaridad con las presas. Los siete presos de los Almeces empezaron el traslado más tarde, dado que la prisión del Bages es más cerca de Can Brians II. Antes del traslado, los presos escribieron los últimos mensajes antes de partir hacia Madrid.

El gobierno de la Generalitat recibió a los presos en el centro de Sant Esteve Sesrovires para despedirlos. Después de un consejo ejecutivo extraordinario, hizo una declaración institucional para denunciar la vulneración de derechos fundamentales y que el Supremo haga un ‘juicio a la democracia’. En una intervención en inglés, el presidente Quim Torra reclamó la atención de la comunidad internacional en el juicio,

A Can Brians II y durante el trayecto por la autopista, la gente respondió a la convocatoria de la ANC para apoyar a los presos políticos. Un video de la extensa comitiva que los acompañaba, tanto de policía como de motocicletas y coches que hacían sonar los cláxones en apoyo, se hizo viral.

En pleno traslado a Madrid, el Tribunal Supremo español hizo pública la interlocutoria de señalamiento, con la aceptación y refús de pruebas y testigos, y anunció oficialmente que el juicio empezará el martes 12 de febrero, después de muchas especulaciones y de haber jugado con la fecha con filtraciones a la prensa.

Entre los testigos aceptados hay Mariano Rajoy, Artur Mas, Íñigo Urkullu, Gabriel Rufián, Marta Pascal, Roger Torrent, Ada Coláis, Cristóbal Montoro, Soraya Sáenz de Santamaría, Enric Millo, David Fernàndez, Josep Lluís Trapero y Mireia Boya, además de heridos del 1-O. En cambio, ha rehusado que declaren Felipe VI, Carles Puigdemont, Noam Chomsky y Paul Preston, entre más.

El Supremo, no obstante, descartó de pleno la presencia de observadores internacionales a la sala. Lo habían pedido varias entidades y organizaciones de derechos humanos. Además, el tribunal del 1-O hacía befa de la petición de la defensa y argumentaba que el hecho que el juicio sea televisado permite que cualquier ciudadano sea observador.

La indignación por el traslado de los presos se gira contra la UE

Al atardecer, la ANC hizo una acción sorprendida con la ocupación de la sede de la Comisión Europea a Barcelona. La entidad desconvocó la movilización de los Jardinets de Gracia y convocó una protesta ante la sede de la Unión Europea, a la cual asistieron centenares de manifestantes indignados con el traslado de los presos políticos y el papel de la UE.

Allá, han dado a conocer una carta dirigida a Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, y Ferran Tarradellas, director de la Representación de la Comisión Europea a Barcelona. En la carta se denuncian la situación de los presos políticos desde hace un año y el juicio a los que quiere someter a partir del 12 de febrero.

La ANC ocupó ayer por la tarde la sede de la Comisión Europea a Barcelona. Veintiún miembros de la entidad entraron a la sede europea y se cerraron en el interior, donde aún permanecen, mientras decenas de personas taponaban la puerta del local para evitar jefa otra intervención. Los veintiuno miembros se han quedado toda la noche y todavía continúan en la sede.

El diputado de JxCat Francesc Dalmases también se ha unido a la concentración durante la noche. Según que explicó la presidenta de la entidad, Elisenda Paluzie, dieron a conocer una carta dirigida a Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, y Ferran Taradellas, director de la Representación de la Comisión Europea a Barcelona. En la carta se denuncia la situación de los presos políticos desde hace un año y el juicio a los que se quiere someter a partir del 12 de febrero.

En la carta, firmada por Paluzie, se hace un relato de los hechos que han tenido lugar desde la concentración ante la sede del Departamento de Economía del 20 de septiembre del 2017, y se califica las reacciones de los diferentes poderes del estado español como “violación grave de derechos humanos”. Paluzie hace un llamamiento a la CE porque active el artículo 7 del Tratado de la Unión Europea y prive el estado español de sus derechos de voto y de representación. “La credibilidad de la UE y de todo el proceso de integración europea está en juego”, cierra la carta Paluzie.

En declaraciones a los medios la misma Paluzie ha denunciado las vulneraciones de derechos fundamentales que ha habido desde el 1 de octubre del 2018, con el episodio de violencia policíaca. Ha considerado que un hecho así “no se puede producir en la Europa del siglo XXI” y ha considerado “decepcionantes” las declaraciones de Frans Timmermans, vicepresidente primero de la CE, que ha dicho que “los jueces tendrán que hacer su trabajo y los políticos no pueden interferir”. Paluzie ha considerado ‘preocupando’ que Europa tolere un juicio como este.

Además, la entidad convocó una concentración ante el edificio, a la esquina del Paseo de Gracia con Provenza. “Desde dentro de la Sede de la Comisión Europea de Barcelona dejemos bien claro que el derecho de autodeterminación es un derecho, no un delito!”, explicó el ANC en su canal de Telegram.

Miles de manifestantes respondieron al llamamiento de la entidad, que colgó una pancarta a la fachada que dice “La autodeterminación no es un crimen”. Los concentrados cortaron el Paseo de Gracia a la altura de la Pedrera.

En todo el Principado se hicieron también concentraciones, especialmente en las capitales de comarca. Unas dos mil personas se concentraron ante la sub-delegación del gobierno español a Girona, un millar de manifestantes protestaron a Tarragona y medio millar más en Lleida. A Barcelona, Arran y algunos CDR tiraron petardos, huevos y pintura en la sede de la fiscalía superior de Cataluña y al Departamento de Interior.

(Fuente: Vilaweb)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *