Líbano cumplirá dos años sin presidente del gobierno

El parlamento de El Líbano aplazó nuevamente la votación para elegir al presidente con lo que ya es un hecho que el país cumplirá este 25 de mayo dos años sin jefe de Estado.

La asistencia de sólo 41 de los 128 diputados convocados impidió el quórum necesario y llevó al presidente de la cámara, Nabih Berri, a fijar para el 2 de junio la que será la convocatoria 40 desde abril de 2014, semanas antes de que expirara el mandato constitucional de Michel Sleiman.

Según la ley electoral del hemiciclo, se necesita un mínimo de 64 legisladores para completar la mayoría y poder votar por el próximo mandatario de esta nación árabe sumida en una honda parálisis política, a pesar de haber iniciado el domingo el proceso de elecciones municipales.

De hecho, el canal televisivo MTV reseñó que los temas de conversación entre los parlamentarios presentes en la sede de la plaza Nehme, del centro de Beirut, se enfocaron en los resultados de los comicios municipales del domingo último en Beirut y la Bekaa, en lugar del tema presidencial.

En la convocatoria anterior concurrieron 53 diputados, pero los del bloque 8 de Marzo, que lidera el movimiento de Resistencia chiita Hizbulah (Partido de Dios), repitieron su boicot para presionar a los rivales de la alianza 14 de Marzo a votar por su candidato, el general retirado Michel Aoun.

Las disputas entre ambas coaliciones políticas y la interferencia de potencias regionales como Irán, aliado de Hizbulah, y Arabia Saudita, afín al movimiento Mustaqbal (Futuro), se mencionan como causantes principales de que la jefatura del Estado libanés continúe acéfala.

El impasse animó a distintas facciones, en particular los partidos cristianos, a presentar propuestas de enmiendas a la ley electoral e incluso a la constitución para hacer viables las sesiones de votación.

Una de las iniciativas pide que a los diputados que falten a tres convocatorias consecutivas se les revoquen sus derechos a votar por un jefe de Estado. Otra propuesta de ley aboga por reducir el quórum durante la tercera sesión electoral de dos tercios a una mayoría simple de legisladores.

Además de Aoun, líder fundador del Movimiento Patriótico Libre y jefe del bloque parlamentario Cambio y Reforma (CR), los otros dos contendientes a la presidencia libanesa son el jefe del movimiento Marada, Suleiman Franjieh, y el diputado de la Agrupación Democrática Henri Helou.

Si bien Franjieh es aliado de Hizbulah y compañero de Aoun dentro de la bancada 8 de Marzo, fue promovido para disputar el más alto puesto del país por el jefe de Mustaqbal y del 14 de Marzo, el exprimer ministro Saad Hariri.

Por lo mismo, el Partido de Dios anunció a comienzos de año que mantendrá el boicot electoral hasta tanto sea votado Aoun, quien cuenta incluso con el apoyo de Samir Geagea, jefe del partido Fuerzas Libanesas, quien fue la propuesta inicial de Hariri, pero declinó su nominación hace meses.

La mayoría de partidos cristianos rechazó la sugerencia de Hariri de nominar a Franjieh y coincidió con Hizbulah y Geagea en que Aoun es más apto para convertirse en presidente dada la dimensión de su bloque y su mayor influencia en la comunidad cristiana, de la cual debe salir el mandatario.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *