Granada: El bipartidismo se renueva. PSOE presenta una moción «para cerrar el paso a la extrema derecha» y PP otra «contra las actitudes antidemocráticas»

El bipartidismo coge velocidad de nuevo tras la llegada de Vox al Parlamento (no le pondremos el adjetivo de Parlamento «andaluz», porque nunca ha representado otros intereses que los de las oligarquías y sus franquicias partidarias). La llegada de la formación ultra está facilitando la vuelta al reparto de papeles entre los representantes de una pretendida «izquierda» que no es más que la izquierda del Régimen y los representantes de la derecha del Régimen, con algo más de dificultades por la dispersión en tres marcas distintas de su voto.

Ayer viernes en el pleno del Ayuntamiento de Granada se rechazó una moción presentada por el PSOE para «cerrar el paso a las fuerzas de extrema derecha en las instituciones» estableciendo «un cordón sanitario para que no lleguen al poder». Tal y como lo oyen. El mismo PSOE que viene organizando y celebrando la conquista de Granada cada 2 de enero para mayor disfrute de la ultraderecha. El mismo PSOE que ha aplicado durante casi cuatro décadas las políticas neoliberales que defiende la oligarquía (privatizaciones, despidos, venta de patrimonio público…). El mismo PSOE que abrió las puertas de las contrataciones en la Junta a una compañía de seguridad de reconocidos dirigentes de la ultraderecha como Levantina de Seguridad SL(pinchar aquí para ver). El mismo PSOE que es pura derecha.

La moción no salió adelante por los votos en contra de los 11 ediles del PP y la abstención de los 4 de Ciudadanos y de la concejala de Vamos Granada, Marta Gutiérrez, y la no adscrita, Pilar Rivas. Solo los 8 ediles socialistas, el de IU, Francisco Puentedura, y el otro concejal de Vamos, Luis De Haro-Rossi, han votado a favor. Este último debe estar un poco confundido al apoyar una moción de rechazo a la ultraderecha, porque es el mismo Luis de Haro-Rossi (se supone que portador de la legitimidad de Pablo Iglesias en Granada) que el pasado 2 de enero portó el pendón de Castilla durante los fastos que celebraban la conquista de nuestra ciudad. Mientras la bandera andaluza era retirada por las Fuerzas de Seguridad del Estado en la Plaza del Carmen.

Por otra parte, lo que sí ha aprobado el pleno del Ayuntamiento, por 15 votos a favor (11 del PP y 4 de Cs) y 12 en contra, ha sido una moción presentada por el PP rechazando «las coacciones» ejercidas por las movilizaciones que se celebraron, convocadas para rechazar al fascismo y contra la violencia machista, coincidiendo con el debate de investidura de Juan Manuel Moreno como presidente de Andalucía. La moción, que plantea el rechazo a las actitudes «antidemocráticas», recoge también instar al Gobierno español a que regule con la normativa necesaria «salvaguardar a las instituciones frente a cualquier coacción».

El Régimen del 78, y con él el Estado español vuelven a respirar tras la llegada de la ultraderecha a las instituciones. Vox blanquea al Régimen del 78, este blanquea al Estado español y todos al sistema de explotación capitalista. Aceptar este teatro como válido es una vuelta a un bipartidismo renovado, darle oxígeno al Régimen del 78 y al Estado español. Es asumir como una cuestión secundaria lo que debía ser la prioridad del movimiento obrero y popular andaluz: su propia emancipación como pueblo y como clase constituyéndose en República Andaluza.

Carlos Ríos para La Otra Andalucía

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *