Córdoba: Un joven denuncia una agresión policial e insultos por su ideología, durante su detención y en comisaría

Estado que presenta el joven

Francisco Calvo, un joven de 37 años, ha denunciado una presunta agresión policial, así como insultos por su ideología y amenazas ocurridas supuestamente en la Comisaría de la Policía Nacional de Campo Madre de Dios, adonde fue llevado después de que fuera reducido por “tres agentes” y de que uno de los cuales “le pegara un puñetazo en el ojo”, así como numerosas “patadas” y “golpes en la cabeza contra el suelo”, siempre según su testimonio.

Los hechos ocurrieron el pasado viernes por la tarde. Según la declaración, facilitada a CORDÓPOLIS por el propio denunciante, Calvo estaba en su domicilio con dos amigos cuando se asomó por la ventana y vio a tres agentes de Policía Nacional rodeando a su pareja, que estaba paseando a los perros. En ese momento, afirma haber salido al portal para interesarse por la situación y, mientras su pareja entraba en casa, él le dijo a los agentes que “tenían que hacer su trabajo, pero que no los registraran a ellos, porque ellos no eran unos kinkis, sino unos trabajadores”.

Siempre según el relato del joven, en ese momento, con él en la puerta del bloque -una casa patio en la que residen varias personas- uno de los agentes le pidió que saliera a la calle y Francisco se negó a hacerlo, por lo que el agente “lo agarró del brazo derecho”, aunque él consiguió zafarse y comenzó a correr hacia el interior del bloque. Antes de poder llegar a su vivienda, el denunciante dice que “le pegan un puñetazo en la cara” y se cae al suelo, y los agentes le propinan “numerosas patadas o golpes” en la pierna derecha, en el costado derecho y en la sien derecha, así como que “le cogieron la cabeza y se la golpearon contra el suelo varias veces”. La “agresión”, señala, continúa en la calle, en la Plaza de San Eloy, a la vista de varios testigos, y luego al de meterle en el coche policial.

En este punto, el declarante niega haber insultado o golpeado a los policías, como éstos afirman en su denuncia, si bien reconoce que puede ser que su tono de voz “molestara al agente”. También niega haber pegado “un fuerte golpe” en el antebrazo derecho ni haber “empujado la puerta” contra el policía, como refleja la denuncia policial. Los agentes han defendido que las lesiones “se las provocó Francisco al chocarse contra la puerta de su domicilio”, según ha explicado su abogada, que ha señalado que a Francisco Calvo se le imputa un delito de atentado contra la autoridad.

Francisco Calvo

Tras ser reducido y esposado, el joven es trasladado por otra patrulla al centro médico de Sector Sur. Allí, la facultativa que lo atiende refleja en el parte médico que el joven presenta contusión ocular, contusiones en cuero cabelludo en la sien derecha y rodilla derecha. También resalta que “la policía nacional que lo acompaña refiere que el paciente detenido ha provocado la situación”. El parte aclara, en cualquier caso, que las heridas producidas son producto de una agresión y no de un golpe contra una puerta. Francisco asegura, además, que “la doctora tuvo que llamar al orden a los policías porque no la dejaban hacer su trabajo”.

Una vez trasladado a comisaría, el viernes por la noche, Francisco relata que los agentes empiezan a “burlarse” de él. Empiezan a llamarle “podemita”, entiende que tras haber examinado sus perfiles en redes sociales, según asegura. Afirma que los agentes le hablan también de las redes sociales de su pareja, a la que, según le dicen, “pensaban denunciar por haber puesto un comentario en Facebook en el que se leía ACAB (acrónimo inglés de todos los policías son bastardos)”.

“Uno de los agentes me llega a decir ‘Vamos a limpiar España de escoria como tú’ y que él votaba a Vox”, relata el denunciante, que ha vinculado el trato vejatorio y las amenazas a su ideología política. Francisco insiste también en aclarar que, igual que los tres policías que le agredieron actuaron mal y se extralimitaron, hubo otros agentes en el transcurso de la situación que se portaron bien con él. “Yo solo quiero que esto no le ocurra a nadie más. Yo no soy un delincuente. Soy un joven normal, sin antecedentes”, proclama, todavía afectado por lo ocurrido.

Por su parte, el secretario general de la Coordinadora de Trabajadores de Andalucía (CTA), Francisco Moro, ha señalado que “es muy grave” que estos hechos ocurran en un país democrático, y ha pedido a la Subdelegación del Gobierno y al Ministerio del Interior que abra una investigación interna sobre estos hechos y depure responsabilidades.

La policía sostiene que se redujo al joven por “resistencia y desobediencia”

Por su parte, fuentes de Policía Nacional han sostenido que el joven fue detenido “por un atentado a un agente a la autoridad. Por resistencia y desobediencia”. Las fuentes ha aclarado que las intervenciones “no son contra nadie” y no se mide por cuestiones de “superioridad o inferioridad contra nadie”. Si bien reconocen que el joven no estaba armado, “si intenta agredir a un policía se intenta reducir con la fuerza que sea necesaria”.

Fuente: www.cordopolis.es

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *