Huelva: El Seprona detecta hasta 562 pozos y 146 balsas ilegales que esquilman el agua del Parque y el entorno de Doñana

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de la Comandancia de Huelva ha detectado 562 pozos o captaciones de aguas y 146 balsas carentes de documentación en el Espacio Natural de Doñana, “situación que fue puesta en conocimiento de la citada Confederación Hidrográfica”.

Son 708 puntos por donde se escapa el acuífero del que vive el humedal. Centenares de microtrasvases que van del subsuelo a las explotaciones agrícolas de regadío intensivo a base de fresas y frutos rojos que rodean el entorno natural. El servicio del Seprona ha informado a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

El SEPRONA “mantiene abierta una operación, por la que se sigue trabajando en la zona de Doñana para el control de los pozos ilegales y comprobación de las medidas cautelares adoptadas por los Juzgados de Instrucción de La Palma del Condado y de Moguer, que llevan las causas iniciadas. De igual forma se encuentran abiertas varias diligencias, llegándose a investigar en su día un total de 44 personas, tras el esclarecimiento de 130 supuestos delitos de distracción de aguas y 146 delitos relativos a la ordenación del territorio -delitos urbanísticos-“.

Para EQUO, esta situación es insostenible y se deberían redoblar los esfuerzos, con más efectivos y recursos, para asegurar que se cumple con la legalidad y con el plan de ordenación, evitando así un expolio de recursos naturales ante el que se ha hecho la vista gorda en demasiadas ocasiones y que amenaza con tener consecuencias irreversibles.

Por ello, el partido verde ha reclamado mayor celeridad en la gestión de los pozos ilegales que esquilman el acuífero de Doñana y que, pese a estar localizados, no son clausurados de manera efectiva. Así lo ha solicitado tras recibir contestación a una pregunta registrada por su diputado, Juantxo López de Uralde, acerca de las actuaciones que desde el Gobierno se están llevando a cabo para evitar el robo de agua en Doñana y los efectivos destinados a evitarlo, después de que organizaciones ecologistas presentasen informes en los que se ponía de manifiesto que el mismo se seguía llevando a cabo.

“No hay justificación alguna para permitir que la extracción ilegal de agua en Doñana continúe. Es urgente poner fin al expolio hídrico que sufre el Parque Nacional, al que el SEPRONA acaba de poner cifras” ha declarado López de Uralde.

1.700 balsas de riego acumulan el agua que debe nutrir Doñana

El entorno del Parque Nacional de Doñana está plagado de balsas de riego que alimentan la agricultura intensiva. Unas 1.700 láminas de agua, según la cartografía aérea elaborada por la organización WWF que considera que «el 80% es ilegal al no contar con los permisos». Estas balsas se llenan a base de «pozos ilegales», remacha la organización.

Una de las mayores amenazas oficialmente reconocidas sobre Doñana es el abuso que se hace del agua que debe mantener vivo el humedal. Es, de hecho, el motivo por el que la Comisión Europea ha abierto un expediente sancionador a España.

El Plan de Regadíos de la Corona Norte de Doñana –la guía que marca el límite máximo de la agricultura soportable– admite la presencia de unas 200 balsas por lo que la existencia de ocho veces más es un indicador de cómo se ha estado abusando de los recursos alrededor del parque. De hecho, WWF insiste que en «la  cartografía de la Junta sí aparecen más de mil balsas».

La agricultura de regadío alrededor del espacio protegido es una industria en auge. Los agricultores le atribuyen la generación de 80.000 puestos de trabajo y entre 290 y 300 millones de euros. La producción es de unas 280.000 toneladas de fresas. Incluso los regantes han solicitado al Gobierno andaluz que se revise el plan de regadío para incluir parcelas que habían quedado fuera de las hectáreas de cultivo permitidas.

La ONG asegura en su análisis que «al menos 112 balsas están en corredores ecológicos, 20 dentro de la Red Natura 2000, y 138 en la zona de máxima protección del Plan de la Corona Forestal de Doñana» para indicar que ha habido un «crecimiento caótico y descontrolado» de la agricultura en esta área.

El agotamiento de las aguas subterráneas que nutren Doñana

Doñana es agua. Aguas superficiales y aguas subterráneas, que dotan de vida un espacio único, en el que conviven 35 especies amenazadas y ejerce de eje migratorio de las aves que transitan cada año entre África y Europa. El abuso al que se ve sometido, a día de hoy, el acuífero que alimenta Doñana pone en peligro un espacio protegido que depende de esas aguas que fluyen bajo tierra. Así lo reconoce el último informe del Ministerio de Medio Ambiente sobre el Estado de los Acuíferos, al que ha tenido acceso eldiario.es.

categorías de riesgo: cinco en prealerta, seis en alerta y cinco en alarma. No se trata sólo de que, según los 272 sensores que hay repartidos por el espacio protegido, el nivel del agua subterránea está descendiendo, sino de que las lluvias no logran recargar el complejo entramado de acuíferos a la misma velocidad que la actividad agrícola de la zona extrae agua. Ni por escrito ni en sus contactos con las organizaciones ecologistas ocultan ya los técnicos de Medio Ambiente su preocupación.

El informe está fechado en abril de este año, pero ha salido a la luz tres meses después. Días después de que el Ejecutivo presionara en la sesión del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco para que el Parque Nacional de Doñana no fuera declarado oficialmente «patrimonio en peligro». El organismo de la ONU había criticado en un principio duramente la pasividad del Gobierno para atajar las amenazas a la marisma pero suavizó finalmente su postura.

En el informe final, la Unesco no duda en señalar que la sobreexplotación del acuífero es «un peligro potencial» para el espacio protegido. Aunque los grupos ecologistas lo denuncian desde hace tiempo, es ahora el propio Gobierno el que reconoce en la revisión elaborada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir que «el actual grado y modo de explotación de los recursos subterráneos en el acuífero detrítico, de mantenerse, comprometería su buen estado y el de los ecosistemas terrestres que de él dependen». Es decir: no es compatible el ritmo al que se extrae el agua con la supervivencia de la naturaleza.

Que el Parque Nacional de Doñana tiene un problema con la cantidad de agua que exige la presión humana que lo circunda no es un fenómeno sorpresa. La queja la han repetido diferentes organizaciones ambientalistas y está siendo investigada por la Comisión Europea. El fenómeno se ve agudizado por las fincas que no cuentan con permiso para regar y cientos de balsas que acumulan el agua que debería alimentar los ecosistemas.

El informe apunta directamente a la agricultura en el apartado dedicado al Sector Sur Villamanrique, en el extremo oriental del espacio protegido, ya que allí se encuentran «explotaciones agrícolas donde se practican importantes extracciones». Es una de las pocas menciones a una actividad económica en el punto de mira.

El documento del Gobierno evidencia que el grave estado de los acuíferos se refleja en que «tres de las cinco masas de agua subterránea que forman el sistema no alcanzan el buen estado cuantitativo», es decir, no tienen el volumen adecuado. Las masas de agua subterránea de Almonte, Marismas y La Rocina tienen una tendencia descendente y, por tanto, se encuentran en mal estado.

De hecho, el mismo informe pide que se revisen y cotejen «los derechos de uso del agua con los aprovechamientos existentes», para comprobar que se ajustan a lo permitido, al tiempo que propone un «incremento de la Guardería Forestal, apoyo a las técnicas de radiocontrol y teledetección con el fin de que los aprovechamientos se ajusten a los títulos y derechos de uso del agua».

El informe, de abril de 2017, indica que el estado general de la masa es de prealerta pero con un valor medio «claramente inferior» al del curso anterior. De modo que el volumen de agua «es peor  que a la que correspondería a un año pluviométricamente normal como ha sido 2015/16».

El análisis más en detalle explica que las masas de agua subterránea al norte de El Rocío, norte del Arroyo de la Rocina, la cabecera sur del arroyo y el sector comprendido entre Villamanrique y El Rocío padecen una situación de alarma. Están relacionados con «grandes extracciones para el regadío (…) lo que provoca un desequilibrio» entre recursos y utilización. En la zona del Abalario (uno de las zonas más afectadas por el reciente incendio forestal) la escasez no es achacada al uso agrícola sino a una «situación coyuntural que debe ser objeto de estrecho seguimiento».

Además de los sectores en alarma, otros seis están declarados en alerta, cuyos análisis resultaron en datos de volumen de agua «peor que la pluviometría» experimentada en la zona. Siete más reciben la calificación de prealerta ya sea por estar un poco peor de lo esperado o como estaba previsto.

Tan relacionado está la caída de los acuíferos y el abuso de agua que los técnicos subrayan que el sector subterráneo del sur del Arroyo de la Rocina es el que una mayor mejoría experimentó el curso pasado «probablemente relacionado con la retirada de la explotación de más de seis hm3 de derechos correspondientes a la finca de Los Mimbrales».

Según SEO-Birdlife, «la situación afecta de forma directa e indirecta a la reproducción y productividad de las aves acuáticas, como es el caso de la cerceta pardilla o el porrón pardo, hoy prácticamente desaparecidas dentro del parque nacional. Una situación que empeora año tras año». Los ecologistas exigen «el cierre urgente y definitivo de todas las explotaciones y extracciones ilegales, y dimensionar el sector agrícola  de tal manera que se asegure la conservación de un lugar declarado de interés general del Estado, estableciendo medidas para incentivar la reducción del consumo de agua».

La organización ecologista WWF ve «urgente detener el continuo crecimiento de la agricultura de regadío en la zona, y clausurar las más de 3.000 hectáreas de cultivos y más de 1.000 pozos ilegales que siguen secando el futuro del humedal más importante de Europa». También denuncian que la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía se «contraprograma a sí misma para que no se hable de los problemas del acuífero», al organizar «casi a la misma hora» la comisión que analizaba el mal estado del acuífero y una reunión con alcaldes del entorno de Doñana, para «decir que Doñana está bien según la Unesco, aunque no sea cierto».

Allí, el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, ha insistido en que están tomando medidas contra la sobreexplotación del acuífero, como el cierre de 300 pozos ilegales o el Plan de la Fresa, que siguen «impulsando», y que trata de poner en orden en una zona plagada de cultivos que extraen ilegalmente las aguas de Doñana. El consejero cree que la Administración está haciendo «lo que debemos hacer para superar ese reto, sin negar que ese problema está ahí».

WWF exige que el Gobierno central declare «en riesgo» el acuífero y y se apliquen así las medidas que prevé la Ley de Aguas: poner fecha a las actuaciones para recuperarlo, con un plan que incluya el cierre de todos los pozos ilegales y un control más estricto sobre las extracciones de agua en la zona».

Emilio Custodio, catedrático de hidrología subterránea de la Universidad Politécnica de Cataluña, sostiene en una publicación de 2008 que existe «un fuerte conflicto» entre la conservación del espacio protegido y «el crecimiento económico de la comarca». Según Custodio, «el deterioro sólo puede detenerse con una reducción significativa de las extracciones». En el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) apuntan a la ordenación de los regadíos. Carlos Mediavilla, responsable del IGME en Andalucía, ve urgente que se declaren ya «los cultivos ilegales» y «no se gaste más agua de la estrictamente necesaria, empleando técnicas de ahorro para dosificar el agua que necesitan este tipo de cultivos».

(Fuentes: Diario de Huelva / La Mar de Onuba / el diario.es)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *