El parlamento macedonio aprueba una enmienda constitucional para cambiar el nombre a República de Macedonia del Norte

El Parlamento de Macedonia, hasta ahora Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), ha aprobado los cambios en la Constitución necesarios para que el país se llame Macedonia del Norte, tal como acordó con Grecia para cerrar una disputa abierta durante más de un cuarto de siglo.

Según las informaciones recogidas por la agencia macedonia de noticias Makfax, la votación se ha saldado con 81 votos a favor, de un total de 120 parlamentarios. El opositor VMRO-DPMNE, que rechaza el acuerdo con Atenas, ha boicoteado la votación. El primer ministro macedonio, Zoran Zaev, necesitaba una mayoría de dos tercios en el Parlamento para sacar adelante varias enmiendas constitucionales, incluida una que rebautiza al país.

La sesión comenzó el miércoles por la noche seis horas después de lo previsto, pero fue aplazada rápidamente mientras Zaev se esforzaba por lograr el respaldo de los diputados opositores al acuerdo. La clave es un pacto con el pequeño partido albanés BESA, que quería un mayor reconocimiento. Retrasos similares marcaron la votación el pasado octubre que inició el procedimiento para cambiar la Constitución, también con una mayoría de dos tercios.

Zaev acordó el cambio de nombre con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, el pasado mes de junio (foto adjunta). En virtud del acuerdo, una vez Skopje cimente el cambio de nombre con las enmiendas constitucionales, Tsipras deberá lograr la ratificación del acuerdo en el Parlamento griego. Zaev y Tsipras han afrontado una dura oposición al acuerdo que han firmado dentro de sus países.

El llamado Acuerdo de Prespa busca poner fin a la histórica disputa entre Atenas y Skopje por el nombre de Macedonia. Los griegos acusan a sus vecinos del norte de querer robarles la identidad e incluso territorio de su antigua provincia con ese nombre. En virtud del acuerdo, Grecia dejará de bloquear la entrada de Macedonia en la OTAN y otros organismos internacionales y permitirá que inicie las conversaciones de adhesión a la UE.

Los primeros ministros de Grecia y Macedonia, Alexis Tsipras y Zoran Zaev, firmaron el pasado mes de junio el histórico acuerdo sobre el cambio de nombre de la que hasta ahora era la Antigua República Yugoslava de Macedonia.

“No podemos cambiar nuestra geografia o historia. Pero podemos dar forma a nuestro futuro. ¡Y será un futuro europeo común de respeto mutuo, comprensión y amistad!”, publicó con tal motivo el ministro de Exteriores macedonio, Nikola Dimitrov, en su cuenta de Twitter.

El acuerdo firmado por los primeros ministros de Grecia y Macedonia, Alexis Tsipras y Zoran Zaev, respectivamente, en el lago Prespa, simbólicamente situado en esta región fronteriza con Grecia, Macedonia y Albania.

El pacto, sin embargo, no ha estdo exento de polémica. En Grecia el Gobierno de Tsipras ha tenido que superar una moción de censura, mientras que en Macedonia el presidente del país prometió bloquear el acuerdo.

En el discurso pronunciado en el acto del lago Prespa, Tsipras defendió como “estéril” la disputa que Atenas y Skopje mantienen durante años. Según él, el acuerdo es “patriótico y mutuamente beneficioso”. Zaev, por su parte, resaltó que era “una fecha histórica». La suscripción del acuerdo, según él, “mueve montañas. No ha sido fácil, pero el futuro común vale la pena”.

(Fuente: naiz info)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *