Huelva: El Consejo de Doñana detecta el mal estado de las aguas, así como un rebrote del uso de veneno y las matanzas de linces a tiros

El último pleno del año del órgano participativo de Doñana celebrado en 2018 ha pasado desapercibido ante el cambio de Gobierno que se barrunta en la Junta de Andalucía y que tras la formación de la Mesa del Parlamento Andaluz parece no tener vuelta atrás.

Con un consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, en funciones y unos alcaldes pendientes de los resultados electorales del próximo 26 de mayo, las conclusiones del cónclave ecosocial, empresarial, administrativo y político que tiene por objetivo velar por la Reserva de la Biosfera ha enviado una serie de serias advertencias de cara a 2019.

Un año por cierto en el que se conmemoran los 50 años de fundación de la denominada joya medioambiental europea, mimada y vigilada desde Bruselas y el Parlamento y desde la Unesco y sometida a una estricta legislación medioambiental comunitaria.

A falta de conocer el informe anual, han trascendido los datos facilitados por las organizaciones conservacionistas Ecologistas en Acción y WWF. Sus portavoces, Juan Romero y Juan José Carmona respectivamente han comentado el recrudecimiento de algunas de las amenazas observadas durante los últimos años.

Para Carmona, “el Consejo reconoce abiertamente el mal estado de las masas de agua de La Rocina, Almonte y Marismas, que no podrá ser revertido en los plazos previstos y ya se anuncia su próxima declaración como masas en riesgo de no alcanzarse un buen estado cuantitativo”.

Romero asegura que la reunión deja patente la sobreexplotación del acuífero que nutre el Parque Nacional, la persistencia del uso del veneno y la matanza de linces con armas de fuego. Extremos que preocupan en el seno de la Comunidad Europea y también ocupan a Fuerzas de Protección de la naturaleza como el Seprona de la Guardia Civil.

Respecto a la planificación para el año 2019, la organización Ecologista reitera “la necesidad de cancelar definitivamente el proyecto de almacenamiento de gas natural bajo el acuífero apostando por la energía limpia y la recuperación de los sistemas hídricos de la marisma del Guadalquivir, garantizando la cantidad y la  cantidad del agua en Doñana”.

Ecologistas en Acción valora que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir reconozca la situación real del acuífero de Doñana, que lamentablemente pasa “por declarar en situación de sobreexplotación tres de las cinco masas de agua en las que se ha dividido la Unidad Hidrogeológica”.

Según ha recordado Juan Romero, en la reunión se ha puesto de manifiesto que “el problema del uso de veneno en el medio natural no está erradicado en Doñana habiendo aparecido varios casos de milanos muertos por esta causa”.

El representante de la organización ecologista en el órgano de participación, Juan Romero, en relación a la conservación de especies protegidas, lamenta que “de una población de 88 linces, han muerto 13 durante el 2018, de ellos seis por atropello y uno en manos de pistoleros, ya que fue como consecuencia de un disparo y además se intentó ocultar enterrando el cuerpo, con más de 100 perdigones, en un coto de caza de Bollullos del Condado”. El animal fue encontrado junto a los cuerpos de varios perros y otras especies. Precisamente poco antes de acabar el año era abatido y tiroteado otro lince, de nombre Marvel, en la zona cordobesa de Guadalmellato. Fue encontrado con más de 300 perdigones producidos por «disparos a bocajarro» de escopeta.

La conmemoración del 50 aniversario de la creación de Doñana es una fecha clave apuntada en el calendario ecologista europeo. Por eso han presentado una serie de medidas para hacer frente a las amenazas presentes y futuras que se ciernen sobre la Reserva de la Biosfera.

Ecologistas pretende la cancelación definitiva del proyecto industrial de almacenar gas natural en el subsuelo y apostar por el fomento de las energías limpias. Esta por definir en este sentido la postura del nuevo Gobierno andaluz con el asunto gasista, una vez conocidas las discrepancias mantenidas en el seno del anterior Gobierno regional y Central además de los constantes cambios de criterio en este sentido.

La recuperación de la funcionalidad del humedal transformado y sus sistemas hídricos en las marismas y el estuario del río Guadalquivir; no volver a poner en riesgo la integridad del humedal, manteniendo tanto la cantidad de las aguas como su calidad, tanto subterráneas como superficiales, no autorizando ningún proyecto de ingeniería hidráulica en el Guadalquivir también forma parte de sus propuestas más urgentes de afrontar.

Además, desde la organización conservacionista quieren evitar las posibles amenazas de vertidos como los de hidrocarburos y los de explotaciones mineras, para garantizar el mantenimiento de la calidad de las aguas. Está claro que no gusta el proyecto de reapertura de la mina de Aznalcóllar, causante del gran vertido del Guadiamar que anegó toda la comarca extramuros del Parque de lodos tóxicos mineros.

Llevar a cabo la necesaria ampliación del área marina incluyendo la franja marítima en el espacio protegido y garantizar la conectividad de Doñana mediante corredores ecológicos que unan zonas de dispersión de especies para fomentar su diseminación y asegurar el intercambio genético también son propuestas incluidas en el documento elaborado por Ecologistas en Acción.

Los nuevos tiempos políticos que soplan en Andalucía llevan a Ecologistas a hacer hincapié en “la importancia de seguir trabajando en pro de la conservación, mejora y protección de este espacio protegido, internacionalmente reconocido por su riqueza y exclusividad”. Y advierte que si quedara a merced de intereses partidistas “entraría en una deriva involucionista y destructiva”.

(Fuente: Diario de Huelva / Autor: Rafael Moreno)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *