Brasil: el nuevo Gobierno impondrá recortes sociales

El ministro interino de Hacienda de Brasil, Henrique Meirelles (a la izquierda en la foto adjunta), afirmó que no les preocupan las protestas que esas decisiones podrían generar porque “no podemos agradar a todos”.

A solo un día de que Michel Temer asumiera la presidencia interina de Brasil, tras la aprobación en el Senado del juicio político en contra de la presidenta Dilma Roussef, los miembros de su Gabinete interino empezaron a presentar las medidas que implementarán.

Este pasado viernes el ministro interino de Hacienda, Henrique Meirelles, asomó en rueda de prensa las decisiones económicas que planean llevar a cabo. Afirmó que las medidas serán consistentes, no se revertirán y serán realistas. Asimismo, señaló que se pondrán límites de gastos del Gobierno Federal y reducirán “considerablemente el tema de los subsidios”.

El discurso se centró en cuestionar las políticas sociales ejecutadas por Rousseff, quien fue electa por 54 millones de personas y en su gestión priorizó la inversión pública con más de 5 programas.

Meirelles afirmó que la poca inversión llevó al desempleo y por ende a la disminución de la capacidad de oferta en la economía. Sin embargo, entre los gobiernos de Lula y Rousseff se crearon más de 20.8 millones de puestos de trabajo y se logró el ascenso social de 40 millones de brasileños a la clase media.

El ministro del gobierno interino justificó la aplicación de las medidas al señalar que la deuda pública del país es negativa y está aumentando. Pero desde que la mandataria estuvo al mando del Estado aplicó todas las estrategias para disminuirla sin afectar la inversión social y logrando el crecimiento de las reservas internacionales que durante los últimos años se dispararon hasta alcanzar los 370 mil millones de dólares en 2015.

También, el año pasado Brasil cerró con cerca de 65 mil millones de dólares provenientes del mercado extranjero y logró mantenerse en el grupo de los 10 países que reciben las inversiones más productivas.

El representante del gobierno interino adelantó que una de las reformas que llevarán a cabo será la de seguridad social porque, por ejemplo, indicó que es más importante garantizar que la persona reciba su jubilación que el valor de la misma. Igualmente pretenden aplicar la reforma en el trabajo para “aumentar la productividad de la economía brasileña”.

En las últimas semanas antes de que se concretara el golpe de Estado en su contra, Rousseff lanzó el Plan Agrícola y Ganadero 2016-2017 con una inversión de 202 mil 800 millones de reales, unos 57 mil 940 millones de dólares para dinamizar la producción y la economía.

Al ser consultado sobre las protestas que podrían generar estas medidas, Meirelles respondió que no hay ningún tipo de preocupación porque eso es normal. “La gente puede protestar contra lo que les parece que es incorrecto e interfiere en sus intereses (…) No podemos agradar a todos, todo el tiempo”, manifestó.

Ya en una entrevista concedida a la televisión local, el ministro interino dijo que había que recortar los gastos públicos porque los ingresos estaban siendo muy pequeños y, por tanto, había que hacer recortes, informó la corresponsal de teleSUR en Brasil, Adriana Robreño.

.(Fuente: LibreRed)

Temer revoca la construcción de 11.250 viviendas sociales

El Gobierno del presidente interino de Brasil, Michel Temer (a la derecha en la foto adjunta), canceló este la construcción de 11.250 viviendas del ‘Minha Casa, Minha Vida’ (Mi Casa, Mi vida), uno de los programas destacados del Gobierno del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva y la gobernante suspendida, Dilma Rousseff.

El ministro de Ciudades, Bruno Araújo, revocó una decisión emitida por Rousseff que autorizaba al banco público Caixa Federal a contratar la construcción de hasta 11.250 viviendas para el programa “Minha Casa, Minha Vida”, según un comunicado.

El documento fue publicado en el Diario Oficial el pasado 11 de mayo, días antes de que Rousseff fuera suspendida de su cargo por el Congreso con el fin de iniciar un juicio político con miras a su destitución.

El ministerio precisó que se trata de una “medida cautelar” pues, a su juicio, la contratación de nuevas viviendas “fue firmada y publicada en los últimos días del Gobierno anterior y sin los recursos necesarios”.

El Gobierno de Rousseff intensificó las medidas de carácter social los últimos meses antes de ser suspendida de su cargo con el fin de tender la mano a sus bases, a las que había desencantado con la aplicación de medidas de ajuste fiscal.

En una de sus últimas intervenciones públicas, el pasado 1 de mayo, Rousseff también anunció un reajuste del 9 % en la asignación del Bolsa Familia, el programa del Gobierno de lucha contra el hambre, y un ajuste del impuesto sobre la renta que beneficia a los asalariados.

(Fuente: El Mundo)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *