Miles de personas se manifiestan en Belgrado contra el gobierno de Vucic convocados por la opositora Alianza por Serbia

Este sábado 29 de diciembre miles de personas, 50.000 según sus organizadores, salieron a las calles de Belgrado en una marcha pacífica por el centro de la capital serbia contra el presidente del país, Aleksandar Vucic, y el Partido Progresista Serbio, que está en el poder, pese al frío y las fuertes nevadas, para protestar contra, la represión del gobierno del presidente Aleksandar Vucic y su coalición hacia la oposición y los medios de comunicación.

Piden soluciones aunque, de momento, tampoco creen que unas elecciones sean la respuesta. «Participar en las elecciones sería un acto de traición hacia el pueblo serbio. No habrá elecciones hasta que el gobierno verifique el censo, hasta que quite a los fallecidos. No habrá elecciones bajo estas condiciones», apunta el activista Dusan Teodorivic.

Esta protesta, que se produce por segundo fin de semana, es el primer signo importante de malestar tras las ocurridas en la primavera de 2017 cuando miles de jóvenes se manifestaron durante semanas contra la victoria del actual presidente en las elecciones. El desencadenante, esta vez, es la agresión en noviembre de uno de los jefes de la oposición a manos, dicen, de seguidores de Vucic, algo que las autoridades niegan.

La marcha recorrió el centro de Belgrado pasando por las principales instituciones del Estado serbio, como el Parlamento, varios edificios del Gobierno y también la televisión estatal RTS, acusada por los manifestantes de parcialidad a favor del Gobierno y el presidente. Gritando eslóganes contra el gobierno, la presidencia y la policía serbia, los manifestantes llevaron pancartas con eslóganes contra el jefe de Estado como «Tu tiempo terminará» o «Vucic ladrón».Exigieron las libertades de los medios de comunicación, el fin de los ataques contra periodistas y políticos de la oposición.

La marcha fue organizada por la Alianza por Serbia, una coalición de grupos opositores formado por 30 partidos y organizaciones, dicen que Vucic es un autócrata y su partido es corrupto, algo que los líderes del partido gubernamental niegan con vehemencia.

En una entrevista con el estudio gubernamental TV B durante la protesta, Vucic dijo que estaba listo para discutir las demandas de la oposición. “Estoy listo para ver qué causa la disidencia de la gente”, dijo, luego de ser abucheado por un grupo de manifestantes cuando ingresó al edificio de la estación de televisión.

Vucic sugirió anteriormente que estaba dispuesto a probar la popularidad de su partido en una votación rápida, aunque Vuk Jeremic, un ex ministro de Relaciones Exteriores y el jefe del pequeño Partido Popular, parte de la alianza, dijo que la oposición boicotearía cualquier elección. “No habrá elecciones legítimas en Serbia con la participación de la oposición hasta después de que se creen las condiciones normales para la elección y la vida”, dijo Jeremic.

Según una encuesta realizada por el organismo de control de elecciones CESID con sede en Belgrado en octubre, el SNS de Vucic cuenta con el respaldo del 53.3 por ciento del electorado, mientras que otros partidos se están quedando muy atrás.

Si la oposición se presentara como una alianza, en lugar de partidos individuales, podrían contar con alrededor del 15 por ciento de los votos. Su participación conjunta en una votación aún no se ha acordado y hasta el momento solo están unidos en su animosidad a Vucic y su partido. La coalición gobernante liderada por el SNS tiene una cómoda mayoría de 160 diputados en el parlamento de 250 escaños. Las próximas elecciones nacionales están previstas para 2020.

Las principales protestas de la oposición han sido relativamente raras en Serbia desde el malestar popular que derrocó al ex hombre fuerte Slobodan Milosevic en 2000. La mayoría de los actuales líderes de la oposición sirvieron en sucesivas coaliciones pro-occidentales que lideraron Serbia entre 2000 y 2012 cuando SNS formó una coalición con los socialistas de Milosevic y llegó al poder.

Miles de personas ya se habían manifestado el psado sábado 8 de diciembre en el centro de Belgrado para condenar el ataque sufrido por el político Borko Setefanovic, dirigente del partido Izquierda Serbia, en la oposición, y cómo esta última, pedir cambios en la política del presidente Aleksandar Vucic y su Partido Progresista Serbio.

«Paremos las camisas sangrientas» ha sido el lema elegido para la manifestación. «La lucha pasa por gritar bien alto contra este régimen asqueroso y enfangado», ha argumentado ante los asistentes una de las cabezas visibles de la protesta, el actor Branislav Trifunovic.

Manifestación en Belgrado para protestar por el ataque al político opositor Borko Setefanovic

Esta marcha, como la del pasado 29, fue convocada por el ex alcalde de Belgrado Dragan Djilas, líder de la Alianza por Serbia, que ya ha anunciado una nueva convocatoria de manifestación para el próximo sábado día 5 de enero.

(Fuentes: Reuters / euronews / AP / Rusia Today – RT)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *