Israel: la coalición de Gobierno dirigida Netanyahu anuncia la disolución del Kneset y la celebración de elecciones anticipadas

Los jefes de la coalición de gobierno de Israel, que encabeza el primer ministro Benjamín Netanyahu, anunciaron este lunes la convocatoria de elecciones generales para el 9 de abril de 2019. Los comicios se celebrarán meses antes de la fecha prevista para el fin de la actual legislatura, que es el próximo mes de noviembre, cuando estaban previstas las nuevas elecciones.

Esta decisión se ha tomado cuando la coalición en el poder sólo dispone de un escaño de mayoría en el Parlamento tras la dimisión, el mes pasado, del ministro de Defensa y jefe del partido ultranacionalista Israel Beiteinu, Avigdor Lieberman.

El primer ministro argumentó ante los líderes de la coalición que «si es tan difícil (aprobar leyes bajo la actual conformación legislativa), necesitamos nuevas elecciones», con el objetivo de buscar una mayoría más amplia, reportó el portal Haaretz.

«Dada nuestra responsabilidad nacional y presupuestaria, los líderes de los partidos de la coalición decidieron, por unanimidad, disolver la Knesset (Parlamento) e ir a nuevas elecciones a principios de abril, después de un mandato de cuatro años”, señaló la coalición gubernamental de los cinco partidos que la compone en un comunicado conjunto.

Igualmente, la coalición gubernamental destaca en su comunicado su compromiso de que ninguno de los cinco partidos dejará el gobierno y que “la asociación en la Knesset y en el gobierno continuará durante las elecciones”.

Los comicios, que en su momento Netanyahu consideró «innecesarios e irresponsables» se celebrarán meses antes de la fecha prevista para el fin de la actual legislatura en noviembre de 2019. Sin embargo, «la coalición en la Kneset y en el gobierno continuará durante las elecciones», resalta la nota oficial.

Netanyahu, en el poder desde hace diez años, es el favorito según las encuestas. «La coalición actual constituye el corazón de la próxima. Vamos a pedir un mandato claro a los electores para continuar dirigiendo el país con nuestra política» afirmó Netanyahu, en su primera declaración tras el anuncio.

La oposición de centroizquierda llega dividida a la cita. El principal partido de la oposición «Unión sionista» saludó el anuncio de elecciones. El dirigente del partido laborista, principal facción dentro de la Unión, Avi Gabbay afirmó que las elecciones se jugarían entre Netanyahu y él. Por su parte, la líder opositora Tzipi Livni alertó de que «Netanyahu intentará destruir lo que queda de la democracia israelí y estaremos ahí para impedirlo».

Tras la controversia sobre la gestión de la violencia en la frontera de la franja de Gaza, sus rivales deben tratar de socavar su condición de «Sr. Seguridad», que ha contribuido en gran medida a su popularidad entre el electorado.

La convocatoria de elecciones llega después de una crisis gubernamental en Israel ocasionada por un proyecto de ley que busca aumentar el reclutamiento para el servicio militar obligatorio entre los judíos ultraortodoxos. Este provocó una división dentro de la coalición de Gobierno.

Netanyahu convocó el voto de la polémica ley que fue rechazada por los sectores religiosos, que también forman parte de la coalición de gobierno, para el 7 de enero y el partido Yesh Atid, encabezado por Yair Lapid, dijo después del anuncio que su partido, uno de los principales socios de la coalición, votaría en contra. Lapid señaló al primer ministro por rendirse ante «la población ultraortodoxa porque le tiene miedo».

La coalición había quedado debilitada en noviembre, con una mínima mayoría de 61 escaños en una Cámara de 120, luego de la salida y renuncia a su cargo del ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, por diferencias con el Gobierno de Netanyahu, pues consideraba necesario realizar una gran operación militar en Gaza.

En este contexto, el jefe del partido Yisrael Beytenu, Avigdor Liberman, fue el primero en emitir una respuesta a las elecciones anticipadas convocadas para abril. “Felicito a los jefes de la coalición por su decisión de ir a elecciones anticipadas”, dijo el ex ministro de Defensa, quien renunció el mes pasado, en un comunicado. “Para la nación israelí, lo más importante es un gobierno nuevo y estable”, agregó.

Netanyahu corre además el riesgo de ser imputado por «corrupción» en tres casos, tras una recomendación de la policía en ese sentido. Aunque sea imputado, el líder conservador no tiene obligación legal de dimitir por el momento. Solamente tendría que hacerlo si fuera condenado, y todas sus apelaciones hubieran fracasado.

La decisión de celebrar elecciones anticipadas tiene lugar también cuando la Fiscalía debatió imputar a Netanyahu por varios casos de corrupción que le han imputado desde hace meses a pesar de que él niega responsabilidad alguna. No obstante, medios israelíes han informado de que la fiscalía no hará pública su decisión sobre la posible imputación de Netanyahu hasta después de que se celebren los comicios en abril. En todo caso, una imputación no impediría que siguiera al frente del Gobierno porque la ley no le exige dimitir y él, que mantiene su inocencia, aseguró que no dimitiría.

(Fuentes: agencias AFP / Reuters / AJN / Infobae)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *