El lado oculto de la “mejoría económica” que difunde el PP

El Gobierno del PP, como era de esperar, ha tirado de buenos números, maquillando las cifras para poder sacar pecho. Pero la realidad bajo esos números es realmente gris. Valga este dato para reflejar cómo está el empleo en nuestro país en estos momentos: la duración media de los nuevos contratos que se realizaron en 2015 es de 53 días, menos de 2 meses. ¿Cómo lograr una estabilidad económica en las familias así?

La duración media de los nuevos contratos laborales se situó en 53,3 días en 2015, menos de 2 meses, frente a los 64,3 días registrados como promedio en 2010 antes de que entraran en vigor las reformas laborales del PSOE en 2011 y del PP en 2012.

Además, uno de cada 4 nuevos contratos que se firmaron en 2015, el 28,1%, tuvo una duración menor inferior a 7 días, mientras que hace 5 años sólo representaban el 6%, y ocho de cada diez, hasta 1,5 millones de contratos.

Así lo indica un informe elaborado por la Federación del Metal, Construcción y Afines de UGT (MCA-UGT), que denuncia que la proliferación de nuevos contratos durante el pasado año lo que en realidad es “un reparto forzoso del empleo y del tiempo de trabajo”.

“Lo único que sí han conseguido las reformas es acabar con la dualidad del mercado de trabajo generalizando la contratación temporal y el empleo precario”, añade.

El informe se centra en dos sectores especialmente castigados por la temporalidad: la industria y de la construcción. Sobre el primero, recuerda que los contratos han crecido el doble en los últimos cinco años -de los casi 900.000 contratos en 2010 a los cerca de 1,9 millones en 2015-, pero duran la mitad.

Con datos del Ministerio de Empleo, MCA-UGT señala que la duración media de estos contratos es de 57,7 días, frente a los 137,7 días que tenían de media en 2010. Aún más, el sindicato especifica que la mitad de los contratos realizados en la industria en 2015 duraron poco más de un mes (38,3 días).

Según MCA-UGT esta mayor “precarización” se percibe también en un incremento de más del doble de los contratos temporales en la industria, desde los 706.989 contratos en 2010 a los casi 1,9 millones en 2015.

Para cerrar el capítulo del sector industrial, la organización denuncia también que este año se han más que duplicado los contratos de obra y servicio (581.574) respecto a 2010 y casi se han triplicado los eventuales por circunstancias de la producción (983.226), mientras que la duración media de los mismos ha caído un 35,8% y un 55%, respectivamente.

“La mitad de los contratos realizados en la industria en 2015 fueron bajo la figura de eventuales por circunstancias de la producción y tuvieron una duración media apenas superior al mes”, remacha el informe.

En lo que se refiere al sector de la construcción, caracterizado por su elevada temporalidad fruto del sistema productivo, el 90% de los contratos realizados en 2015 fueron temporales y el 70% por obra y servicio. Estos porcentajes son prácticamente los mismos que en 2010, sin embargo su duración media ha descendido desde los 98,32 días a los 77,1 días de media.

En el Estado Español apenas se creará empleo este año y en 2017 pese a las previsiones de crecimiento del PIB

El desempleo seguirá creciendo en el mundo tanto en 2016 como en 2017, según los últimos cálculos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que presentó ayer su informe anual. Tampoco es optimista para España, aunque en nuestro país bajará un poco el paro.

En lo que respecta al Estado Español, el informe “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo: Tendencias 2016” recuerda que en 2015 la tasa de desempleo para personas mayores de 16 años disminuyó en 2 puntos porcentuales, hasta situarse en el 22,4%.

De acuerdo con las proyecciones de la OIT, se espera que esta tendencia a la baja continúe durante los años 2016 y 2017, alcanzando un 21,5% en 2016 y un 21,3% en 2017. Una pequeña caída del paro de menos de 2 puntos.

No obstante, las proyecciones para el crecimiento del empleo son más pesimistas, dado que la OIT estima que será del 0,9% en 2016 y que será nulo en 2017, mientras que fue del 1,8% en 2015. El jefe del departamento de Investigación de la OIT, Raymond Torres, dijo que “hay cierta recuperación”, pero añadió que “desde el punto de vista del empleo la situación todavía es preocupante”, en tanto hay más del 20% del desempleo, una de las tasas más altas en Europa y del mundo desarrollado.

Además, mientras que la temporalidad media de los países europeos se sitúa en el entorno del 15%, hay un grupo de países, como Países Bajos, Portugal y España, en los que la cifra supera el 20%.

A nivel global, la OIT prevé que en 2016 otros 2,3 millones de trabajadores se conviertan en desempleados, lo que elevaría el total de parados al final de este año a 199,4 millones, a los que se podrían sumar 1,1 millones de personas sin trabajo en 2017.

El aumento del número de demandantes de empleo vendrá principalmente de los países emergentes y en desarrollo, según el informe, en particular los de América Latina, así como de algunos países asiáticos (especialmente, China), además de varios países árabes exportadores de petróleo.

El director general de la OIT, Guy Ryder, dijo ayer en rueda de prensa que “la significativa desaceleración de las economías emergentes, junto a una drástica disminución de los precios de las materias primas, tiene un efecto negativo sobre el mundo del trabajo”.

(Fuente: Diario Crítico)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *