Nación Andaluza: Ante el nuevo movimiento de peones de la oligarquía: Ahora más que nunca ¡A luchar por la liberación de Andalucía!

Resolución de la Comisión Nacional de Nación Andaluza

ANTE EL NUEVO MOVIMIENTO DE PEONES DE LA OLIGARQUÍA: AHORA MÁS QUE NUNCA ¡A LUCHAR POR LA LIBERACIÓN DE ANDALUCÍA!

Ante el nuevo escenario político surgido tras el 2D la Comisión Nacional de Nación Andaluza quiere manifestar:

1.- Los resultados de las elecciones autonómicas andaluzas del pasado 2D han generado una situación de alarma. Para Nación Andaluza el advenimiento del neofascismo a las instituciones no ha sido algo espontáneo. Siempre ha estado ahí, a la expectativa, esperando a ser activado por los dueños del tablero cuando fuera necesario. Presente en los consejos de administración de las empresas, en las direcciones de los partidos del Régimen, en los cuarteles militares y de Fuerzas de Seguridad del Estado, en las iglesias, en los tribunales de justicia y en los medios de comunicación, ocultos para no asustar a aquellos que se creyeron los cantos de sirena de la “democracia” burguesa. Las clases dominantes han movido de nuevo sus peones en el tablero del ajedrez político pero estos movimientos de peones no son nuevos. Hace pocos años ya nos ofrecieron una jugada magistral. Ante la crisis económica iniciada en el 2008 y las protestas sociales previsibles, se propició la irrupción de un partido que aglutinara el malestar social, desmovilizara a las clases populares y la integrara en las instituciones a través de la creencia en un cambio “de la ley a la ley”, sin esfuerzos ni sacrificios, manteniendo la paz social tan necesaria para que el capital continuara incrementando sus beneficios. Una maniobra que sirvió en nuestro país para neutralizar y paralizar el proceso en ciernes de conformación de una izquierda soberanista andaluza de carácter rupturista y revolucionario.

En esta coyuntura social de desmovilización y desencanto la izquierda del régimen del 78 ha perdido toda credibilidad por su colaboración en el mantenimiento del capitalismo en su fase imperialista, por su falta de lucha contra la oligarquía y contra las instituciones que las mantienen, irrumpe la ultraderecha. Una ultraderecha que es manifestación de descontento de sectores de la pequeña y mediana burguesía y de profunda alienación de un sector la clase trabajadora, desarmada ideológicamente por la izquierda del Régimen que expresa su descontento con el sistema y con la gestión neoliberal de la izquierda sistémica de esta forma.

2.- Desde el inicio de la crisis económica en 2007, las oligarquías financieras (Ibex 35, banca, etc) ha trabajado en dos direcciones:

a) Desmovilizar a la clase trabajadora a través de los partidos de la “izquierda” del Régimen, haciéndole creer que sus problemas se iban a solucionar en las urnas, consiguiendo la “paz social” tan necesaria para el beneficio capitalista, mientras ganaban tiempo para ir forjando un partido que recogiera las necesidades de la burguesía española.

b) Buscar sustitutos a los viejos partidos PSOE y PP, amortizados por décadas de reconversiones industriales, recortes sociales, leyes represivas, reformas laborales, rescates a bancos, etc. Por otros que pongan en marcha con mayor vigor políticas de ajustes sociales y una recentralización del Estado necesarios para que las clases dominantes continúenaumentando sus tasas de ganancia, al mismo tiempo que implementan políticas más represivas contra territorios y organizaciones políticas “molestas”. En el caso de VOX, la ayuda del capital a través de sus medios de comunicación ha sido evidente: nunca antes (a excepción de Podemos por los motivos que hemos reseñado) un partido sin representación institucional había tenido el protagonismo mediático que ha tenido VOX.

3.- La campaña realizada por Nación Andaluza, basada en el trabajo militante y el compromiso de muchas andaluzas que colaboraron en las candidaturas, ha arrojado algo más de 5000 votos. Superaba así el número de votos conseguidos la última vez que concurrimos a unas elecciones (en 2004 en coalición con otras fuerzas) y pone un nuevo techo al desarrollo de bases militantes y cuadros políticos de la izquierda independentista andaluza. Si tenemos en cuenta las circunstancias en las que tuvo lugar el proceso electoral: reducido presupuesto, bloqueo informativo en los medios de comunicación de masas, campaña de larga duración del chovinismo españolista, ausencia de papeletas de Nación Andaluza en colegios electorales de diversas localidades medianas y pequeñas, usurpación de símbolos y referencias nacionales andaluzas por la izquierda españolista, integración de parte del soberanismo reformista en una candidatura estatal… Los más de 5000 votos a Nación Andaluza han sido un ejercicio militante que evidencia la existencia de la izquierda independentista andaluza repartida por los 780 municipios andaluces que es urgente organizar.

4.- La estrategia a seguir en el nuevo contexto político surgido de las elecciones autonómicas, donde es probable que gobierne el españolismo sin careta, debe estar basada en las estrategias llevadas a cabo hasta el momento. Estas líneas de actuación estratégicas se basan en dos pilares fundamentales: la unidad de acción con fuerzas del ámbito soberanista y la unidad de acción con fuerzas anticapitalistas.

El papel de la militancia de Nación Andaluza en este nuevo periodo debe ser:

  • Argumentar la relación entre españolismo y fascismo, señalando a todos los partidos y colectivos que con su acción u omisión han alimentado o normalizado el discurso racista y xenófobo. La derecha y la izquierda sistémica y el “constitucionalismo” español -en el que se incluye Podemos e IU por sus acciones y por sus omisiones- son los creadores del neofascismo que se ha iniciado en nuestro país, uno de las naciones del Estado donde las contradicciones de clase se muestran con su peor cara para la clase trabajadora.
  • Impulsar y trabajar en las plataformas antifascistas y/o promover acuerdos con las organizaciones de clase, tanto políticas como sindicales o sociales y culturales, enfocando la lucha antifascista a la raíz del problema, el capitalismo y su sistema de dominación en nuestra nación: el Estado español.
  • Tenemos que ejercer una abierta defensa de las instituciones andaluzas y de sus competencias proponiendo nuestro propio modelo en contraposición al modelo españolista del PSOE y a supresión por recentralización que plantea Ciudadanos y Vox. Nuestro modelo de Canal Sur, de gestión de la Educación, de la Sanidad, de la ley de Memoría Histórica… Es absolutamente contrario al que el PSOE y sus acompañantes han practicado en estos 40 años de Estatuto de la dependencia que ha contribuído a la aparición de Vox.
  • Impulsar un gran Bloque Popular Andaluz Antifascista coordinado y vertebrado por distintas plataformas y organizaciones en torno a la denuncia del fascismo como producto del españolismo/capitalismo/patriarcado imperante en Andalucía.
  • Profundizar el trabajo ideológico y estratégico. Se hace necesario trabajar sobre un desarrollo terminológico y comunicacional adaptado a las circunstancias actuales que nos doten de herramientas de comunicación y análisis que nos permitan enfrentar los retos de un nuevo tiempo que viene marcado por un fascismo propagandístico, encubierto tras unos medios de comunicación.

¡Andalucía sera la tumba del españolismo y el fascismo!

¡Hacia la liberación de Andalucía!

Comisión Nacional de Nación Andaluza

Andalucía, 16 de diciembre de 2018.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *