Nuevo acto de racismo institucional en Israel: El Parlamento rechaza un proyecto de ley de igualdad de derechos de sus ciudadanos

Dicha ley, cuyo epígrafe leía «Ley Básica: Igualdad», redactada por el diputado del partido Meretz (centro-izquierda) Mossi Raz, estipulaba: «El Estado de Israel mantendrá la igualdad de derechos políticos entre toda su ciudadanía, sin establecer ninguna diferencia por causa de religión, raza o sexo».

El Parlamento Israelí, conocido como “la Knesset”,  ha rechazado un proyecto de ley para reafirmar el derecho a la igualdad de la ciudadanía del país. De acuerdo a informaciones ofrecidas a Mondoweiss por el activista israelí Yossi Gurvitz, la Knesset rechazó el proyecto de ley por 71 votos en contra y 38 a favor.

Dicha ley, cuyo epígrafe leía “Ley Básica: Igualdad”, redactada por el diputado del partido Meretz (centro-izquierda) Mossi Raz, estipulaba: “El Estado de Israel mantendrá la igualdad de derechos políticos entre toda su ciudadanía, sin establecer ninguna diferencia por causa de religión, raza o sexo”.

En la votación, la coalición del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que dispone de solo 61 escaños en la Knesset, contó con el apoyo del del partido opositor Yesh Atid, dirigido por Yair Lapid.

Gurvitz ha informado además de que “muchos miembros” de la facción “Campamento Sionista”, ligada al Partido Laborista, “huyeron de la sala antes de la votación”.

El activista israelí se expresa respecto a la necesidad de esta ley explicando que “la ley israelí nunca ha reconocido la igualdad entre sus ciudadanos. Y un intento de introducir una cláusula de igualdad en la Ley Básica de Dignidad Humana y Libertad, y hay que remontarse a 1992, fracasó principalmente debido a la oposición de los partidos religiosos”.

Según Gurvitz, el rechazo de este proyecto de ley supondrá un golpe para la población israelí de etnia drusa, a la que Netanyahu había prometido “eximir” de la discriminatoria y polémica “ley del Estado-nación judío”.

“Esos 71 votos representan el núcleo duro del sionismo práctico: el sionismo tal como es, no como podría ser”, ha reflexionado Gurvitz. “Este grupo es el que ha decidido que Israel sea un país judío y no un país democrático”.

200 nuevas comunidades sólo para judíos

Por otro lado, la comisión legislativa del parlamento israelí -conocido como Knesset- aprobó ayer la creación de 200 nuevas comunidades con la posibilidad de vetar a los habitantes no judíos, según ha informado Arab48.

El diputado Bezalel Smotrich, del partido Hogar Judío, introdujo el borrador con el fin de añadir estas nuevas comunidades a la lista de aquellas que ya cuentan con el derecho de elegir a las familias o personas que pretendan mudarse a ellas.

La mayoría de las 700 comunidades que ya cuentan con esta prerrogativa se encuentran en Galilea. Para sus detractores, se trata de una medida racista de la que Israel se vale para alterar la composición étnica de la zona a favor de los judíos y para eliminar la historia palestina de la región al prohibir que los árabes residan en ella.

El diputado Smotrich sostiene que la ley es necesaria porque los no judíos no se integran de la misma forma en el tejido social de las comunidades.

(Fuente: Monitor de Oriente)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *