Málaga: Leti González y Fali Doblas, detenidos y enjuiciados por defender Arraijanal. “Iremos con la verdad por delante»

Llevaban más dos meses de protesta. Sesenta días exigiendo la paralización de las obras de la Academia del Málaga C.F. Un megaproyecto con nueve campos de fútbol y cerca de 300 aparcamientos que el jeque Al Thani –presidente de este club deportivo– pretendía construir en pleno corazón de Arraijanal, la última playa virgen de Málaga.

Grupos ecologistas, vecinos y activistas decidieron por eso instalar un campamento a pie de tajo. Desde allí vigilaban incansables los movimientos de tierra y denunciaban la destrucción de esta zona de alto interés ambiental y arqueológico.

El 24 de mayo, cuando aún no había salido el sol, los acampados se vieron rodeados de policías. En cuestión de minutos, les quitaron los móviles y desmantelaron las tiendas de campaña. Su intención era sacarles de allí a toda costa. Y aunque el desalojo se desarrolló sin incidentes, lo peor vino después. Durante una concentración protesta convocada esa misma tarde, los activistas Fali Doblas y Leticia González fueron detenidos y llevados a comisaría por negarse a quitar unas pancartas. Una actuación que, según los testigos, fue absolutamente “desproporcionada y violenta”.

Ahora Fali y Leti se enfrentan a un juicio el próximo 8 de enero. La Fiscalía pide dos años y seis meses de prisión y una multa de 8.000 euros. Ambos consideran que es por protestar, por defender uno de los pocos rincones vírgenes de Málaga y por oponerse al cemento y al fútbol.

¿Cómo recordáis la tarde de la detención?

Fali: Nos habíamos concentrado junto a los vecinos a las seis de la tarde. Todo estaba siendo pacífico hasta que llegó la policía municipal. Uno de los agentes me pidió que quitara una pancarta de la valla. Yo simplemente me negué y ahí empezó todo. El policía me tiró al suelo y me metió dentro de un furgón. Leti intentó que no me llevaran, intentó tirar de mí, pero la cogieron a ella también.

Leti: Yo estaba perpleja. Nadie esperaba aquella detención, fue totalmente injustificada. Había gente de todas las edades, vecinos, madres con sus hijos. No es casual que fueran a detener a Fali. Él era una de las personas más visibles del movimiento. Fue una detención buscada y seleccionada.

¿Qué pasó después?

Leti: Nos llevaron a la Comisaría de Policía Nacional. Cuando estábamos en el parking uno de los municipales me cogió de los pelos, me tiró al suelo y me estranguló durante unos segundos. Me dejó sin respiración. Fue poco tiempo, pero a mí se me hizo una eternidad, me asusté mucho. Tengo partes de lesiones que demuestran lesiones en el cuello.

Fali: Yo les gritaba “por favor no le peguéis”, pero no me hacían caso. Había policías nacionales y tampoco hicieron nada. Al contrario, empezaron a vacilarme.

Sin embargo, son los policías municipales los que ahora os acusan de haberles agredido e insultado.

Leti: Han presentado cuatro partes de lesiones. Dicen que pararon el furgón antes de llegar a la Comisaría y que yo les estaba dando patadas, pero no es cierto. Han buscado el único momento en el que no había testigos.

Fali: Se han inventado que les hemos pegado, que les hemos amenazado. Es un clásico. La policía te pega y luego para justificarlo argumenta que eras tú el violento.

Vosotros también les habéis denunciado.

Fali: Lo que le hicieron a Leti es muy fuerte, por eso decidimos poner una querella. Su respuesta fue muy exagerada.

Leti: Hemos pedido las grabaciones de las cámaras de seguridad del parking, pero todavía no han aparecido, qué casualidad. Cuando las pedimos, al juez se le olvidó, eso fue hace seis meses. No sabemos si van a aparecer.

El juicio es el próximo 8 de enero y la Fiscalía ha solicitado una condena de dos años y seis meses de prisión, ¿qué os parece?

Fali: Yo estoy preocupado. Se da la circunstancia de que tengo otra pena suspendida hasta el 15 de febrero de 2020 debido a una acampada en la que participé durante el 15M contra el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Capuchinos. Con que me condenen ahora un solo día tengo que ir a prisión. He sido activista toda la vida y me han detenido más veces, pero nunca he estado en la cárcel. Me da mucho más miedo, me parece excesivo.

¿Qué expectativas tenéis ante el juicio?

Leti: Iremos con la verdad por delante e intentaremos hacer mucha presión social, pero no sabemos qué va a mirar el juez. Ellos llevan testigos de la Policía Nacional para su defensa.

Fali: Nosotros también tenemos testigos. En el momento de la detención en Arraijanal había vecinos e incluso estaba Canal Sur. Todos ellos saben que fuimos pacíficos, pero en la Comisaría estábamos solos.

Habéis organizado varios actos de protesta de cara al juicio, uno de ellos en la puerta del Ayuntamiento de Málaga. ¿Por qué aquí?

Leti: ¿De quién recibe órdenes la Policía Local? El último responsable es el Ayuntamiento de Málaga. Al principio pensamos en manifestarnos en Arraijanal pero vimos más oportuno señalarles un poco, interpelarles. El Ayuntamiento es responsable directo de lo que está pasando.

Fali: Ojalá los malagueños nos apoyaran masivamente. Estamos siendo castigados por tocar un tema sagrado como el fútbol.

¿Creéis que todo esto os pasa por haber sido unos testigos incómodos?

Leti: No tenemos duda, se están cumpliendo todos nuestros augurios. Sabíamos que este proyecto de la Academia era una operación financiera de alto riesgo, que no tenían permiso para abrir acuíferos. Ahora la obra está parada y les han obligado a reducir el perímetro. Está claro que no les interesaba nada nuestra acampada.

Además, este no ha sido el único momento de violencia que habido. Han ocurrido más detenciones, han multado a un compañero por hacer fotos, nos han multado por poner las tiendas de campaña y por hacer fuego. Hay policías que han sido cordiales, pero otros nos han tratado muy mal.

Lo que sí quiero dejar claro es que donde no había un conflicto, donde solo había gente en convivencia, de pronto llegó la policía y en menos de tres segundos ha generado un conflicto que acaba en un drama como este.

¿Os desanima lo ocurrido a la hora de continuar con la lucha social?

Fali: Claro que afecta, yo por ejemplo ahora no estoy participando todo lo que me gustaría en las manifestaciones contra Vox. Ellos saben a quién darle. Afecta mucho anímicamente pero esperamos arreglarlo, tenemos que continuar en la lucha, la realidad no permite hacer otra cosa. No tenemos una conciencia conformista.

Leti: Estamos un poco desbordadas por todo esto. Una situación tan arbitraria te hace mella, piensas que en cualquier momento te puede volver a pasar. Ir a una mani y acabar en la cárcel. Se nos está castigando por el legítimo ejercicio de la protesta, igual que han hecho con Francisco Molero o con Valtonyc.

Pero, por otro lado, también ves todo el apoyo que se despliega de todas partes, de todo el estado o incluso de fuera. En situaciones difíciles se muestra clara la red de los movimientos sociales y eso da ganas de seguir adelante. Por eso tenemos que continuar. Estas ocasiones de represión nos arruinan durante un tiempo, pero al menos nos sirven para volver a hablar del motivo por el que estábamos movilizadas. Que vuelva a sonar Arraijanal y el expolio que quieren hacer allí.

(Fuente: El Salto / Autora: María José Carmona)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *