Con la salida del PSOE de la Junta, en juego el futuro de miles de puestos elegidos a dedo. El gobierno en funciones los sigue otorgando

En la Junta de la señora Díaz hay unos 2.700 cargos elegidos a dedo, 2.200 de puestos de libre designación (PLD) y 500 cargos de confianza como secretarios generales y particulares, personal de gabinete, prensa. Se supone que ahí están todos “los del carné del PSOE-A”, directivos de entes que en muchos casos están en quiebra o son deficitarios.

Dentro de estos supuestos ‘enchufados’ está también el ‘personal virtual’ como lo denominan los funcionarios. Son personas que no tienen un trabajo específico, ni horario ni tampoco un puesto de trabajo físico pero cobran curiosamente un sueldo.

Como detalla elconfidencial.com pueden cobrar 3.000 euros o más, por ser gerente de un edificio público y tener virtualmente un nivel 30, el máximo, sin que se sepa de qué partida sale su sueldazo.

Los funcionarios tienen su plaza por su propio esfuerzo pero existe una gigantesca Administración Paralela creada tras casi 4 décadas de poder de un solo partido donde hay unos 25.000 empleados. De hecho gran parte de los casos de corrupción están vinculados a estos entes ya que escapan al control de los funcionarios públicos, que no le deben nada a nadie y no trabajan ahí.

Esta administración B está formada por una enorme maraña de agencias públicas, institutos, consorcios y fundaciones. La Cámara no tiene datos precisos de si los 25.000 empleados de la Administración Paralela son enchufados pero lo que sí se conoce es que cuesta la cifra astronómica de 5.000 millones de euros a todos los andaluces.

Además estos entes instrumentales tienen graves deudas. En 2015 era de 1.249,44 millones de euros y si se añade la deuda comercial o con otras administraciones y empresas del grupo ascendería a 4.772 millones.

A esto hay que añadir las millonadas que durante décadas estas administraciones entregaban a empresas afines con contratos muchas veces divididos en cantidades menores para poder otorgarlos a dedo, como ocurrió por ejemplo en la Faffe, la fundación del gasto de 32.000 euros de los parados en prostíbulos.

(Fuente: Digital Sevilla)

El Gobierno de la Junta en funciones adjudica puestos a dedo a mansalva

Ha sido la tónica general desde siempre. Dudaban si iban a conservar el Gobierno andaluz (lo daban por hecho, aunque sabían que sería duro, al igual que en 2015). Ahora han decidido pisar el acelerador a tope. También se añade otro factor clave: estamos a final del año, poco antes de que se cierren y aprueben los Presupuestos de 2019; y de que se eche el candado al grifo de la plantilla de la función pública.

El Ejecutivo de la Junta de Andalucía en funciones ha decidido impulsar más nombramientos a dedo entre los funcionarios andaluces. Se trata de los polémicos PLD (puestos de libre designación). No hay día en el que el BOJA (Boletín Oficial de la Junta de Andalucía) no informe de la adjudicación de más plazas PLD. El aspirante sabe que esos puestos están diseñados expresamente para él mismo.

Se trata de proveer de un puesto de trabajo que en principio se planificó como una mera cuestión técnica, para los más capacitados, y que “se ha prostituido para los amiguetes del PSOE que reúnen las condiciones para ser funcionarios”, subraya a El Confidencial un funcionario de la Junta de Andalucía.

Dos días antes de las elecciones

Hay puestos en el SAS (Servicio Andaluz de Salud), en la Consejería de Presidencia y en la Salud. Son plazas que hace meses estaban convocadas y ahora se resuelven. Otras, como una en la secretaría general de la Consejería de Presidencia en Sevilla o la de jefe de servicio en el hospital Virgen del Rocío de la capital andaluza, se publican en el BOE en este instante, en plenas negociaciones para un cambio de Gobierno en la Junta de Andalucía. La resolución de estas plazas se hizo apenas dos días antes de las elecciones.

La desnaturalización de la figura es tal que hasta los tribunales tienen ya claro que el personal resulta prescindible en esos puestos. En la jurisprudencia apenas hace falta una simple argumentación jurídica para que no continúen en esos cargos (a partir de jefe de sección para arriba). Antes se daban razones (más bien excusas) como “pérdida de confianza”.

Los que aspiran a presentarse a un puesto de PLD y no lo consiguen no suelen pleitear, porque pueden tardar de media hasta 14 años en que una sentencia del TSJA diga que el PLD que consiguió la plaza podría estar menos capacitado que otro aspirante. “El problema es que nos hemos acostumbrado y ya sabemos para quién irá el puesto. Es más, te invitan a no presentarte. Lo ves en el BOJA, vas al secretario de la delegación de la Junta de turno, y el técnico te dice que este puesto es para fulano. Y te da los nombres y apellidos. Y el fulano dice, tan pancho, ‘han convocado mi puesto’. Es una gran estafa”.

Las convocatorias de PLD son independientes de los concursos de traslado, previstos para este mes de diciembre, aunque fuentes internas de la Administración pública andaluza dan por hecho que finalmente se retrasarán. El aumento de estas plazas a dedo se ha producido tras la tensión electoral que se vive en Andalucía desde que en el mes de septiembre Ciudadanos anunciara que no seguiría apoyando la gobernabilidad de Susana Díaz. “Son puestos legalmente obtenidos, pero la gran odisea del partido que llegue será ver qué pasa con tantos PLD que se va a encontrar. No podrá hacer todos los cambios de repente”, apunta a este diario un experto de la Administración autonómica andaluza.

Carlos Sánchez, presidente del SAF (Sindicato Andaluz de Funcionarios), insiste en que los PLD son puestos para empleados públicos y “legales”. Eso sí, advierte de que desde el SAF siempre han solicitado “la supresión de esa forma de provisión”. “Queremos que todos los puestos sean por concurso de méritos. El porcentaje de esos puestos es altísimo, más del 10% del total de las relaciones de puestos de trabajo, más de 2.300. Desde el SAF, queremos que de una vez por todas se despolitice la Administración pública”.

“Desde la arbitrariedad más burda”

“Pedirle ética al Gobierno actual de la Junta es pedirle mucho”, insiste Sánchez. “Si lees el BOJA, no hay día que no salga publicado algún PLD. Da la impresión de que sin esos PLD la Administración no funciona; es algo sorprendente. Igual que los nombra el político de turno, también pueden ser cesados en cualquier momento”. Y añade: “La Junta de Andalucía lo hace por sistema, sobre todo del nivel 27 al 30. Ellos dan por hecho que todos esos niveles de puestos de trabajo tienen que ser PLD, sin más motivación”.

Cuenta un funcionario con más de dos décadas de experiencia: “Si la Junta de Andalucía estuviera gobernada desde la justicia, legalidad, imparcialidad, rectitud, firmeza, seriedad, etc., y no desde la arbitrariedad más burda, entonces no sería criticable o reprochable que se continúen convocando puestos para su cobertura por el procedimiento de libre designación [en este periodo, hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno]. Pero, lamentablemente, este no es el caso”.

(Fuente: El Confidencial / Autor: Agustín Rivera)

Noticia relacionada:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *