Japón comienza las obras de la nueva base de EE.UU. en Okinawa pese a la oposición popular. Tamaki anuncia continuar la lucha

El gobierno estatal de Japón inició el pasado jueves las labores constructivas para reubicar una base militar estadounidense dentro de la prefectura de Okinawa, pese a la fuerte oposición local. Camiones, grúas y tractores trabajan desde este viernes en el relleno sanitario del sitio en la bahía de Hekono hacia trasladarán la estación de Futenma, actualmente ubicada en una zona densamente poblada de la propia provincia.

Los trabajos se realizan en medio de protestas de decenas de manifestantes congregados en las afueras del lugar para reafirmar su rechazo a un proyecto que mantiene enfrentados desde hace meses a las autoridades locales y nacionales, reportó la cadena NHK.

El gobernador de Okinawa, Denny Tamaki, intentó frenar hasta última hora el reinicio del proyecto. “Pedí al gobierno central que detuviera las obras de terraplenado y volviera a negociar con nosotros, pero parece que el trabajo comienza como estaba planeado. Me siento muy enojado por el hecho de que ignoren los deseos de la gente”, señaló Tamaki.

“A partir de ahora, el traslado de la base en Okinawa no va a cambiar”, afirmó por su parte el secretario jefe del gabinete nipón, Yoshihide Suga, en su rueda de prensa diaria. Suga remarcó la necesidad de la reubicación para quitar peligros de seguridad que actualmente representa la estación, al tiempo que defendió la importancia de la alianza militar Japón-Estados Unidos.

La semana pasada, Tokio anunció la reanudación de los trabajos en el terreno de reemplazo para la base, ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo con los funcionarios de la prefectura. El proyecto llevaba detenido varios meses por la negativa de Tamaki y su predecesor, el fallecido gobernador Takeshi Onaga, quienes recurrieron ante los tribunales y todas las instancias pertinentes para intentar impedir el plan.

El gobernador de la prefectura japonesa de Okinawa, Denny Tamaki, se ha comprometido a no ceder en la batalla contra el traslado de una base estadounidense en la zona, al reunirse el viernes con los manifestantes que rechazaban la construcción del enclave militar (foto adjunta). “Nuestra lucha nunca se detendrá”, dijo Tamaki a los cientos de personas reunidas en las afueras del lugar donde el gobierno central de Japón planea emplazar una nueva estación aérea del Pentágono.

La víspera, las autoridades de Tokio reiniciaron las labores de recuperación de tierras y relleno sanitario del sitio en la bahía de Hekono hacia donde trasladarán la Base Aérea de la Infantería de Marina estadounidense, actualmente ubicada en el densamente poblado distrito de Ginowan, pese a la fuerte oposición local.

Este sábado, Tamaki fue recibido con fuertes aplausos por parte de los manifestantes cuando se presentó en el sitio para sumarse al rechazo al reinicio de la construcción de las intalaciones que albergarán a los soldados de Washington, refiere la cadena NHK.

Mientras los manifestantes declaraban a gritos su oposición al polémico plan, los camiones continuaban llegando y descargando tierra y arena para llenar las aguas de Henoko, agrega el medio nipón.

El proyecto llevaba detenido varios meses por la negativa de Tamaki y su predecesor, el fallecido gobernador Takeshi Onaga, quienes recurrieron ante los tribunales y todas las instancias pertinentes para intentar impedirlo.

Los habitantes de esa demarcación han rechazado durante años la presencia de militares norteamericanos en su territorio por motivos ambientales, accidentes, entre otras causas.De hecho, el gobierno de Okinawa planea celebrar un referéndum no vinculante sobre el tema en febrero.

Pese a ocupar solo el 0,6 por ciento del territorio de Japón, la sureña prefectura alberga alrededor del 70 por ciento de las instalaciones militares de Washington en la nación asiática.

Hace más de 20 años, Japón y Estados Unidos acordaron el traslado de la base desde la ciudad Futenma a una zona menos poblada de la había de Henoko, a raíz de una escándalo por la violación de una niña de 12 años por tres militares de norteamericanos.

Los habitantes de esa demarcación han rechazado durante años la presencia de militares estadounidenses en su territorio por motivos ambientales, accidentes, entre otras causas. De hecho, el gobierno de Okinawa planea celebrar un referéndum no vinculante sobre el tema en febrero.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *