Los almerienses ocupan el 40% de las chabolas de la provincia

La crisis ha golpeado duro, muy duro, a las familias. Los asentamientos chabolistas de la provincia, ocupados habitualmente por inmigrantes irregulares llegados en busca de un futuro mejor, se han convertido en el refugio de muchos almerienses que lo han perdido todo. Y es que según los datos de Cruz Roja, hasta un 40% de las personas que en la actualidad residen en estos sitios son nacionales con documentación que “han perdido su trabajo y no pueden pagar su casa y su hipoteca”.

Así lo manifestó ayer el coordinador provincial de Cruz Roja Almería, Francisco Vicente, que acompañó a la presidenta provincial de la institución, María del Mar Pageo, durante la presentación de la Memoria de Actividad de Cruz Roja correspondiente a 2015. Vicente afirmó que los asentamientos de la provincia han pasado de alojar a unas 5.000 personas en 2014 a 4.582 durante el año pasado, si bien apuntó que la cifra se mantiene en los términos de ejercicios anteriores.

La diferencia es que ha crecido la presencia de familias y mujeres, acompañadas o no por menores, desapareciendo los “macroasentamientos en la zona de Níjar, que llegaban a albergar a 300 o 400 personas”, ya que han sido sustituidos por “microasentamientos” en los que se ubican un máximo de 40. Esto, mantuvo Vicente, hace que este fenómeno se “disperse y sea menos visible. Pasa como con los sin techo, que los vemos todos los días pero son invisibles”.

Lo que no ha cambiado es la ubicación de los asentamientos, que en su mayoría se encuentran en la ejidense Tierras de Almería, en el campo de Níjar, principalmente en el entorno de Barranquete, y con menor incidencia en una franja comprendida entre los municipios de Vera y Huércal-Overa.

Por otro lado, en lo que se refiere a la Memoria de Actividad, Panageo y Vicente destacaron que Cruz Roja Almería atendió a 66.232 personas en la provincia el pasado 2015, lo que supone un 6% más que el año anterior. Esta cifra viene a reforzar la tendencia de los últimos años, en los que el número de intervenciones ha ido incrementándose de manera gradual, suponiendo casi un 300% más respecto a 2009, cuando se marca el inicio de la crisis, en lo que se refiere a medidas concretas dirigidas a las familias afectada.

De esta forma, las ayudas destinadas a la cobertura de necesidades básicas llegaron a más de 4.500 familias. En total, se realizaron 26.625 entregas de bienes o prestaciones que beneficiaron a 14.233 personas. A estas se suma la distribución de productos alimenticios del Fondo de Ayuda Europea. La Institución actúa como entidad de reparto a 75 entidades sociales, gracias a las cuales se beneficiaron 26.000 personas.

(Fuente: Diario de Almería)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *