El régimen francés detiene a más de 700 estudiantes de secundaria por protestar. La policía obliga a arrodillarse a los estudiantes (vídeo)

Más de 700 estudiantes de secundaria fueron detenidos por la policía en Francia, al cumplirse la cuarta jornada consecutiva de movilización, en protesta por la situación educativa y los cambios en las condiciones del acceso a la universidad, con incidentes en todo el país, indicó una fuente en el Ministerio de Interior. Cerca de 280 institutos de secundaria se vieron perturbados, de los cuales 45 fueron totalmente bloqueados por los estudiantes, según la misma fuente.

El Gobierno del presidente francés, Emmanuel Macron, redoblaba sus esfuerzos este jueves para evitar un nuevo estallido de violencia en las protestas de los “chalecos amarillos” previstas para el sábado, en un clima de descontento general que se extiende a otros sectores. Las convocatorias a manifestarse proliferaban en las redes sociales, despertando temores entre las autoridades de que se repitan las escenas de caos que dieron la vuelta al mundo el fin de semana pasado.

Para prevenir nuevos “desmanes”, las autoridades instaron a todas las tiendas y restaurantes de la avenida de los Campos Elíseos a cerrar sus puertas el sábado. La Torre Eiffel, la ópera de París y una decena de museos de la capital, incluyendo el Grand Palais y las Catacumbas, tampoco abrirán al público.

Los cierres preventivos no se limitaban a la capital. En Burdeos, donde se produjeron también choques violentos la semana pasada, la Alcaldía anunció el cierre de una decena de museos. Según el ministro, en toda Francia hubo ayer unos 300 centros educativos perturbados por las protestas de los alumnos, de los cuales 80 fueron bloqueados. Se produjeron numerosos incidentes, lo que terminó con más de 700 detenciones.

Brutalidad policial

El trato de la Policía de Francia a un grupo de estudiantes detenidos en ul liceo a las afueras de París, tras protestar por la situación educativa, ha avivado aún más la ira pública contra el Gobierno de Emmanuel Macron.

Vídeos e imágenes de 146 jóvenes arrodillados el jueves ante agentes policiales que los vigilaban han tensado este viernes la situación en el país, suscitando miles de comentarios enojados, muchos de los cuales asimilan lo sucedido a la “ejecución (de menores) por escuadrones de fusilamiento”. Los estudiantes se habían mostrado críticos con las reformas educativas del Gobierno galo.

El incidente ocurrió en un instituto de Mantes-la-Jolie, un suburbio del oeste de París (capital francesa). A principios de la semana, varios jóvenes habían lanzado las primeras manifestaciones estudiantiles y bloqueos de centros educativos en varias ciudades del país.

“Nada justifica esta humillación”, ha declarado el presidente del Partido Socialista de Francia, Olivier Faure, que ha llamado por otra parte a no atizar el fuego en un país al rojo vivo por las reivindicaciones de los “chalecos amarillos”. Hay previsto un despliegue de 65 000 agentes policiales.

«Profesionales de la violencia»

El ministro francés de Educación, Jean-Michel Blanquer, ha anunciado este viernes que se investigará la detención masiva de jóvenes supuestamente implicados en protestas organizadas junto a un instituto en Mantes la Jolie y consideró «chocantes» las imágenes de decenas de ellos obligados por la policía a arrodillarse.

Blanquer pidió «cuidado» a la hora de interpretar esas imágenes, subrayó que «estamos en un clima de violencia excepcional» y contó que todo empezó con unos jóvenes ajenos al instituto, «profesionales de la violencia», que lograron arrastrar a algunos alumnos y quemaron papeleras, robaron bombonas de gas y atacaron a la policía que «trató de neutralizarlos». «Ocurrieron cosas muy graves», indicó antes de reconocer que la mayor parte de los arrestados han sido puestos en libertad rápidamente, mientras que sólo algunos serán presentados ante el juez, así como que se va a llevar a cabo una investigación administrativa.

Esta situación se suma a la participación hoy de miles de estudiantes de secundaria en una protesta en París, al grito de “¡Macron, dimisión!”, junto con muchos de sus profesores, uniéndose así a la marcha prevista para hoy de los llamados “chalecos amarillos.

Los conductores de ambulancias han salido también a las calles y los agricultores han anunciado una serie de huelgas para la próxima semana en todo el territorio francés. Macron, quien ha perdido el apoyo de su pueblo según las encuestas, había advertido de que actuaría con mano dura ante la violencia en las protestas.

(Fuentes: Diario Octubre / Euronews / Hispan TV)

Vídeo:

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *