Euskal Herria: Miles de personas marchan en Bilbo contra la Constitución, reclamando la soberanía total para construir la República Vasca

EH Bildu respondió a la conmemoración de 40 años de Constitución española con una manifestación en Bilbo que reunió a varios miles de personas en defensa de una República vasca “decente”. 5.000 personas recorrieron el pasado jueves las calles de la ciudad para solicitar una República Vasca.

Los manifestantes partieron entre aplausos, a mediodía, de la plaza Moyua encabezados por una pancarta en la que se podía leer “Euskal Errepublika” y que era portada por los integrantes de la Mesa Política de EH Bildu, entre ellos, su coordinador general, Arnaldo Otegi; el secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez; el de Eusko Alkartasuna, Pello Urizar; así como la portavoz parlamentaria, Maddalen Iriarte.

La convocatoria tenía como objetivo denunciar que la Constitución es “un candado para las aspiraciones de nuestro país” y para reclamar que queremos “vivir en una Euskal Herria libre y democrática”. La marcha concluyó en el Arenal bilbaíno, donde los asistentes alzaron papeletas verdes en favor de una república vasca. En exigencia de una soberanía total para construir una República “de abajo a arriba” que proteja a todas las personas de Euskal Herria (foto inferir adjunta).

En la convocatoria recalcaba EH Bildu que «Euskal Herria no tiene nada que celebrar» el 6 de diciembre, cuando se cumple el «40 aniversario de la imposición» de una Constitución a la que «los vascos dieron la espalda». «Han pasado 40 años y los graves problemas políticos que el régimen del 78 y, por ende, la Constitución española dejaban sin resolver siguen estando en las calles y en las instituciones. El pueblo catalán está sufriendo la desmesurada y brutal respuesta del Estado por poner urnas y consultar a la sociedad catalana si quiere ser dueña de su futuro político y crear la república de Cataluña», critica la coalición abertzale.

Señalaban además que en «Euskal Herria existe una mayoría política y social que considera que el pueblo vasco tiene el derecho democrático a decidir su futuro para construir una sociedad justa y libre». «Todas estas circunstancias políticas y sociales están provocando que las fuerzas políticas que en el 78 decidieron que necesitaban un lavado de cara se quiten las caretas y defiendan con todas las herramientas que disponen su régimen que se fundamenta en la sacrosanta unidad de España».

El jueves, los manifestantes dejaron por sentado, con su participación en la misma, que consideran que la apuesta por construir un sistema de libertades y derechos para todas las personas no tiene cabida bajo una Constitución diseñada desde hace 40 años para “garantizar la impunidad del fascismo”, la “unidad sagrada de la patria española” y “los intereses de las oligarquías”.

Al término de la misma han tomado la palabra varios rostros conocidos de la coalición liderada por la izquierda abertzale. Entre ellos, el histórico Pablo Gorostiaga, quien ha recordado que “este pueblo dijo ‘no’ a la Constitución” en el referéndum de 1978. Un argumento que han defendido el resto de intervinientes. Entre ellos el propio Otegi.

También tomaron la palabra la parlamentaria vasca Oihana Etxebarrieta, la navarra Miren Aranoa, el exalcalde de Llodio Pablo Gorostiaga, la candidata de EH Bildu por Bizkaia Bea Ilardia, además de Arnaldo Otegi, que cerró el acto político.

La intervención de Arnaldo Otegui

En el acto político, los representantes abertzales que precedieron a Otegi recordaron lo que fue la aprobación de una Constitución que “ahoga” al pueblo vasco, defendieron el “potencial” que tienen las mujeres frente a la ultraderecha, y pidieron libertad para los condenados en Alsasua por una agresión a dos guardias civiles.

Por su parte, Arnaldo Otegi, que cerró el acto, recordó que hace 40 años hubo quienes “se acostaron fascistas y se levantaron demócratas, a pesar de sus convicciones”, en un discurso en el que también ha apostado por la independencia de Euskadi. “¿Qué ganamos viviendo en un Estado que toma decisiones en contra de nuestros intereses?”, se ha preguntado. Otegi se preguntó igualmente qué hay “más supremacista” que una Constitución que dice que la única nación es la española y que niega “sus derechos nacionales y el derecho a la libertad política” a pueblos como el vasco o el catalán.

Otegi, destacó que hace 40 años se puso en marcha una “operación de intoxicación” para vender ante el mundo una transición que en realidad fue una “transacción” y que lo que hizo posible es que algunos “se acostaron fascistas y se levantaron demócratas”. Afirmó que lo que se vivió entonces no fue una transición democrática, sino una «transacción», un «baile de disfraces» donde «todo estaba bien atado», para «cambiar algo, para que nadie cambie». «Los mismos perros, con distintos collares».

«No nos dejamos engañar, aquella Constitución se sustentaba sobre la impunidad de los fascistas, la unidad de la patria española y la defensa de los intereses de las oligarquías. Negó a nuestro pueblo y a Cataluña el derecho a la libertad. Ellos son supremacistas, nosotros somos rojos y separatistas», ha agregado.

Otegui señaló que 40 años después las cosas no solo siguen igual sino que, tal y como se lleva advirtiendo desde hace tiempo, hay una grave involución democrática en marcha, no solo por la irrupción de Vox, sino porque “en el fondo hay una tendencia estructural en el Estado” para recortar libertades nacionales y sociales y “no vale mirar para otro lado”. “Ante la involución democrática, debemos sumar fuerzas, crear alianzas amplias, democráticas y de naturaleza antifascista” añadió.

Recordó que cuando el líder del PP, Pablo Casado, dice que “lo que hay que hacer es aplicar el 155 con más dureza a Catalunya y a quien se ponga por delante, dice que hay que recortar derechos a las mujeres, que no hay que darles derechos a los inmigrantes y que nos quieren llevar para Madrid la educación y la sanidad”. Por ello, abogó por “sumar fuerzas” y construir “grandes alianzas” en “defensa de la democracia, de los trabajadores y del derecho de autodeterminación” que sean “de naturaleza antifascista”.

El máximo responsable de EH Bildu se ha referido también a la situación política en el conjunto de España y la negociación presupuestaria con el PNV. Otegi aludió a las conversaciones con el PNV y el Departamento de Hacienda dirigido por Pedro Azpiazu para aprobar las Cuentas públicas para el año que viene. Los contactos están en una fase de ‘impasse’, aunque no se descarta que la incógnita se resuelva en los próximos días. Lo que sigue sin estar claro es en qué sentido. Otegi declaró al respecto que “o se hacen unos Presupuestos al servicio de las élites económicas y de Confebask o al servicio de las gentes del país, de pensionistas, viudas, mujeres y jóvenes. Si es la primera opción, EH Bildu no estará ahí”.

(Fuentes: Gara / Deia / eitb / El Correo Vasco / El Diario Vasco)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *